Hasta los mismísimos

burbuja en la cabeza

                          //El nuevo iSphere. Foto: Plastique Fantastique

Por Sonsoles Fernández Day

Si nos preguntan a muchos de nosotros estos días. ‘- ¿Qué tal estás?’, es muy probable que la respuesta sea clara: ‘- ¡Harto!’. Cuando uno está harto, lo normal es estarlo hasta lo más alto, hasta la punta del último pelo de la cabeza, a no ser aquellos que no necesitan peine, que estarán hasta la coronilla o, hasta el gorro, los más frioleros. Algunos dicen que están hasta las narices, será porque la respiración se hace diferente cuando uno ya ha tenido bastante. Tengo algunos amigos más expresivos que no se andarían por las ramas y podrían contestarles que están hasta lo que ponen las gallinas, o aún podrían ser más exactos con la anatomía, si hay confianza, o ser más discretos y decirles, sin entrar en detalles, que están hasta los mismísimos. Yo soy más de adverbios. Contestaría simplemente que estoy muy harta.

Después cada uno tiene sus razones, porque el ser humano es egoísta e interesado. Ya llevamos dos meses de alarma social confinados en casa, algunos teletrabajando y, demasiados, sin trabajar, y en ese tiempo han muerto 27.104 personas oficialmente en España por coronavirus, que serán muchos más, y 49.113 sanitarios han sido infectados, y algunos de ellos o sus familiares, tristemente, han fallecido, y mientras, un sector de la población solo piensa en pasar de fase para poder salir, reunirse y hacer barbacoas. Las fases son para mover la economía, no la Covid-19.

Por si no lo sabían, la RAE recomienda que se utilice el artículo femenino y se hable de la Covid-19 porque se trata de un acrónimo en inglés a partir de la expresión ‘corona virus disease’, (enfermedad del coronavirus). En femenino porque nos referimos a la enfermedad, aunque también aceptan el masculino si nos referimos al virus. Un grupo de expertos de la Organización Mundial de la Salud le pusieron el nombre oficial al coronavirus en Ginebra el pasado 11 de febrero. En aquel momento, parece que hace un siglo, aún no se había extendido. La OMS identificó al coronavirus como ‘el enemigo público número uno’. Y pedía a todos los países que fueran ‘tan agresivos como fuera posible’ para aplacar el avance del virus. Avisaban de que era ‘una amenaza muy grave para el mundo, más potente que cualquier ataque terrorista’. Me pregunto qué hicieron Sánchez, Illa y Simón con el informe de la OMS. Mucho caso no, desde luego.

Tras el confinamiento llegó la desescalada. Otra vez la RAE bregando con el covidlenguaje. Los pobres académicos deben estar también hasta el birrete. Primero nos advertían de que la palabra desescalada no existe, proviene de lo contrario de la palabra inglesa escalate, usado en lugar de aumentar o intensificar. Pero tanto se ha utilizado que han tenido que aceptarla. Si escalada es ‘el aumento rápido y por lo general alarmante de algo’, añadiéndole el prefijo que denota negación tendrán el significado contrario. Eso significa que podemos salir todos a hacer running en masa a las ocho de la tarde, aunque no lo hayan hecho en su vida.

Guadalajara es una de las provincias afortunadas que ha entrado ya en la Fase 1 de la desescalada. Desde el Facebook del Ayuntamiento no paraban de contestar a preguntas de lo que se puede o no se puede hacer. No es de extrañar que preguntemos, algunas situaciones son tan ilógicas que no hay quien lo entienda. Si salimos a pasear, tiene que ser dentro de un radio de un kilómetro de nuestra casa. Si salimos a hacer deporte, dentro del municipio. Si vamos a un comercio, puede ser cualquiera de la provincia. Si vamos a un bar, también. Los paseos con niños o de personas mayores siguen siendo dentro de las franjas horarias establecidas en la Fase 0 pero podemos ir a una terraza, a un comercio o a la casa de un familiar en cualquier hora del día. Los bares solo pueden abrir al público las terrazas, el aforo máximo permitido es del 50% y en grupos de no más de 10 personas, que no van a estar a dos metros de distancia. Los comercios sólo podrán abrir con un 30% del aforo normal y deberán garantizar la distancia social entre clientes de dos metros. Las tiendas de ropa deberán desinfectar el probador después de su uso y si el cliente no compra la prenda que se ha probado, deberán higienizarla antes de volver a ponerla a la venta. Se acabó lo de entrar a un probador con el brazo cargado de ropa.

Está lloviendo y el mal tiempo no invita a salir, pero en cuanto salga el sol veremos terrazas llenas donde habrá jóvenes, adultos, niños y personas mayores, sentados o de pie, sin distancia de seguridad ni mascarillas, a los que se acercará el camarero, porque no estará detrás de un mamparo de protección y tocará el dinero o los vasos de todos los clientes del día con los mismos guantes. No quiero que se me eche encima todo el sector, pero tienen que reconocer que los sanitarios deben estar temblando.

Como también están temblando en muchos pueblos de la provincia ante la posible avalancha de visitantes. Algunos alcaldes como el de Molina de Aragón o el de Valverde de los Arroyos han pedido precaución, porque son lugares que normalmente se masifican los fines de semana. Hay pueblos en los que no ha habido hasta ahora ningún caso de coronavirus y preferirían seguir así. Si estaban intentando localizar a aquel familiar lejano en Campillo de Ranas o si lo que quieren es tomarse una caña en Pastrana, mejor déjenlo para más adelante. Esto no va de que podamos salir a lo loco, esto va de recuperar poco a poco nuestra vida intentando que no se contagie más gente. No podemos evitar que ocurra, pero sí que se vuelva a disparar.

Mientras el Gobierno sigue haciendo política a su favor en lugar de gestionar esta crisis sanitaria y nos lleva de cabeza a una fuerte crisis económica, una parte de la población está fumando cachimba y planificando salidas en grupo en lugar de tomarse en serio este ‘enemigo público número uno’ con el que ya llevamos conviviendo tres meses. ¿Quieren acabar con la cabeza metida en una bola de plástico como el ‘iSphere’, el nuevo protector facial que propone Plastique Fantastique? Ahí tienen las instrucciones para fabricárselo ustedes mismos. Yo quiero recuperar mi vida, la que tenía, la normal de verdad. Es que está una ya muy muy harta.

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.