Invasión de Bambis (V)

El corzo es un animal territorial. Para una buena gestión tanto de la caza como de la salud de las poblaciones de corzos tenemos que tener en cuenta la carga poblacional que pueden mantener nuestros cotos. Tanto para obtener corzos fuertes con buenos trofeos como saludables es fundamental no tener una sobrepoblación de ningún animal, salvaje o doméstico. Las enfermedades se propagan mas rápidamente cuanto mayor sea el número de animales. Juan Manuel Rodríguez. Presidente de Atica, Asociación de Titulares de Cotos de Caza de Guadalajara.

thumbnail (15)

Foto: Carlos Ruiz.

Por Gloria Magro.

La caza es una actividad fundamental en la provincia de Guadalajara, el sostén de muchos pequeños ayuntamientos a través de la gestión de los cotos. También resulta indispensable para el mantenimiento de la biodiversidad y el equilibrio de las especies autóctonas. En este contexto, el corzo es hoy tanto una oportunidad de negocio como un recurso cinegético que merece una seria reflexión. El debate sobre su gestión actual y las perspectivas de futuro implica a cazadores, administración, técnicos, expertos y ecologistas.

Guadalajara es un paraíso para el corzo. Reúne todas las condiciones para ser su hábitat perfecto. ¿Son demasiados los corzos que existen en nuestra provincia? La naturaleza es sabia y se autorregula. En el momento en el que el ser humano invade su ecosistema, comienzan los problemas. La falta de depredadores naturales como el lobo o el águila real, la persecución por parte de los cazadores de los machos para conseguir su preciado trofeo, la falta de planificación por parte de la Delegación competente en materia de caza durante décadas -que podría haber conseguido un equilibrio entre depredadores y control a los cazadores-, ha originado un aumento de la población en nuestra provincia. Pero volvemos a la pregunta anterior: ¿son demasiados?. Desde nuestro punto de vista no. En las ciudades cada año hay más accidentes por atropello de peatones, ciclistas, patinadores… y podríamos pedir que se confinen los coches. Pero el sentido común impone medidas para reducir estos accidentes: reducción de velocidad, iluminar los pasos, más semáforos, etc…En el caso de los corzos podríamos pensar en lo mismo: programas para salvaguardar los depredadores naturales, más señales indicativas en los puntos negros, reductores de velocidad o señales iluminadas, control a los cotos de caza para evitar el descaste único y exclusivo de los machos. Está claro que en la mayoría de los casos la mala gestión, la falta de sentido común, y la dejación de funciones por parte de la administración, unida al desequilibrio que hemos ocasionado en el medio natural, nos sorprende con un gran problema. Alberto Mayor. Ecologistas en Acción.

La sobrepoblación del corzo se debe a una mala gestión por parte del gestor cinegético y de la administración al dejar unos cupos muy reducidos de caza. Tenemos que tener muy en cuenta el ratio entre macho y hembras y sobre todo el control de los jóvenes y viejos. Si tenemos muchos jóvenes estos buscarán nuevos sitios para establecer su territorio, dando lugar a muchos accidentes en las carreteras. Estos accidentes son mayores entre la primavera y verano. En otoño e invierno los corzos se juntan en pequeños rebaños que de más de dieciséis animales.  Según biólogos, veterinarios, etc., el ratio entre machos y hembras debe ser 1:1 o 1:1,25. Con esta relación siempre tendremos una población sana y con buenos corzos. No olvidemos que es mas importante la caza de corzos selectivos que de los trofeos. También es muy importante la caza de hembras viejas. Un buen gestor todos los años hará su recuento de animales en su coto y según vea tendrá que planificar la realización del plan de caza. Al iniciarse la veda es mas fácil ver a los animales a seleccionar. Aquí se ve la diferenciación de hembras jóvenes y viejas y también de los machos jóvenes a los que no se ve buen futuro. Si tenemos sobrepoblación de hembras considero que es la mejor época para bajar población, también de los machos jóvenes. También podemos estimar si tenemos sobrepoblación por los daños a los cultivos y sobre todo a la vegetación, tanto arbustiva como arbórea: no hay que olvidar que la alimentación del corzo es muy importante. La administración, por lo menos en Castilla-La Mancha aprueba los panes de ordenación cinegética sin tener en cuenta el ratio. La regulación de las poblaciones no se debería hacer solo en cotos individuales, no vale para nada que un coto gestione bien sus poblaciones si los vecinos no realizan bien las suyas. Si tenemos unas poblaciones siempre por debajo de la capacidad de carga tendremos una población de corzos fuertes sanos y de buenos trofeos, no tendrán que competir por los mejores brotes tiernos de su ingesta alimentaría . Esta es mi humilde opinión, por mis años de observación  y lecturas sobre este animal tan enigmático como belloJuan Manuel Rodríguez. Presidente de Atica, Asociación de Titulares de Cotos de Caza de Guadalajara.

Desde su fundación en Sigüenza en el año 2000, la Asociación del Corzo Español (ACE), ha contribuido a mejorar el conocimiento sobre el menor de los cérvidos ibéricos. Durante estos veinte años ha habido una evolución tanto en las propias poblaciones de corzos como en la relación del ser humano con ellos, siendo muy distinta la situación actual de la de antaño. Uno de los principales problemas actuales es la sobreabundancia que existe en determinadas zonas de Guadalajara. Existe una clara relación denso-dependiente con los accidentes de tráfico, los daños a la agricultura o las propias enfermedades que puede sufrir la especie. Es por eso que la ACE aboga por un aprovechamiento racional de la especie y de ahí que realice campañas para la concienciación sobre el cumplimiento de los cupos de captura, incluyendo la caza de hembras. De esta forma, todos los inviernos desde 2016, la ACE organiza las Jornadas de Caza de Corzas de Guadalajara, que se ubican en el entorno de Atienza-Sigüenza y en las que varios cotos de caza se ponen de acuerdo para realizar la caza de gestión de hembras durante un mismo fin de semana. El fin de semana de gestión finaliza cuando una empresa cárnica recoge las canales de los animales abatidos y, de esta forma, esta exquisita y ecológica carne de caza entra en la cadena de consumo. Una de las consecuencias de estas jornadas es el descubrimiento de una nueva parasitación sobre el corzo. Gracias a unas muestras obtenidas de una corza en el norte de Guadalajara, tomadas durante las primeras Jornadas de Caza de Corzas en enero de2016, se pudieron enviar dos larvas de díptero al grupo de investigación en Sanidad Animal en Galicia (INVESAGA) de la Universidad de Santiago de Compostela, gracias al convenio que la ACE mantiene con ellos. Del análisis de estas muestras se pudo concluir que la parasitación era de Hypoderma actaeon (la mosca de los barros), presente en ciervo desde hace décadas, pero que nunca antes había sido descrita sobre corzo. A raíz de este suceso, la ACE ha seguido recopilando año tras año información sobre esta parasitación, llegando a obtener valores de infestación de más del 70% de las corzas analizadas en 2018 y parasitaciones de más de cien parásitos sobre un ejemplar. Gonzalo Varas Romero. (Ingeniero de Montes). Vicepresidente Segundo de la ACE. Para más información, en la web de la ACE www.corzo.in

Como motero, tengo muy en cuenta a los corzos. Con un coche cruzarse con un corzo puede ser una avería de chapa, pero con una moto te cuesta la vida. Sobre los cotos que se quedan libres, ¿porqué la Administración no se hace cargo de ellos? Aliviaría aunque fuese poco a los ayuntamientos. También se mantendría así la fauna, como ahora hacen los cazadores. Los cotos que se suelen quedar libres, suelen ser pueblos prácticamente abandonados. Los cazadores siempre hemos intentado, cuando alquilábamos un coto, mantener la fauna del mismo en las debidas condiciones. Para tener caza hay que mantenerla, sembrando forraje y grano y poniendo bebederos en verano. Adolfo Lozano. Cazador retirado.

Reflexionando sobre el papel de la caza en el siglo XXI, encuentro muchas contradicciones, y una necesidad por parte de quienes la practican de justificar que es necesaria para regular las poblaciones. Estamos de acuerdo en que se dan circunstancias puntuales, que pueden justificar la caza para reducir una población de animales que ocasiona ciertos perjuicios (jabalíes y corzos me vienen a la cabeza). Es cierto que sus depredadores naturales no existen en muchas zonas donde hay problemas con ellos, pero, ¿De dónde parten esos problemas? Pues parten del hombre, de nuestra ansia por ocupar los sitios que les pertenecen, por bonitos, por usarlos para pastos o para mil cosas mas. Guadalajara es tierra de lobos, pero ya no hay, los hemos exterminado, y ahora sobran corzos, que por otro lado cebamos en épocas de sequía para tener caza al año siguiente, y cuando viene un buen año, el crecimiento es explosivo. Se caza buscando el trofeo, y precisamente se mata a los machos reproductores más valiosos, los que tienen una dotación genética que en condiciones normales, pasaría a la siguiente generación, pero los matamos en su máximo esplendor, y propiciamos que se reproduzcan los ejemplares que en otras circunstancias a penas dejarían descendencia (por eso cada vez escasean más los grandes trofeos). Contaminamos humedales y tierras de monte con toneladas de plomo, que acaba contaminando acuíferos y provocando graves enfermedades. Que si, que la caza es legal, que los cazadores disfrutan cazando, y punto. No hay que hacer un ejercicio de cinismo diciendo que la caza es buena, que es ecológica, que es importante en el medio rural (que se lo digan a los mesoneros y a las madames de los puticlubs, que no faltan donde hay buenos cotos). No, la caza no es necesaria, las poblaciones se regulan solas (la naturaleza es mucho más sabia que nosotros, por mucho que nos empeñemos en hacer planes técnicos de caza que no sirven para nada, sólo para justificar algo que no tiene justificación). Te gusta matar, disfrutas con ello, pero no haces ninguna función en la naturaleza, no lo olvides. José María López Herrera, veterinario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .