Juego de sombras

Por David Sierra

Foto_rdp_Alguacil_y_Engonga

Jose Luis Alguacil y Armengol Engonga, concejales del Partido Popular en Guadalajara.

Al Partido Popular no le ha gustado que el Ayuntamiento de Guadalajara haya tomado la decisión de participar en los planes de empleo extraordinarios que la Junta de Castilla La Mancha pone en marcha, desde que Emiliano García Page preside esta administración, y que están enfocados a parados con una serie de particularidades muy concretas que les impiden acceder a un empleo de manera habitual. Dicen los ‘populares’, que estos planes son un ‘fraude’ dado que se tratan de ‘subvenciones encubiertas’ al tiempo que los tachan de ineficaces porque, según manifestó el concejal José Luis Alguacil en rueda de prensa, “no solucionan el problema del paro sino que lo cronifican y precarizan a los trabajadores”.

El hecho de que a esta nueva convocatoria se sume la capital alcarreña tampoco ha sido bien acogido por buena parte de los municipios de la provincia que aspiran, a través de este programa, a compensar durante unos meses las carencias que tienen en materia laboral, al ser inviable la contratación del personal deseado por cuestiones fundamentalmente económicas. Las arcas municipales de la mayor parte de los consistorios de la provincia apenas sostienen el funcionamiento diario de su propia administración y requieren de un apoyo vital por parte de otras administraciones para desarrollar sus proyectos y garantizar los servicios esenciales.

Hay que recordar que esta iniciativa, recuperada por la administración regional tras asumir el poder el PSOE, se financia a tres bandas entre los propios ayuntamientos solicitantes, la Diputación de Guadalajara y la administración regional, que hace uso de la aportación que recibe de la Unión Europea a través del Fondo Social. Que un Ayuntamiento como el capitalino se adhiera a este plan supondrá una merma para el resto de municipios de la provincia. La razón es bien sencilla y se fundamenta en una reducción del presupuesto junto con un incremento de los gastos derivados principalmente de la subida del Salario Mínimo Interprofesional. A esto se une ahora la incursión de la capital alcarreña que, hasta la fecha, no había formado parte de esta convocatoria y que arrancará un buen pellizco a ese presupuesto.

Ni que decir tiene que estos planes en el ámbito rural han sido en el pasado y son ahora fundamentales para poner freno a la despoblación pues ofrecen a la temporalidad de las campañas de recolección una oportunidad para completar ese sueldo durante el resto del año y, en muchos casos, una formación adicional en otros empleos convirtiendo a estos trabajadores en más competitivos. No son pocos los casos en los que personas que han recuperado su actividad laboral a través de estas ayudas, después han conseguido incorporarse al mercado de trabajo con mayor facilidad.

La cuestión es si ciudades autosuficientes como Guadalajara, con capacidad para desarrollar sus propios planes de empleo, deberían formar parte de este tipo de iniciativas, que apenas tienen relevancia y repercusión para sus ciudadanos. O sí, en caso de requerir algún apoyo institucional, sea este el mejor camino para obtenerlo.

Sin embargo, la posición adoptada por los ‘populares’ en esta materia tampoco es unánime dentro del propio partido donde existen las voces disidentes que apoyan la iniciativa de la administración regional socialista. No son pocos los municipios gobernados por regidores del Partido Popular que en anteriores convocatorias han solicitado trabajadores a través de estos planes de empleo e incluso el anterior presidente de la Diputación, el ‘popular’ Jose Manuel Latre, no puso impedimentos para suscribir el convenio con la Junta de Comunidades castellanomanchega, que posibilitaba la puesta en marcha de esta actuación en la provincia.

Habrá quienes piensen que tales planes son una estratagema para maquillar las cifras del desempleo. Y quienes lo consideren vital para que nuestros pueblos mantengan el halo de esperanza que poco a poco se apaga. Pero lo que no cabe duda es que ante un entorno rural carente de oportunidades reales de futuro, son el mejor juego de sombras de un presente teñido de incertidumbres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .