La canción del verano

sanidad castilla la mancha

//Imagen de la campaña de Sanidad CLM

Por Sonsoles Fernández Day

Dos jóvenes limpios y bien peinados sonríen, no se ve, pero se nota que lo hacen, detrás de sus mascarillas perfectamente colocadas. Es la imagen que ha elegido la consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha para la campaña ‘Más responsables que nunca’ con la que nos recuerda, una vez más, las medidas necesarias y recomendables para evitar contagios. Debajo de la foto de estos chicos tan majos y antes del logo de la campaña se lee: Es la nueva normalidad.

Ahí está otra vez, como la canción del verano, machacona, recordándonos que se va a quedar una temporada. Con el repelús que me produce la DobleN.

Antes de que se me alboroten o se me echen encima, debo insistir en que lo que me sienta como una patada en el hígado es la expresión ‘nueva normalidad’, no las medidas. No es la primera vez que lo digo, y mi hígado me dice que no será la última. La campaña para recordar que se mantenga la distancia de seguridad, nos lavemos las manos, usemos mascarilla y evitemos aglomeraciones, no hace otra cosa que repasar el megahit del ya remoto invierno y la pasada primavera. Seguirá sonando todo el verano y, para nuestra desgracia, unos meses más. Mientras siga haciendo falta recordarlo, será el número uno.  Y sigue haciendo falta recordarlo todos los días, a pesar de que hace ya cinco meses que nos invadió la pandemia. Siete meses desde el brote en Wuhan. ¡Mira que estamos siendo torpes en asimilarlo!

Una servidora lleva escribiendo del coronavirus y el murciélago que lo parió desde el mes de febrero. En marzo y abril, metida en casa, he cuestionado muchas veces la gestión, más bien la no-gestión, del gobierno. Les he hablado de mis preocupaciones, de mi falta de sueño y de mi tristeza por lo que estaba ocurriendo. Más de una vez saqué la cacerola para demostrar mi desacuerdo, para quejarme de los recortes en la cifra de fallecidos, de la carencia de EPIS para los sanitarios, de la ausencia total de tests, de la falta de previsión o el exceso de soberbia y de la manipulación de la información.

Mayo llegó con los turnos de puertas abiertas y estuvimos todos más distraídos. En mi caso, la posibilidad de correr, aunque todavía no la de volar, me ayudó a ser un poco más positiva. Pero solo un poco porque, aunque intentaba cambiar de tema, siempre acababa mareando con el coronavirus.  Junio nos trajo la nueva normalidad definitiva, es decir, los desfiles de ‘Maneras y variantes para lucir una mascarilla y que no sirva para nada’. Se sucedían las confirmaciones de la cancelación de las fiestas en Guadalajara capital y los pueblos de la provincia, igual que en el resto de España. Así son los efectos colaterales de las normas anti-pandemia, ni verbenas ni toros.

Para vivir a tope esta nueva etapa, la New Normal, deben hacer sus compras online, teletrabajar y organizar sus vacaciones en el territorio nacional. Todo ello correctamente acompañados por la mascarilla, metro y medio de distancia con el prójimo y el hidrogel. Personalmente, prefiero agua y jabón. ¡Ojo, lo que pringa el hidrogel!

¿Ven como siempre acabo hablando de lo mismo? Va a ser mejor que me tome un descanso. Me imagino que estarán ustedes tan hartos de leer más de este tema como yo de escribirlo. Ya lo dije a mediados de mayo, todos hasta los pangolines.

Me pregunto cuál será la canción del verano de este 2020. Cabe pensar que sin fiestas ni verbenas no habría ninguna, porque allí es donde suena hasta el desquicie, pero alguna habrá que se quede para los rankings. Aunque ya no se memorizan como antes. En las listas pone que la del 2019 fue Con altura. ‘Trá-trá’. No me sé más. Del 2018 Ya no quiero ná, y ahí me quedo y del 2017 Despacito. Con lo cansina que fue y del ‘Des-pa-si-to’ no paso. Sin embargo, las que llevan sonando más de 30 años como Bailando o Escuela de calor, nunca fallan. La fiesta de Blas, todas las de Georgie Dann, Ai se eu te pego y Sueño su boca, quedan totalmente prohibidas por no mantener la distancia de seguridad, mientras que Aquí no hay playa y Tractor amarillo, se pueden adaptar a las vacaciones del 2020.

Después de esta verbena virtual que les dejo queda patente que necesitamos todos unas vacaciones y un cambio de aires. Nos vemos en septiembre. Les deseo salud a todos, descanso a los que no han parado y trabajo a los que lo necesitan. Les dejo con Eva María, que ‘se fue buscando el sol en la playa, pensando donde poner a dos metros su toalla..’ Es la nueva normalidad.

Sean responsables. STAY SAFE AND WASH YOUR HANDS.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .