Vacaciones de interior (I)

thumbnail

Establecimientos rurales como Casa La Nuri en Utande esperan completar sus reservas durante todo el verano. Foto: Picapau Fotografía.

Por Gloria Magro.

Visto como está el panorama nacional e internacional planear unas largas vacaciones de interior se antoja la mejor opción para este verano y la más deseada. Se espera que en las próximas semanas haya un éxodo masivo a los pueblos, un plan familiar seguro y asequible que en la práctica podría suponer la reactivación económica de muchas localidades. Y también una oportunidad de negocio y de viabilidad con repercusiones muy positivas en provincias como la nuestra. Guadalajara tiene suficientes recursos naturales y servicios para acoger este verano a un gran número de veraneantes entre residentes retornados y turistas.

Hace poco más de un mes sopesamos la posibilidad de alquilar una apartamento en Zahara de los Atunes para el verano. En plena pandemia, el precio que pedían era irrisorio y la única condición que ponía la empresa propietaria del complejo era que no cancelásemos la reserva el día anterior. Las perspectivas de ocupación eran en ese momento tan malas, con la población inmovilizada, las fronteras cerradas y la mayor de las incertidumbres por todo horizonte, que ofrecían todo tipo de facilidades. De hecho, en unas fechas tan tardías como era ya el mes de mayo, la práctica totalidad de los apartamentos de la urbanización estaban disponibles pese a estar ubicados en una de las mejores playas de Andalucía.

A día de hoy ya no se encuentran ofertas de este tipo. El fin del confinamiento ha supuesto un verdadero frenesí de reservas vacacionales, con la paradoja de que vistas las restricciones y las medidas de seguridad que hay que tomar en las playas, va a haber negocio para todos, no solo para la costa. Se prevé que en el contexto actual el turismo de interior haga su agosto los próximos meses. Después de todo, quien quiere ir hasta Cádiz si se tiene una casa de pueblo a la que recurrir o una coqueta casa rural a golpe de clic en cualquier plataforma de reservas.

Los pueblos de Guadalajara se preparan para recibir a sus paisanos retornados y a los posibles turistas entre el miedo a posibles contagios y la necesidad de acoger a cuantos más visitantes mejor. La provincia es aún un tesoro por descubrir, una gran desconocida que ahora podría tener su oportunidad, pese a que los festivales más reconocidos y que más público atraen, como el Festival Medieval de Hita o el de la Lavanda en Brihuega, se hayan tenido que suspender este año. Muchas localidades estudian a día de hoy como conjugar seguridad y fiestas populares. En Almadrones, por ejemplo, se ha optado por empezar ya a organizar la edición de 2021 de los conciertos solidarios a beneficio de Nipace, aunque los amplios y despejados campos de lavanda de la Alcarria aún podrían acoger visitas turísticas si prosperan las iniciativas que estudian algunos alcaldes de la zona. En Brihuega no descartan poner en marcha algún tipo de programación más ajustada a las circunstancias actuales pero en línea con las que tanto éxito y reconocimiento les han reportado. De momento las casas rurales de la zona contienen el aliento.

Casa La Nuri es un establecimiento rural con encanto ubicado en una antigua casa de pueblo rehabilitada en Utande (35 habitantes). Con capacidad para ocho personas, en verano suele beneficiarse de la avalancha de visitantes que buscan alojamiento más allá de Brihuega. Su propietaria, Nuria, espera todavía la llegada de los primeros ocupantes. “No he notado mucho movimiento aún, no se si la gente está temerosa. A estas alturas ya tenía la casa llena para visitar la lavanda pero a día de hoy solo tengo dos reservas confirmadas”, explica. Las fotografías que aparecen en su web muestran el buen gusto y los detalles de su establecimiento, presente en las principales centrales de reservas online especializadas en turismo rural, así como las posibilidades culturales y de actividades en la naturaleza del valle del río Badiel.

Al otro lado de la provincia, en Alustante (172 habitantes), esperan pasar del poco más del centenar de vecinos que han pasado estos meses la cuarentena en completo aislamiento, a unos quinientos en tan solo unas semanas. Situado a 198 kilómetros de Guadalajara, a prácticamente la misma distancia que de Valencia, la mayoría de la población que retorna en verano procede de la capital de Levante, destino migratorio tradicional en los pueblos del Señorío de Molina. Su alcaldesa, Rosa Abel Muñoz, diputada de Promoción Económica en la Diputación Provincial de Guadalajara, cuenta que ya se va notando movimiento. La llegada de aquellos vecinos que tradicionalmente vuelven a Alustante en primavera a preparar sus casas para el verano ha sido tardía este año por el confinamiento aunque se prevé una masiva afluencia de paisanos de cara al verano. “La seguridad es fundamental para nosotros -explica la alcaldesa- . Estamos encantados de que vengan pero apelamos a la responsabilidad de cada uno. Hasta ahora hemos estado tranquilos, sabíamos que todos estábamos bien”. Las idas y venidas de lugareños desde la Comunidad Valenciana producen algo de incertidumbre en el pueblo, aunque los servicios están garantizados, según Rosa Abel Muñoz, al igual que lo han estado durante el confinamiento. El ayuntamiento está preparado para cuando se cuadruplique la población en agosto y el pueblo cuenta con colegio, farmacia, médico y ATS itinerantes; y también tiendas de alimentación. Las tres casas rurales de Alustante ya cuelgan el cartel de completo.

Con la nueva normalidad, los pueblos también tendrán que adaptarse a nuevos hábitos y en algunos casos, a nuevas facilidades. Durante los últimos meses muchos comercios de la provincia han prestado servicio a domicilio a iniciativa de la Diputación y dentro del programa Guadalajara Empresarial. Los establecimientos adheridos se pueden encontrar en la web de la Institución Provincial y es de esperar que el servicio se mantenga al menos las próximas semanas.

El de este año va a ser un verano de chanclas y siesta, un tanto setentero, con las fiestas patronales canceladas y sin apenas actividad cultural programada en estos momentos. Está por ver si los veraneantes se avendrán a pasar un asueto tan tranquilo. Tampoco va a ser posible recurrir al chapuzón en las piscinas municipales. Es días se han sucedido en cascada los anuncios de no apertura de estas instalaciones. Los últimos en hacerlo público, Cifuentes, Auñón, Solanillos, Budia, Durón, Chillarón del Rey y Alocén. Decisión que se suma a las tomadas ya en Torija, Fontanar, Yunquera o Tórtola. Otros muchos deshojan aún la margarita o sopesan establecer turnos por días alternos o limitar el aforo. Las piscinas dinamizan la vida social de los pueblos, aportan vida y atraen a sus instalaciones a bañistas de otras localidades cercanas, pero de confirmarse las previsiones de visitantes, serían un verdadero quebradero de cabeza y un problema de salud pública para los ayuntamientos.

La alternativa este verano serán los ríos, embalses y pozas de la provincia. A la espera de que se comunique oficialmente para 2020, el año pasado había en Guadalajara siete zonas de baño autorizadas por la Junta de Comunidades de Castilla- La Mancha, dos en el río Tajo (Trillo y Zaorejas); tres en el Embalse de Entrepeñas (Alocén, Durón y Pareja); una en el Embalse de Alcorlo (La Toba) y otra más en el Embalse de Palmaces de Jadraque. Su mantenimiento corresponde a los municipios que las albergan y deben de contar con carteles informativos de sus características, infraestructuras y medidas de seguridad. De momento ya ha habido un alcalde que ha prohibido el baño fluvial en su término municipal, el de Almoguera, el mismo que ha manifestado públicamente su intención de acoger un encierro por el campo. De conseguir los permisos necesarios se convertiría en el único festejo de estas características en toda la provincia este verano, un auténtico imán para los aficionados y a buen seguro noticia nacional.

No todos los alcaldes buscan publicidad gratuita o problemas añadidos, quien sabe. La mayoría prefieren que julio y agosto, que tanta actividad e ingresos van a traer a sus localidades, discurran con un poco de tranquilidad y a ser posible mucha salud para todos. Más crónicas de estas vacaciones de interior tan atípicas, el próximo sábado en El Hexágono.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .