Se busca: Comité de expertos

Por Sonsoles Fernández Day

Siempre he pensado que de nada sirve lamentarse. Pasarse la vida diciendo ‘tenía que haber hecho esto o aquello en lugar de lo que hice’ no tiene ninguna utilidad. Después de haber cometido un error si hace falta, se piden disculpas, si no sabes seguir adelante, lo suyo es pedir consejo o retirarse, y, sobre todo, de los errores, se aprende. Lo principal es tomar nota y ser consciente de lo que tienes que hacer para no fallar si hay una próxima oportunidad. La teoría está clara, luego está la realidad y sus jugarretas. La mayoría de los mortales nos volvemos a pegar el batacazo del que solo se libran los más preparados y los más inteligentes.

Sin embargo, tras el segundo batacazo no hay excusa. Lecciones nos da la vida. Y aquel que no sea capaz de darse cuenta, o es muy torpe o le pierde la soberbia.

Durante estos meses atrás hemos oído muchas veces decir: ¿Quién se iba a imaginar que esto iba a pasar? Seguramente, nadie. O quizás los chinos, que desde su severo confinamiento eran los únicos conscientes de la que se nos venía encima. Y se nos vino. Con el argumento de que nadie se lo esperaba y sin estar preparados para ello, la solución fue la alarma general, paralizar el país y quedarse en casa. El confinamiento fue duro, aunque cada uno se buscara, si podía, el entretenimiento entre sus cuatro paredes, nadie quiere ahora volver a ese punto. Por algo será. Como que ya hemos estado y sabemos lo que es. De marzo a mayo la pesadilla y en el mes de junio, doblegada la curva y tras sucesivas desescaladas, Sánchez anunciaba triunfalista que habíamos ‘vencido al virus’. Y la sociedad se relajó.

Ha habido muchas voces que avisaban, durante los meses de verano, de lo que iba a pasar en otoño. Como la madre que repite cuarenta veces al trasto de su hijo ‘bájate de ahí que te vas a caer’ y el niño no se baja. Hasta que el rapaz se esnafra. Y después, ¿qué? Pues que se harta de llorar y además le mandan a su cuarto castigado. Han pillado la metáfora, ¿verdad? El niño es incontrolable, pero si alguien hubiera puesto una colchoneta debajo, el golpe habría sido más leve. También podrían haberle educado desde pequeño para que obedeciera, pero a eso ya llegamos tarde.

Pues así estamos ahora, cayendo en picado para darnos de bruces contra el suelo. Podía haber escrito ‘si nada lo remedia’, pero parece inevitable.

No es un problema solo de España, está ocurriendo en toda Europa, pero resulta que somos los líderes en casos y muertes. No nos hacía ninguna falta esa ventaja. Ante lo inevitable, en todo el continente se están endureciendo las restricciones, se limitan las reuniones sociales y los horarios comerciales y en muchos países se establece el toque de queda nocturno. Aquí, ya saben, ayer va a ser que sí y hoy que no. Bueno, mejor que sí. Primero era nacional y luego por Comunidades Autónomas. Unos desde las 22.00 horas y otros empiezan a las 0.00 horas. ¿O era todos desde las 23.00? Imposible acordarse. Algunas comunidades echan el cierre perimetral, otras no. Y el Gobierno propone un nuevo estado de alarma de seis meses, toda una eternidad de aquí a mayo. Aún no es seguro.

De momento, Castilla-La Mancha se cierra perimetralmente hasta el 9 de noviembre. Y después, ya veremos. ¿Eso quiere decir que no podemos salir de la Comunidad? Así es, al menos no sin un motivo justificado. Y las restricciones nocturnas a la movilidad urbana en nuestra región, o lo que es lo mismo y bastante más simple, el toque de queda, será desde las 0.00 hasta las 6.00 horas. Si en unos días cambia, no me hago responsable del error en este texto.

Lo que no entiendo ni he entendido en todos estos meses es por qué no se ha creado un comité de expertos. Pero uno de verdad. Médicos, científicos, economistas, virólogos, sociólogos, psicólogos, especialistas en cada uno de los puntos fuertes y flacos de la difícil situación que estamos viviendo. Gestores, no políticos. Expertos, no improvisadores. Cada día vemos en televisión o leemos en algún medio interesantes artículos y entrevistas a buenos profesionales en cualquiera de estas materias. Saben de lo que hablan, analizan las circunstancias con una claridad abrumadora y proponen soluciones. ¿Por qué no se les ha escuchado? ¿Por qué no les consultó el Gobierno antes? ¿Les va a pedir ayuda en algún momento?

Estamos entrando en la segunda ola meses después de la primera experiencia y poco se ha mejorado en los hospitales. Los sanitarios están mucho más preparados en cuanto a conocimientos, porque ahora saben mejor a lo que se enfrentan, pero están exhaustos y la idea de volver a la locura que vivieron no debe ser muy agradable. De ahí los gritos desesperados a la población irresponsable. Pero los medios son los mismos. ¿Por qué no se han preocupado desde la administración en que estén ahora mejor equipados? Tiempo han tenido. En Guadalajara, ¿no podían haber trabajado día y noche para terminar ya la zona nueva del hospital? No necesitamos actos de foto con cortada de cinta, pero vendría bien una zona solo para enfermos de Covid, y más UCIs, por ejemplo, y no limitar otras áreas del hospital.

Parece que llegamos tarde. El batacazo nos espera sin red ni colchoneta. ¿No les dan ganas de salir corriendo? A mí, muchas. Pero tendría que ser una carrera inter-perimetral, no se preocupen, no se me olvida. Hasta la fábrica de Mahou en Azuqueca y vuelta, no me salgo. Suerte a todos y ¡salud!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .