Fiestas sin retorno

Por David Sierra

¿Quién no ha fantaseado alguna vez con la posibilidad de que un año no hubiese fiestas patronales en ningún sitio? Sí, celebraciones de esas en las que hay verbenas nocturnas hasta altas horas de la madrugada, con grupos musicales que lo dan todo en el escenario a precio de gira; con sueltas de reses que van desde el barbecho hasta la mismísima puerta del bar al compás de los cites y las llamadas a la embestida; con procesiones multitudinarias, o no tanto, entre los feligreses devotos y los ocultos tras las Rayban de la resaca. Sí, celebraciones de esas en las que los Consistorios emplean buena parte de sus superávits para darle al pueblo el circo que reclaman cuando el pan ya está satisfecho.

El Covid 19 ha hecho posible una situación que hace tan sólo un par de meses suponía una utopía sobre la que se elucubraba entre cervezas, medios y combinados. Son muchos los municipios que ya han anunciado la suspensión de sus fiestas ante la expectativa de que durante el verano sean imposibles grandes concentraciones de personas en actos públicos y, como dicen, prevenir es curar. A las lógicas cancelaciones de estas celebraciones que han coincidido con el periodo de confinamiento se sumarán también ineludiblemente aquellas cuya cita había sido programada en las diferentes fases del proceso de ‘desescalada’ que acaba de iniciarse.

Aunque la mayoría de los alcaldes de los pueblos de la provincia tratan con cautela el asunto y se aferran al devenir de los acontecimientos para mantener la esperanza de que pueda haber algún tipo de festejo, lo cierto es que la situación es estos momentos es tan incierta que cada vez son más los que asumen que sus arcas van a estar menos mermadas en el presente ejercicio y perfilan sus estrategias para desviar ese presupuesto a otras partidas, inversiones o proyectos. Consistorios como el de Cabanillas han tomado la iniciativa en este sentido y han anunciado la suspensión de sus fiestas veraniegas, que tienen lugar en el mes de julio, alegando “razones de prudencia” ante la imposibilidad de garantizar el distanciamiento social en caso de que fuese requerido dado que sus festejos son unos de los más multitudinarios de la provincia. Sin embargo, el Ayuntamiento tiene en mente poder organizar algún tipo de festejo más adelante si se dan las garantías de seguridad necesarias.

ferias-y-fiestas-pregon-de-sara-simon-mini-0x240En Guadalajara capital, Alberto Rojo, su alcalde, ha salido al paso para desmentir los rumores que daban por hecho la suspensión de las Ferias y Fiestas de septiembre. Aunque estos festejos en su máximo apogeo suponen un gran impulso socioeconómico para la ciudad, de celebrarse con restricciones similares a las actuales y con el temor ciudadano a posibles contagios podrían restarle ese atractivo; y no sería descabellado e incluso aconsejable que el Equipo de Gobierno tome una decisión cuanto antes para disponer del tiempo necesario que permita derivar las partidas presupuestarias afectadas por la pandemia a otros menesteres, tal como el fomento del empleo y de la economía local con especial hincapié en aquellos sectores más maltratados como el de la hostelería.

Por otro lado, la situación pinta bien distinta en aquellos pueblos, más pequeños en tamaño, que aprovechan la época estival para celebrar sus fiestas porque es cuando más afluencia vecinal concentran. En estos casos, trasladar las celebraciones a otras fechas se antoja más complicado pues requieren un consenso vecinal difícil de encontrar cuando las obligaciones laborales están en pleno apogeo y las miras puestas en otras convocatorias más susceptibles a las bajas temperaturas. Y sus alcaldes, sin alzar la voz, se frotan las manos aliviados ante esas citas sin retorno. Llegados a este punto, es una buena y bonita oportunidad para que sean los propios ciudadanos los que puedan decidir, a través de procedimientos de participación, en qué desearían invertir ese dinero.

Mientras todos claman al Gobierno Central unas directrices claras para decidir sobre este asunto, las empresas de contrataciones de espectáculos lo tienen aún más claro y dan por hecho que su actividad no se reanudará, si todo va bien, hasta finales de año, por lo que dan el curso por perdido y apuestan por preparar toda su artillería para el año próximo. Quizá sea esta la postura más inteligente y por la que los Consistorios debieran apostar para retornar a la certidumbre que en marzo el virus arrebató.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .