Abogacía en Guadalajara

Junta de Gobierno de Colegio de Abogados de Guadalajara en 2019 // Foto: ICAG

Por Emilio Vega Ruiz (*)

Es de justicia que lo primero que debo hacer es dar las gracias por la oportunidad de poder colaborar con El Hexágono de Guadalajara y poner en “negro sobre blanco”, determinados aspectos, que como abogado y como Decano del Ilustre Colegio de Abogados de Guadalajara pocos conocerán, y que no por ello dejan de tener una gran importancia. Pues así sabrán más de los que hacen uso de nuestros servicios y que desconocen. Por ello quiero mediante esas líneas expresar mi opinión con lo que se me pide.

Como todos, estamos viviendo unos momentos difíciles, cargados de incertidumbre y con muchos interrogantes acerca de como van a ser las cosas después de esta crisis sanitario-social que tenemos y que por desgracia no amaina. Durante los meses de confinamiento nuestra profesión fue declarada de las esenciales, no podía ser de otra manera. En un primer momento no parecía que fuera a ser así, pero finalmente nuestros gobernantes nos incluyeron en esas profesiones esenciales para que, en nuestro caso, pudiéramos seguir defendiendo los derechos de la ciudadanía, si bien no de una manera normal. Es cierto que en ningún momento la abogacía guadalajareña, como la del resto de España no dejamos de trabajar. Y en este sentido justo es reconocer a los abogados que durante esos meses estuvieron al lado de los justiciables en los distintos turnos de guardia. En concreto para la provincia de Guadalajara siempre, antes y ahora va mi reconocimiento a la labor desempeñada durante esos días duros tanto en los centros de detención como en los Juzgados de Guardia. Desde el Colegio de Abogados de Guadalajara estuvimos apoyando y asistiendo a nuestros colegiados, a los cuales proporcionamos los distintos elementos de protección para que con un mínimo de garantía pudieran realizar su trabajo en las asistencias y juicios que no permitían la demora que en otros apartados de nuestra profesión se impuso por necesidad obvia de proteger la salud como primer objetivo de cualquier trabajador, al que no le queda otra que cumplir con el mandato de nuestra Constitución de ejercer la defensa de los intereses de aquellos que se lo demandaron. Es por ello que desde aquí mi total reconocimiento a los compañeros que durante esos días estuvieron al “pie del cañón” en defensa de los derechos fundamentales de los justiciables que lo necesitaron.

En otro orden de cuestiones, es necesario manifestar que la situación generada por la pandemia nos ha obligado a poner en marcha y proceder a la aplicación de nuevos métodos de trabajo. Así se han empezado a producir los primeros juicios telemáticos, y el desarrollo de otras diligencias a través de estos medios, para en la medida de lo posible evitar el acudir a las sedes judiciales y centros de detención de forma presencial. A mi modo de ver las cosas, creo que con independencia de que la situación de emergencia sanitaria se acabe, el realizar nuestro trabajo a través de video conferencia ha llegado para quedarse. Es una forma de teletrabajo que sin duda deberá afinarse y agilizarse, para que este sistema sea en el futuro el mayoritario, pero sin dejar de tener las garantías propias que todo proceso debe tener con el fin de garantizar siempre y por encima de todo el derecho de defensa que ampara a todos los ciudadanos de este país, y que como he dicho viene asegurado en nuestra Carta Magna.

La situación generada por el Covid-19 también ha generado, y lo va a seguir haciendo, el inicio de nuevos asuntos relacionados con la responsabilidades relacionadas con los enfermos y fallecidos por la presentación de demandas que traten de obtener un resarcimiento de las consecuencias negativas generadas por todos aquellos que la pudieran tener en relación a la pérdida de seres queridos, como a la pérdida económica a la que muchos sectores que directa o indirectamente se han visto avocados a un cierre o a una disminución importante de ingresos. Asimismo, las familias que se hayan visto en situaciones de precariedad por despidos y por no poder hacer frente a sus compromisos de pago. Las empresas asimismo generarán, es de suponer, mucho trabajo en materia concursal, y cuantas cosas se nos ocurran a los abogados en aras de resarcir los derechos que consecuencia de la situación se hayan visto atacados.

Muy en relación con todo esto voy por último a destacar que esta situación ha sido muy excepcional y nunca vívida por esta profesión en lo que hasta ahora tenemos de referencia y el haber estado al “ralentí” durante estos meses nos va a pasar factura a todos. Es evidente que la Justicia es la “hermana fea” de cualquier gobierno y la carencia de medios es uno de los grandes males de la justicia en España, esto se ha venido siempre supliendo por la voluntad y el trabajo de cuantos trabajamos en el “sistema” que nos hemos esforzado en que las cosas funcionen y más en una provincia como la nuestra en que la relación abogado-juzgado es más estrecha que en las macro ciudades de la justicia que existen en las grandes ciudades y la impersonalidad del elemento humano es más que evidente. En Guadalajara esto no es así, al ser una provincia con un número limitado de órganos judiciales, la habitualidad de los abogados en acudir cada poco tiempo a los mismos y el estar casi todos los órganos judiciales en un mismo edificio, hace que el saludo y las ganas de colaborar de los abogados de Guadalajara sea más palpable, esto unido a la alta profesionalidad que tenemos cuantos ejercemos en esta provincia. Por mi condición de Decano del Ilustre Colegio de Abogados de Guadalajara y el hecho de que por esta condición tenga la posibilidad de comentar y hablar con jueces y magistrados de otras provincias y, de los que alguna vez estuvieron ejerciendo de magistrados en nuestras tierras, me ha llevado a comprobar que es generalizado el hecho y comentado, que el nivel profesional de la Abogacía de Guadalajara es muy superior a la media nacional. Esto como no puede ser de otra manera me llena de orgullo pues el ser representante de tan buenos profesionales es un gran honor y motivo de presumir ante el resto de colegas de España de esa cualidad otorgada por quienes al final van a fiscalizar nuestro trabajo. Asimismo, es comentado el alto nivel de colaboración que existe entre el abogado de Guadalajara y los órganos judiciales, que lejos de “alargar y enredar”, somos muy proclives al pacto y la solución amistosa de los conflictos, lo cual siempre beneficia al justiciable.

En resumen, la situación nos obliga a nuevas formas de trabajo, se va a generar, sin duda, nuevos pleitos con origen en la pandemia que estamos sufriendo. Los abogados de esta provincia tienen un nivel muy alto de profesionalidad y conocimientos, al igual que las relaciones con los operadores jurídicos son más fluidas y habituales y en definitiva como compañero estoy orgulloso de como somos esta gran familia de los Letrados de Guadalajara y como Decano agradecer a los colegiados esa actitud tan profesional y de buena relación entre nosotros y un deseo de que podamos superar pronto esta situación sanitaria, y de que sigamos la línea que desde siempre se ha mantenido por la Abogacía de Guadalajara.

Emilio Vega * Emilio Vega Ruiz (1961) es abogado en ejercicio. Licenciado en Derecho por la Universidad de Alcalá de Henares, es decano del Colegio de Abogados de Guadalajara, consejero del Consejo Regional de la Abogacía de CLM y de la Abogacía Española (CGAE), donde es coordinador de Consejos Autonómicos, Adjunto a la Presidencia, vocal de la comisiones de Relaciones con la Administración de Justicia, Ordenación y Competencia y Defensa de los Consumidores. Profesor universitario en el Master de Acceso a la profesión de Abogado, procurador y abogado colaborador en la asignatura de “Practicum” de la Facultad de Derecho de la Universidad de Alcalá de Henares, y en la UNED. Además, es diplomado por la EOI, en Gestión Empresarial y Toma de Decisiones por la CEOE-CEPYME, en Pedagogía Docente (equivalente al CAP Universitario) por el INEM. Conferenciante sobre diversas ramas del Derecho en distintas instituciones y ponente en Congresos y Jornadas de los distintos Consejos de la Abogacía, y Diploma del Cuerpo Nacional de Policía en reconocimiento a la colaboración con este cuerpo como Decano del Ilustre Colegio de Abogados de Guadalajara.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .