Señora Subdelegada

Por Álvaro Nuño.

Mercedes Gómez, alcarreña, secretaria regional de Enseñanza del sindicato Comisiones Obreras, ocupa desde el martes la Subdelegación del Gobierno en Guadalajara (por cierto, que en su página oficial, a día de hoy todavía figura su antecesor, Ángel Canales, como el titular del cargo), tras una toma de posesión prácticamente privada obligada por la actual situación, y en la que sólo estuvieron presentes el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Francisco Tierraseca, además de los responsables provinciales de Policía Nacional y Guardia Civil, a partir de ahora bajo sus órdenes. Nada por tanto de esas tomas de posesión multitudinarias donde se concentraban en un acto público todas las fuerzas vivas provinciales, encabezadas por los más afectos al nuevo cargo, algo que en el caso de Gómez todavía se desconoce por su ausencia de carrera política.

Esta es una de las características que comparte con su antecesor, ya que Ángel Canales cayo en 2018 como un marciano en el palacio del paseo del Doctor Fernández Iparraguirre, 8, con el único antecedente de ser el alcalde socialista de la pequeña localidad de Prádena de Atienza. Ahora el bueno de Canales -que ha pasado este año prácticamente desapercibido- habrá vuelto a su puesto de profesor de Tecnología en un instituto de Secundaria de Getafe. Esta es otra de las características que Gómez comparte con Canales, su profesión de docente con una dilatada carrera en el ámbito sindical, ya que antes de ser secretaria regional lo fue provincial. Por su puesto en CCOO, coincidió en Toledo con Tierraseca, también docente y sindicalista de la misma formación y esa puede ser la pista para llegar al posible origen del nombramiento. Porque aunque alcarreña y residente en Guadalajara -algo que hemos ganado respecto a Canales- no figura como militante del PSOE provincial y aquí se puede dilucidar que la separación de influencias entre sanchistas y “pagistas” continúa. Los del presidente del Gobierno siguen nombrando a los suyos en los cargos nacionales -como es el caso- y los de Page y Bellido a los cargos del Gobierno regional. Juntos pero no revueltos.

En la correspondiente nota enviada a los medios de comunicación, Gómez ha agradecido la confianza depositada en ella y ha asegurado que asume el cargo “con responsabilidad, y como un reto personal y profesional”, añadiendo que “las puertas de la Subdelegación van a estar abiertas para todos los organismos e instituciones con los que tenemos que trabajar de manera coordinada, siempre al servicio de los ciudadanos y de nuestra provincia”, una declaración meramente institucional, que ahora tendrá que sustanciarse con hechos y no solo con palabras.

Por su parte, el delegado del Gobierno ha destacado también “el compromiso político que demuestra asumiendo esta responsabilidad en una etapa de incertidumbre y en plena crisis sanitaria, y también su compromiso social”. Y es que es cierto que en la actual situación, en plena crisis del Covid-19 y con todo el mundo mirando con lupa las acciones o inacciones del Gobierno Central, hay que ser valiente para meterse en estos fregados.

En las fotografías que ha facilitado la Subdelegación del Gobierno, Gómez aparece sonriente en unas mesas impolutas, sin un papel sobre ellas. Pero, por contra, son muchos los asuntos dependientes de la Administración General del Estado en nuestra provincia pendientes de resolución. Esperemos que el personal de la Subdelegación haya limpiado las mesas solo para las fotos y todos esos expedientes no estén durmiendo el sueño de los justos en los famosos “cajones”.

El sueño de los justos, por ejemplo, duerme el proyecto de la “Autovía de La Alcarria”, la conversión de la N-211 hasta Molina de Aragón en una vía de doble sentido, o la variante de la N-320 a su paso por Guadalajara evitando el nudo de Cuatro Caminos. También tiene pendiente el actual Gobierno de España la mejora del degradado servicio de trenes de Cercanías que nos comunican diariamente con Madrid o la recuperación de convoyes por la vía hasta Sigüenza, recortados durante el estado de alarma y con el peligro de no volver a pasar según temen la Plataforma en Defensa del Ferrocarril Convencional en Guadalajara. La interconexión del Sorbe con el Bornova que asegure el suministro al populoso Corredor del Henares, el abastecimiento de la Mancomunidad de la Muela y las mejoras a los municipios ribereños, que siguen siendo suministrados por camiones cisterna de la Diputación estando a un paso de los embalses de cabecera del Tajo; o la misma política hidráulica que también con el PSOE ha seguido derivando agua por el trasvase hacia el Segura mensualmente, sin variación alguna respecto a gobiernos anteriores son cuestiones todas ellas de las que Gómez se hace a partir ahora responsable, siendo la cara y la voz que defienda las actuaciones del Ejecutivo en nuestra provincia y, esperemos, que la espuela que desde Guadalajara intente activar tantos proyectos y obras sin pasar de las promesas desde hace años.

La finalización y apertura de una vez por todas del Parador de Molina de Aragón o el comienzo de las obras de adecuación del Museo Provincial en el Palacio del Infantado son otras cuestiones que duermen el sueño de los justos, quizás olvidados ahora por la rabiosa actualidad que impone el coronavirus, copando todas las agendas e informativos, pero que supondrían una buena hoja de servicios para la nueva subdelegada. Está claro que todo no lo podrá hacer pero algo de ellos lo esperamos los guadalajareños.

“Guadalajara sigue siendo la gran olvidada (../..) en los Presupuestos de 2018”, decía de unas cuentas públicas todavía vigentes y prorrogadas años tras año la senadora socialista por la provincia de Guadalajara, Riansares Serrano, que cuantificaba en una disminución de un 13% las inversiones en carreteras, infraestructuras ferroviarias o conservación del patrimonio. Y este listado lo enumeraba la todavía senadora socialista en abril de 2018, acusando al Gobierno de Rajoy sin sospechar que tres meses después, en junio, su propio partido, con Pedro Sánchez a la cabeza, debería hacerlas, retomarlas o rematarlas, algo que evidentemente no ha ocurrido.

Es más, desde entonces no ha habido nuevos Presupuestos Generales del Estado, pero en estos momentos, el PSOE se afana en conseguir aprobar sus propias cuentas, en las que esperemos que se cumplan las promesas realizadas por el partido en las últimas elecciones generales del 10 de noviembre de 2019 que ganó en nuestra provincia.

Donde sí se hará una obra con urgencia y un millón de euros de presupuesto es en la propia sede de la Subdelegación del Gobierno, edificio donde se han descubierto recientemente graves fallos estructurales en el subsuelo, lo que ha obligado a no utilizar las dependencias de la toda la planta sótano del edificio y los garajes. O sea que en los primeros seis meses de su mandato, la señora Gómez tendrá que pasar con casco a su despacho, lo que esperemos que no le sea un grave impedimento para realizar con eficacia su nuevo trabajo.

¡Suerte por tanto, y al tajo!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .