Salud, dinero y amor

Cabalgata.jpg

Cabalgata de Reyes de Guadalajara // Foto: turismoenguadalajara.es

Por Álvaro Nuño.

“Tres cosas hay en la vida: salud, dinero y amor.
El que tenga esas tres cosas que le dé gracias a Dios.
Pues, con ellas, uno vive libre de preocupación,
Por eso quiero que aprendan el refrán de esta canción”.

Permitidme Majestades, comenzar este año mi carta con la letra del tango obra del argentino Rodolfo Sciamarella, que quizás os suene más al ritmo setentero de Cristina y Los Stop. Como todos los años, pienso en vuestras mágicas siluetas, viniendo desde el lejano Oriente sobre vuestros camellos tras la estrella de Belén. Es una de estas imágenes que no se borran, y no por la cantidad mayor o menor de caramelos que recogiera en las cabalgatas que protagonizabais cuando era crío, o por si venías a pie, en carroza o acompañados por un zoológico completo –como se anuncia vuestra llegada a Guadalajara para el próximo domingo-.  Creedme que los elefantes, las ocas y otras especies me son particularmente prescindibles e incluso innecesarias. Pero claro, esta carta la firma un casi-cincuentón que hace tiempo que tampoco deja ni cubo de agua, ni zapatos, ni turrón debajo del árbol.

Con la edad, las prioridades cambian y la carta también, aunque algunas cosas permanecen como la ilusión que se aprecia en los ojos de los más pequeños o la confianza en vuestro poder absoluto para convertir en realidad todos los sueños de aquellos que tengan fe en vuestra existencia y que se haya portado bien, por supuesto.

A ti, Melchor, este año te pido salud, y no sólo para mí y para los míos sino en general para todo el prójimo. Este último año he sufrido experiencias muy cercanas que me han hecho valorar este derecho como se merece. Por tanto, en primer lugar creo que hay que dar las gracias por el sistema sanitario público que ha curado a dos personas muy cercanas en 2019. Una tuvo una grave dolencia y la otra también dolor pero nada grave. En ambos casos fueron atendidos en el Hospital Universitario de Guadalajara y allí pudimos comprobar como el mayor valor de un sistema que criticamos demasiado, se sustenta en los magníficos profesionales que trabajan día a día en la sanidad pública. Y a todos los días también me refiero en domingos y fiestas de guardar incluidas. Son un orgullo para esta provincia y nuestro agradecimiento hacia ellos debería ser constante porque podemos tener más y mejores instalaciones, medios y aparataje más moderno, incluso listas de esperas más cortas -todo ello muy deseable-, pero sin el esfuerzo, el trabajo y la dedicación de los de la bata blanca, mi deseo no se cumpliría ni con vuestra magia.

Aun así, a ver si su Majestad puede echar un cable a los responsables y a los trabajadores que llevan a cabo las obras de ampliación del Hospital de Guadalajara, para que de una vez se cumpla el último plazo dado para su finalización en abril de 2021. Dijo el delegado de la Junta, Eusebio Robles, en su balance del año, que las obras ya están al 70% de ejecución, o sea que esperamos que ese treinta restante se cumpla al ritmo previsto y que podamos contar con el nuevo Hospital en la capital, además de que se ejecuten otros proyectos como el prometido comienzo de las obras del segundo Centro de Salud en la populosa Azuqueca de Henares, en estos momentos paralizadas.

A ti, Gaspar te toca el siempre espinoso tema del dinero. Mis padres siempre me contaron que a los Reyes Magos no se les podía pedir efectivo porque no lo traían, por eso como niño obediente que soy voy a volver a pedir como en cartas anteriores trabajo para todo el mundo, y con eso, que la gente tenga para cubrir sus necesidades y darse un caprichito incluso. En este asunto, la cosa no parece haber evolucionado demasiado. 2018 se cerró con 14.246 personas buscando un empleo en la provincia y el pasado mes de diciembre eran 14.406, a falta de los datos de final de año. Todos esos números tienen detrás hombres, mujeres y familias que lo están pasando mal. Son muchas y en algunos casos llevan mucho tiempo así, arrastrando un drama no sólo económico sino humano que en demasiadas ocasiones queda silenciado por el ruido que generan las batallas de banderas, fronteras e identidades. Son los olvidados a los que no se les puede hablar de desaceleración porque todavía andan con el freno de mano de la crisis echado.

Viendo estas cifras, sorprende aún más la aparente falta de acción y voluntad por parte de gestores como los anteriores responsables del Ayuntamiento de Guadalajara, que dejaron pasar la oportunidad de una ayuda europea de nada menos de 3,5 millones de euros para formación en los próximos cuatro años por no haber hecho sus deberes a tiempo. “El anterior equipo no había movido ni un solo papel dentro del expediente, ni iniciado la contratación de ningún curso”, dice sorprendido y apesadumbrado Santiago Baeza, concejal de Promoción Económica. Al parecer, el Ayuntamiento debía haber tenido todo preparado en el mes de julio, pero los nuevos gestores no tuvieron tiempo de hacer en un mes los trámites pertinentes. Por supuesto, el PP niega la mayor y dice que se podía haber solicitado una prórroga de los plazos. El caso es que estaba sin hacer. No sabemos si tenéis capacidad para decirnos quién lleva razón y quién trata de engañarnos, pero estos episodios dicen poco de nuestra clase política, que en muchas ocasiones pensaron más en fastos deportivos. parques bajo el agua y fuegos de artificio que en ayudar a los más desfavorecidos.

Y por último, a ti Baltasar, el último siempre en la cabalgata y en el belén, te pido que nuestros representantes políticos, elegidos todos ellos en el pasado 2019, correspondan el “amor” demostrado por sus votantes, pensando siempre en ellos en todas sus acciones y decisiones. Pasada la vorágine electoral, es lamentablemente habitual olvidar ese “amor” y la confianza depositada en ellos por la ciudadanía. Muestras de esos olvidos tenemos en Guadalajara de todos los colores y en todas las instituciones, pero sobre todo en las más altas esferas. Tienen por delante nuestros representantes nacionales -diputados y senadores- una magnífica oportunidad para retratarse y demostrar que hicimos bien votándoles para que defendieran nuestros intereses con la sempiterna guerra del agua. Despedimos 2019 con el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, haciendo una defensa acérrima del trasvase Tajo-Segura desde Alicante, anunciando incluso movilizaciones en defensa del agua para riego en el Levante porque el Gobierno decidió enviar en diciembre solo ocho hectómetros para consumo humano en vez de los veinte mensuales habituales para las huertas murcianas. ¿Secundarán estas movilizaciones los diputados y senadores populares por la provincia de Guadalajara o defenderán los intereses de los municipios ribereños de Entrepeñas y Buendía? ¿Qué hará José Ignacio Echániz, devuelto por su amigo Casado a la política provincial? ¿Levantará la mano como un buen mandado o devolverá a los guadalajareños la confianza depositada en él? Esperamos Majestad que le guíes en la decisión correcta y que esta la dicte la conciencia y el deber más allá de la disciplina de partido y el culto al líder.

Entiendo que los deseos que escribo en esta carta van más allá de los habituales regalos materiales y terrenales que leeréis en otras, pero son esas tres cosas las que hay en la vida o, al menos, debería haberlas siempre. El próximo domingo nos iremos pronto a la cama y esperamos que alguna mañana de este año nos despertemos con alguno cumplido.

¡Feliz Año 2020 a todos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .