Avatares para un nuevo entorno en 3D

realidad-virtual

Las aplicaciones de la realidad virtual permiten desde acercar productos y servicios al consumidor a se un recurso en la enseñanza y el training o el ámbito cultural y la recreación de museos y exposiciones.

 

Por Gloria Magro.

Los que tenemos hijos hace semanas que nos percatamos de que los niños no quieren que se les desconfine, de que no tienen ninguna necesidad de salir de casa. Pegados a la consola y al Fortnite, convertidos en avatares y conectados online a sus amigos, los adolescentes llevan meses viviendo en una realidad virtual y paralela que se ha convertido en la práctica en su propio mundo. No son los únicos. La realidad virtual permite que en estos momentos y pese a la imposibilidad física de viajar debido a la pandemia se pueda seguir manteniendo un contacto físico casi real a nivel individual o colectivo. El futuro de las relaciones humanas era eso, virtual. Y el de las relaciones económicas, también. Sus aplicaciones son infinitas y una de las empresas punteras que desarrolla y exporta esta tecnología está en Guadalajara.

Más allá de los videojuegos, cualquiera que se haya puesto un casco de realidad virtual  habrá podido acercarse por un momento a las posibilidades inabarcables de una experiencia inmersiva de estas características. La realidad virtual es un entorno de escenas u objetos de apariencia real, un sistema informático que genera en tiempo real representaciones de la realidad, ilusiones y percepciones extraordinariamente realistas sin ningún soporte físico. Permite capturar la voluntad del usuario, proyectar sus movimientos naturales en el mundo virtual y trasladar sus propios sentidos, lo que confiere la sensación de que es completamente real pese a que solo existe en el interior de un ordenador. 

El último concierto al que asistí fue el de Metallica, en mayo del año pasado. Más de ochenta mil personas nos concentramos en Madrid Cool en una noche inesperadamente fría en la que el viento se llevaba el sonido al infinito, o al menos muy lejos de nosotros. La visibilidad no era precisamente buena a no ser que se tuviera una entrada vip, de las que daban acceso al golden circle bajo al escenario. Las colas para pedir bebida eran eternas y los baños es mejor no recordarlos. Pensar en cómo y cuanto tardamos en desalojar el recinto una vez acabado el concierto todavía me produce escalofríos, miles de personas allí atrapadas. Este año no habrá conciertos, están todos aplazados o suspendidos, pero es posible que el próximo al que acuda sea un concierto virtual. O un encuentro personalizado con un grupo o un cantante desde el salón de casa, sin pasar hambre, sed, ni penurias. Todo lo que se necesita es descargarse una aplicación y una conexión de banda ancha; ni siquiera hacen falta gafas especiales. De ser así, se podría apostar a que la empresa que está detrás de la tecnología que lo hará posible funciona desde Guadalajara y se llama VirtWay.

Converso con Ignacio Dieste, Business Director de Virtway, mientras hace una pausa entre dos conferencias (virtuales) de trabajo con Méjico y Colombia. Por la mañana le ha entrevistado Angels Barceló en la Cadena SER. La empresa de este ejecutivo proporciona  desde Guadalajara entornos virtuales en 3D y ha experimentado durante el confinamiento un crecimiento cercano al quinientos por cien. Muchos sectores han aprovechado las posibilidades de la realidad virtual para poder seguir trabajando pese a la pandemia y Virtway se encuentran en el top one de las plataformas digitales que ofrecen este tipo de servicios. “Cuadra lo que nosotros hacemos con el miedo que hay ahora mismo de tener contacto directo entre personas”, explica. Los avatares que ellos crean permiten una experiencia real de formación, de compra, de networking o de lo que el cliente demande, además de una interacción plena en el entorno que se les solicite.

Dicho de otro modo, si se tratara de recrear una conferencia médica en Chicago para oncólogos -por poner un ejemplo, ya que es otra de las citas suspendidas este año y a la que suelen acudir a principios de junio médicos de todo el mundo y también del Hospital Universitario de Guadalajara- esta empresa podría ofrecer a los asistentes una experiencia real sin tener que desplazarse hasta la capital económica de Michigan, recreando desde el foro a los ponentes y la asistencia; hasta quinientas personas dibujadas una a una y que pronto podrían llegar a configurar dos mil de estos avatares para cada encuentro virtual. Como herramienta, la realidad virtual permitiría abrir la asistencia a un evento de estas características a muchos más médicos y expertos sin los inconvenientes del desplazamiento, el tiempo invertido y el coste asociado.

Esto es solo un ejemplo de hasta a donde llega a día de hoy el mundo virtual y sus posibilidades. Empresas punteras como Roche y DuPont hacen uso de este recurso que “acerca a tu audiencia y permite un contacto directo más allá de las redes sociales. Es una alternativa y un ahorro enorme para las empresas, evita reuniones (presenciales) absurdas, es mucho más eficiente”, cuenta Ignacio Dieste. Las aplicaciones de Virtway son a día de hoy infinitas y también su proyección. La empresa cuenta con partners en todo el mundo, desde Japón a Nueva York, aunque su origen está en Oviedo, en la iniciativa de unos estudiantes universitarios. Aquí, en Guadalajara, donde se ha refundado a nivel de marketing, ya dio muestras de su potencial durante el Primer Foro de Emprendimiento organizado por CEOE -CEPYME y transmitido por Virtway a los posibles inversores.

En la nueva normalidad las aplicaciones de la realidad virtual en actividades de la vida cotidiana son un recurso más que permiten desde acercar productos y servicios al consumidor a facilitar la enseñanza y el training o el acceso a recursos culturales, como la recreación de museos y exposiciones. También tienen una vertiente terapéutica que se ha revelado útil y eficaz. Eva de la Morena, coach y psicóloga especializada en Psicología Clínica realiza terapias con realidad virtual. “Su uso en pacientes es un tratamiento novedoso que ya se está aplicando en hospitales, clínicas y centros de todo el mundo -cuenta- y permite que los pacientes estén más motivados, marca una diferencia. Es una tecnología innovadora validada por más de veinte años de uso e investigación”. Y añade que “estas terapias son más efectivas y fáciles de utilizar que las tradicionales técnicas cognitivo-conductivas y se obtienen resultados visibles en menos tiempo”

Al igual que en otros ámbitos, la realidad virtual se aplica a la psicología a través de una herramienta de exposición: un conjunto de entornos tridimensionales hiperrealistas (entornos de realidad virtual y aumentada, vídeos de 360º, etc.) similares a escenarios que son de difícil acceso en la vida real. Con ellos se consigue tratar miedos y fobias (claustrofobia, agorafobia, miedo a hablar en público, miedo a volar, miedo a las agujas, a las alturas, a animales, a la oscuridad…) así como trastornos de ansiedad, depresión, TDAH o TOC.

Salud, cultura, formación o negocios. A día de hoy, los niños utilizan esta tecnología con fines recreativos asociado a sus consolas de juegos, pero en la práctica permite acercar el mundo entero al salón de casa y establecer relaciones en cualquier ámbito más allá de las redes sociales y las reuniones con Zoom. Si el futuro era esto, ya está aquí, es virtual y está al alcance de nuestra mano, a golpe de click, solo con bajar una aplicación. ¡Prueben!

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .