Salir más fuertes

crespon en el balcon

Banderas a media asta y un crespón negro en el balcón del Ayuntamiento de Guadalajara.

Por Sonsoles Fernández Day

Nos dijeron ‘Quédate en casa’ y nos quedamos, porque estábamos viendo cómo subía la curva, porque nos acojonamos, y porque a esas alturas ya no se podía hacer otra cosa. Pasaban las semanas, llegaron los test falsos, los vídeos de los médicos exhaustos y las cacerolas, y nos decían ‘Esto lo paramos unidos’, lo que convertía inmediatamente a cualquier voz en contra poco menos que en un infecto enemigo público. Ahora que nos van desescalando por fases, nos dicen que ‘Saldremos más fuertes’, a modo de empujoncito motivador y eslogan resucitador de ánimos, y parece que también de almas, porque casualmente esta semana hay dos mil fallecidos menos por coronavirus en las listas.

El recuento de los fallecidos por la pandemia del coronavirus, con sus sumas, restas, descuentos y aproximaciones, resulta un espectáculo bochornoso. Especialmente porque se trata de personas. Si 27.117 muertos oficiales es una barbaridad, los 45.000 posibles según otros cálculos más lógicos, es una cifra brutal. Y tan solo en tres meses. Ayer comenzaban diez días de luto oficial, decretado por el gobierno en honor a ese número indeterminado de pérdidas. Indeterminado para el Ministerio de Sanidad, pero no para quienes les ponen cara, nombre y apellidos. Desde el 27 de mayo hasta el 5 de junio todas las banderas en el exterior de los organismos oficiales ondearán a media asta y las que están en el interior, deberán lucir un crespón negro. Ya iba siendo hora. Honrar a los fallecidos traerá algo de paz a sus familiares.

Guardar un minuto de silencio a la vez en toda España nos une en el respeto y en el dolor, pero no en el pensamiento. Esta crisis no ha hecho más que empezar. Somos muchos los que no creemos en la gestión del gobierno, desconfiamos de sus socios y tememos por nuestra economía. La economía de España, no solo la de nuestro bolsillo.

Llevo dos meses sin trabajar, dependiendo de un ERTE, como otros tres millones y medio de españoles, confiando en que este mes habrá dinero para todos y también el siguiente, porque aquí seguiremos. Como mi hija, que el pasado diciembre empezaba con ilusión en su primer trabajo y le duró tres meses. Y mi hijo, un ingeniero que termina estos días sus estudios con un expediente brillante, pero con sus proyectos inmediatos de trabajo truncados. Mis padres están sanos y aislados, pero me gustaría abrazarles y no puedo, y ‘solo’ conocía a una persona de todos los que han muerto, pero era mi amigo y me duele su pérdida, como la de todos los miles que se han ido. Tengo salud, techo y comida, soy una privilegiada, pero también tengo voz y voto, y no diré que no me puedo quejar, porque creo que puedo y debo hacerlo.

Me quejo también por los que tuvieron dos meses cerrado su negocio y por los que aún no lo han abierto. Por los agricultores que no han podido recoger ni vender sus cosechas y por los ganaderos que no tienen salida para sus corderos, porque los restaurantes están cerrados. Por los 300.000 parados y por los que hacen cola para que les den una bolsa de comida. Por tantos sanitarios que necesitan tratamiento psicológico y no podrían afrontar un rebrote, porque no pueden más. ¿Quién dice que no hay motivos para quejarse?

Hay muchos más. Dirán algunos que no es culpa del gobierno, que es por la pandemia. Les recuerdo que el coronavirus nos ha pegado el estacazo, nosotros nos hemos defendido y el gobierno ha manejado los hilos. Que Guadalajara pase a la siguiente fase no me va a nublar la vista. Ni hemos salido ni estamos más fuertes.

3 pensamientos en “Salir más fuertes

  1. Quiero darle la enhorabuena por sus artículos de cada semana, como padre, runner y ciudadano de Guadalajara creo que pone en palabras lo que muchos pensamos.
    Parece que la queja contra la gestión del gobierno lleva implícita una alabanza a otros grupos políticos y ser tachado de facha, intolerante y no sé cuántas cosas mas. No creo que deban asumirse todas las medidas adoptadas como las mejores y únicas soluciones sin posibilidad de protesta, tan solo, porque lo decidan unos supuestos expertos que desconocemos y lo ejecute un gobierno “progresista” amparado en que se trata de una pandemia global no esperada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .