Héroes cotidianos

Voluntarios

Participantes en el Día del Voluntariado en Guadalajara // Foto Twitter Ayto. Gu.

Por Álvaro Nuño.

Pepe tiene 67 años. Como cualquier otro jubilado podría entretenerse jugando a la petanca, paseaando por la avenida del Colesterol en las mañanas soleadas, haciendo la compra o cuidando de los nietos. Sin embargo, aprovecha su experiencia como conductor y se dedica a ir a buscar a un grupo de ancianos, trayéndoles desde la casa de cada uno a un centro social de la ciudad donde trata de que pasen un buen rato a la semana, sacándoles de su absoluta soledad, fomentando que se relacionen, que hablen de sus cosas y que realicen de paso ejercicios de memoria. Cuando termina la sesión, coge de nuevo la furgoneta y les deja de nuevo en sus domicilios. Para estas personas, estas salidas son una verdadera terapia sanadora de su principal enfermedad, la soledad y el olvido.

Pepe lleva ya cinco años haciendo esto como voluntarios de la Asamblea Local de Cruz Roja. Desde que se jubiló tiene más tiempo para dedicar a los demás y, además de esta función, siempre está dispuesto a ayudar en lo que sea, a acompañarles al médico, a recordarles las medicinas que les han recetado o simplemente a acercarse por su casa de vez en cuando para ver cómo están.

Nieves es más joven. Tiene 54 y lleva más tiempo, desde 2012 ayudando a Cruz Roja también como voluntaria pero antes estuvo en otras organizaciones. En su casa, se dedicaba al trabajo dentro del hogar, haciéndose cargo de la familia y de sus hijos. Una vez estos mayores, ya se cuidan solitos y ahora Nieves utiliza su experiencia de décadas para llevar a cabo un programa de apoyo psico-social con el fin de ayudar a los hijos de los demás, a familias y a personas que han sufrido en su entorno muertes violentas, provocadas por ejemplo por la violencia de género. Pero también se ayuda a personas inmigrantes llegadas a Guadalajara y que sin red protectora -amigos, familia, etc.- acuden a las ONG como la mano amable que les da la bienvenida a nuestro país y que les ayuda a integrarse en nuestra sociedad, a aprender a hablar nuestro idioma, a escolarizar a los niños, a tratar de buscar trabajo para los adultos.

Nieves y Pepe son solo dos ejemplos de los 3.000 voluntarios con los que cuenta Cruz Roja solo en la provincia de Guadalajara -1.400 de ellos en la capital-, quizás la organización más nutrida en este sentido del voluntariado y la más transversal, puesto que sus numerosos programas y proyectos van destinados a sectores de población de lo más variado, pero siempre a los grupos más necesitadas. Trabajan por amor al arte, de manera completamente altruista, con el único objetivo de ayudar en lo que se pueda y con la única recompensa de ver caras felices en personas que pasan por situaciones difíciles y en recibir un agradecimiento sencillo, cercano y sincero. Como dice Nieves, te vas a la cama a gusto, con la sensación de haber hecho lo que has podido ayudando a aquellos que lo necesitaban.

La misma labor llevan a cabo en Guadalajara otras asociaciones como Cáritas, ACCEM, GuadaAcoge o Afaus Pro Salud Mental. Una docena de ellas celebraron el Día Internacional del Voluntariado en el Centro Municipal Integrado Eduardo Guitián el jueves por la mañana  realizando actividades, talleres y manteniendo puestos con la intención de que la sociedad conozca su inestimable labor.

Un día antes, el Teatro Buero Vallejo acogía el acto de entrega a los reconocimientos a la Iniciativa Social de Castilla-La Mancha presidida por el mandatario regional Emiliano García Page y en el que subieron al escenario 22 personas, asociaciones, entidades y empresas que contribuyen con su esfuerzo a mejorar las condiciones de vida de las personas en situación de vulnerabilidad, en especial, la de aquellos que lo hacen de manera altruista y desinteresada. Las asociaciones GuadaAcoge, Mi voz por tu sonrisa y Las Encinas fueron las representantes alcarreñas reconocidas.

No cabe duda de que actos de este tipo son necesarios para dar visibilidad a todas estas organizaciones que trabajan por los más desfavorecidos, para que se conozca su trabajo y que les permita captar más personas voluntarias que les ayuden a cumplir sus objetivos. Porque no hay que olvidar que, pese a que España es un Estado social y de derecho, la administración no cuenta con los medios necesarios para suplir el trabajo de estas miles de personas y seguramente nunca llegará a tenerlo. El cariño y la voluntad que ponen en su labor es imposible de suplir con presupuestos y profesionales, por muy necesarios que sean estos. Son héroes y heroínas cotidianas a los que nunca les podremos pagar sus ganas de ayudar, el tiempo que dedican y el cariño con el que lo hacen. ¡Enhorabuena por todo ello y gracias de corazón!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .