Un profesor entre piedras, árboles, pájaros y setas

Floreal Pastor Moracho, in memoriam

Por Juan José Calvo Sánchez(*).

Escribir sobre Flores nos lleva, de forma inevitable, a recordar a la señora Felipa, su madre. Dulce, humilde, generosa y luchadora infatigable para poder sacar sola a sus dos hijos. Un puesto de pipas en la plaza de San Gil fue su única fuente de ingresos. Dos sus compañeras de fatigas, Enriqueta y Pepa, que también tenían dos puestos. Y no podemos olvidar a sus clientes,  niños y jóvenes; unos compraban caramelos, otros sacaban fiado algún que otro cigarrito. Incluso algunos domingos se desplazaba al Rastro para poder conseguir aquellos últimos cromos que permitían a los niños terminar sus colecciones.

Flores, aunque nació en Valencia en 1937, pasó toda su vida en Guadalajara. Estudió seguramente lo que pudo y trabajó primero en el Colegio de Farmacéuticos y luego en la fábrica de piensos de AVICU, donde transcurrió la mayor parte de su vida laboral, llegando a ser su apoderado. Esto le llevó a establecer una continua relación con los agricultores de la provincia, que mantuvo no solo en el trabajo si no en sus muchas andanzas camperas, donde solía volver a verlos y a entablar conversación con ellos.

¿El fútbol? Sus inicios los desconozco, pero su relación con el Racing Alcarreño y el Hogar del Productor, esos sí. En el Racing no le vi jugar, pero me han dicho que era un medio “duro como una roca, que metia la cabeza en todas partes con el consiguiente riesgo”. En la Fuente de la Niña sí le vi defendiendo los colores, azul y blanco, del Hogar. Unió allí dos cosas: la amistad y un amor desmedido por el deporte. Él lo que quería era practicar deporte: futbol, tenis, baloncesto, natación, etc.

La amistad fue algo muy importante para él. A pesar del deterioro en su salud y siempre con el apoyo de su amigos, mantenía con ellos alguna comida al mes. Los cafés de los martes los había dejado. Durante estos encuentros, todo era cariño y recuerdos, muchos recuerdos; con fotos incluidas y casi siempre como protagonista el Racing y por supuesto, su equipo del alma, el Real Madrid. También el Hogar, claro.

Como os decía más arriba, era un caminante nato. Esto fue lo que le llevó a formar parte de los socios fundadores de DALMA junto con un pescador, un fotógrafo, una amiga de todos y tres interesados por la naturaleza y en especial por las aves, halcón peregrino incluido. En aquel marzo de 1977, a sus casi cuarenta años, era el de más edad pero, muy al contrario de lo que podría parecer, eso nunca supuso un freno. Él aportaba cordura a nuestras muchas locuras. Para muestra los anillamientos de cigüeñas utilizando una soga para poder acceder a los pollos en torres, espadañas, restos de murallas y árboles.

Con su coche recorrimos toda la provincia a lo largo de los años: estudios sobre paisaje, fauna y flora; la campañas de difusión del patrimonio natural por los pueblos en colaboración con la Diputación Provincial; la organización de dos primeros congresos nacionales sobre la cigüeña y el halcón… Hicimos muchas campañas, unas veces a favor de algo y las más, para proteger o protegernos de algo, como era el caso con las centrales nucleares.

En DALMA fue muchas cosas: tesorero, secretario en funciones, consejero y consultor; no hubo una sola carta que se quedase sin contestar, ya fuese de un particular o de una Asociación, por lo que gracias a él manteníamos contactos con asociaciones y grupos de España y de otros países. Y también con la administración y con la prensa, enviando iniciativas y comunicados sobre todo tipo de cuestiones ambientales. Flores siempre estuvo ahí, fue pieza principal en todo lo que DALMA ha hecho hasta que la soledad -solo iban por el local él y Julio, su eterno compañero- diría que le pudo. Esto no lo puedo afirmar, pero es una impresión muy personal. La Delegación de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y el Ayuntamiento tampoco se lo pusieron fácil. Los primeros echaron a todas las asociaciones del Ateneo Obrero (Casa de Cultura) ¡PARA NADA! porque luego se mudaron a la lujosa sede de Caja Guadalajara y el edificio sigue sin uso. El Ayuntamiento les preparó el Edificio Negro, donde no existieron nunca unas mínimas medidas de seguridad, acordes con lo que los grupos requerían para su normal actividad. Terminaron por caerse los techos, entrar agua y romperse el ascensor, que ya nunca se arregló. A pesar de todo esto Flores siguió yendo allí un tiempo, supongo que hasta que se cansó de subir escaleras.

thumbnail (1)

Su nombre siempre estará unido a muchas zonas de Guadalajara: las Lagunas de Beleña, el Alto Tajo, el rio Henares, la finca de Castillejos, Pelegrina… Los recorrió infinidad de veces, fotografiando sus paisajes, su fauna, su flora, su patrimonio histórico. Y, sobre todo, los sintió, los necesitó y se los descubrió a sus amigos con la sabiduría y la paciencia de un viejo profesor.

Hay una faceta más personal que me gustaría destacar de él, la periodística. Durante muchos años hacia las cronicas de los partidos de fútbol de los equipos locales para Alarcos, diario de Ciudad Real. Para Nueva Alcarria ideaba ¡La quiniela de mañana! Y en DALMA me atrevo a decir que se superó. Escribió cientos de artículos relacionados con la provincia donde paso su vida, Guadalajara. Fauna, flora, espacios, denuncias, problemas ambientales… fueron sus protagonistas. De todo ello queda constancia en múltiples artículos en la prensa local y en su gran obra maestra, el DALMACIO, el boletín de DALMA, que inició con tan solo cuatro páginas en el primer trimestre de 1981 y finalizo su edición por él en enero de 2011, con veinticuatro páginas, publicando también algunos números monográficos. Fue su director, jefe de redacción, maquetador, columnista, montador de las copias y distribuidor. Personas de la asociación y otras ajenas, incluso de otros países, aportaban sus artículos. Y muchos de sus lectores no podrán ponerle cara a Flores, pero seguro que siempre reconocerían su pulcra letra en las direcciones de los envíos.

Hoy, cuando Flores nos ha dejado, la asociación DALMA languidece también. Las nuevas generaciones que sustituyeron a los fundadores van entrando en años, y la pasión juvenil con la que se iniciaron en el conocimiento de la naturaleza de nuestra provincia y sus problemas no ha tenido a su vez un nuevo relevo que permita enfrentarse con las armas necesarias en la actualidad al trabajo ingente que supone dar cuenta de todo el proceso administrativo, legal y jurídico y los conocimientos técnicos requeridos para evitar nuevos impactos sobre nuestro medio. En DALMA nunca protestamos porque sí, siempre lo hicimos con argumentos científicos. Estamos orgullosos de que la administración, fuese cual fuese su color, siempre nos haya tenido respeto por nuestra forma de trabajar. Aún daremos alguna batalla, pero la tendremos que escoger bien para no sucumbir definitivamente con ella.

Las aves siguen siendo anilladas en Castillejos y las cigüeñas y carracas contadas en sus nidos, poco más podemos hacer, pero todo el conocimiento acumulado y registrado meticulosamente por Flores a lo largo de los años sigue almacenado en un sótano del Centro Social Los Valles en espera de que las asociaciones de esta ciudad, que en su día reconoció el trabajo de Flores y de otros tantos con la Medalla de Plata de Guadalajara, tengan un espacio digno en el que continuar su actividad de ya más de cuarenta años.

(*) Floreal Pastor Moracho, Flores, falleció el pasado día 20 de septiembre en Guadalajara. Conocido por muchos por su trayectoria profesional en AVICU, la mayoría seguramente ignora su condición de socio fundador de la Asociación Alacarreña para la Defensa del Medio Ambiente (DALMA). Juan José Calvo Sánchez era familiar directo suyo, socio fundador con él de DALMA y compañero durante toda una vida en AVICU.

2 comentarios en “Un profesor entre piedras, árboles, pájaros y setas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.