El alma del Corredor

ALMA Az.

Los alcaldes de Meco y Azuqueca firmado el protocolo de la nueva Área Logística // Foto: Ayto. Azuqueca

Por Álvaro Nuño.

Si hace apenas dos semanas hablábamos de esa frontera en muchos casos parece que infranqueable para muchos asuntos entre las comunidades autónomas de Madrid y Castilla-La Mancha y que separa los municipios de Meco a un lado y Azuqueca de Henares a otro, justamente esta semana conocíamos la noticia de que ambas localidades van a encabezar un ambicioso proyecto urbanístico y empresarial de manera conjunta y compartida entre ambos territorios. Lo han bautizado como “ALMA Henares”, que son las conseguidas siglas de Área Logística Meco-Azuqueca y a él se le añade después “Parque Tecnológico”

Se trata de la futura construcción de un inmenso polígono industrial de 356 hectáreas -casi duplica la superficie de la Ciudad del Transporte entre Marchamalo y Guadalajara-, de las que 97 estarán en el término municipal de Azuqueca de Henares y el resto en el vecino municipio de Meco, delimitado por un lado por la vía del tren Guadalajara-Madrid, al otro por la autopista R-2, el núcleo urbano azudense y la carretera M-116. Las cifras de previsión que se manejaron en su acto de presentación fueron mareantes, sobre todo la de inversión prevista, de unos mil millones de euros, que aportarán los promotores de la actuación y fondos de inversión.

El alcalde de Azuqueca, José Luis Blanco, en cuyo municipio, a pesar de ser el minoritario en el proyecto, fue donde se firmó el protocolo con el vecino primer edil de Meco, estaba exultante en el acto y le hacían los ojos chiribitas hablando del futuro que para su localidad y para todo el Corredor del Henares se le presupone a este proyecto. Blanco no dudó en afirmar que ALMA Henares “va a cambiar el concepto de superficie logística” porque será sostenible medioambientalmente -contará con carriles-bici y mejorará problemas históricos en cuanto a evacuación de aguas pluviales y residuales, así como promete mejorar las comunicaciones de toda la zona, incluida la prolongación de la conocida como carretera de la patata hasta su límite con Madrid, como vía de conexión alternativa a la A-2 para todos los municipios del Corredor-. También, según Blanco, apostará por un empleo de calidad. “Hoy se firma el futuro de la zona para los próximos 50, 60 o cien años”, llegó a predecir el primer edil azudense, que calificaba orgulloso este proyecto como “la tercera revolución económica” para Azuqueca, después de la llegada de Vicasa en la década de los sesenta del siglo pasado y la puesta en marcha en 1996 del Puerto Seco. Y todo ello en un futuro inmediato que hace presagiar a los promotores que las primeras aceras podrían comenzarse a poner en el año 2022

Pero, además, ambos ediles quisieron destacar el hecho de que el proyecto trasciende la frontera entre municipios y comunidades autónomas -en la presentación no hubo ningún representante regional ni madrileño, ni castellanomanchego, aunque se dijo que ambas administraciones estaban al tanto del asunto y le daban su visto bueno-. “Las cuatro administraciones formarer las comunicaciones de toda la zona, incluida la prolongación de la conocida como carretera de la patata hasta su límite con Madrid, como vía de conexión alternativa a la A-2 para todos los municipios del Corredor-. También, según Blanco, apostará por un empleo de calidad. “Hoy se firma el futuro de la zona para los próximos 50, 60 o cien años”, llegó a predecir el primer edil azudense, que calificaba orgulloso este proyecto como “la tercera revolución económica” para Azuqueca, después de la llegada de Vicasa en la década de los sesenta del siglo pasado y la puesta en marcha en 1996 del Puerto Seco. Y todo ello en un futuro inmediato que hace presagiar a los promotores que las primeras aceras podrían comenzarse a poner en el año 2022

Pero, además, ambos ediles quisieron destacar el hecho de que el proyecto trasciende la frontera entre municipios y comunidades autónomas -en la presentación no hubo ningún representante regional ni madrileño, ni castellanomanchego, aunque se dijo que ambas administraciones estaban al tanto del asunto y le daban su visto bueno-. “Las cuatro administraciones formaremos una sola para impulsar un proyecto transformador e innovador“, ha dicho Blanco, quien añadía que las dimensiones del proyecto trascendían más allá de sus términos municipales y que supondrá un impulso para todo el Corredor del Henares, tanto para la parte guadalajareña, como para la madrileña. La misma lectura hacía el alcalde de Meco, Pedro Luis Sanz, quien también destacaba la diferencia de signo político de ambos mandatarios -él del Partido Popular y Blanco del PSOE-, lo que no les ha impedido hasta el momento aunar esfuerzos en este proyecto.  “Es otra forma de hacer política; los crecimientos no se pueden hacer de espaldas a otros municipios, sobre todo limítrofes”, ha dicho el regidor mequero.

En cuanto a la naturaleza de la actuación y sus características, todo parece indicar que estamos ante un nuevo polígono pensado prácticamente en exclusiva para la logística -la propia “L” de ALMA así lo indica-, además de la información ofrecida por el arquitecto y urbanista Carlos de Gregorio describiendo grandes parcelas que tratan de dar respuesta a la demanda actual de las empresas. O sea que blanco y en botella,…

Pero parece que no todo es tan de color de rosa (o de verde-euro) como lo pintaban el martes. Aunque los ediles dicen que se lleva trabajando en estos desde hace año y medio, algunos vecinos y concejales se han visto sorprendidos por la presentación del proyecto con peros y señales, como si ya todo estuviera hecho para que las máquinas comiencen a trabajar. Es lo que ha dicho el grupo azudense de Vox, que ya ha tachado el proyecto de improvisado y carente “del debido rigor y estudio previo”. También circula por redes sociales el temor de algunos vecinos de la zona suroeste de Azuqueca, de los barrios de Asfain y la Paloma, que han visto el plano expuesto y observan como sus viviendas quedan cercanas al futuro polígono -la actuación también contempla desarrollo residencial en Azuqueca- y se preguntan qué distancia habrá entre las viviendas y las naves logísticas, sobre todo del ruido y el tráfico de los camiones que rodean a estas.

Y es que si en Cabanillas, el temor de los ecologistas es que el desarrollo de nuevo suelo industrial salte la autovía y se acerque al Henares, ocupando hasta ahora por  explotaciones agrícolas, en el caso de Azuqueca se quiere sobrepasar la tradicional franja industrial delimitada por un lado por la A-2 y otro por la vía del tren, justo por encima de esta, terreno hasta ahora limitado solo a uso residencial. ¿Responderá el desarrollo de esos nuevos polígonos industriales a las expectativas de creación de empleo y riqueza depositadas por sus alcaldes? Como siempre, el tiempo dará o quitará razones.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .