Campanas al vuelo

Por Sonsoles Fernández Day

La farmacéutica estadounidense Pfizer y su socia alemana BioNTech anunciaban el pasado lunes que su vacuna contra la Covid-19 tiene una efectividad que supera el 90% y la euforia general ha sido inmediata. Ya no se habla de otra cosa. Los constantes gráficos de datos pandémicos que ocupaban los informativos han sido sustituidos por imágenes de fábricas de medicamentos. Cientos de botecitos circulan por las cadenas entrando en sus cajas, listos para ser enviados al mundo. Sin embargo, estos botes tan televisivos, serán de la vacuna contra la gripe A o de la del sarampión, porque la vacuna contra el virus SARS-C0V-2 todavía no ha salido al mercado. Ya están vendiendo la leche y aún no tenemos la vaca en casa.

Dicen las últimas noticias que Salvador Illa, ministro de Sanidad, vaticina que las primeras dosis podrían llegar a principios de 2021 aunque la vacunación masiva no será hasta la próxima primavera. Anunciaba el ministro en una entrevista que han encargado 20 millones de dosis de Pfizer que permitirían inmunizar a 10 millones de personas, ya que son dos dosis por persona. Después aseguraba que la vacuna será gratuita y que se está trabajando en el orden de grupos que se vacunarán y en la logística para conservarla.

No debe ser nada fácil pelearse a nivel mundial con la empresa que asegura haber encontrado la vacuna contra el virus que está atacando a todo el planeta. Yo me lo imagino como algo muy loco. ‘¡Compra, compra! ¿Cuánto cuestan? ¡Venga va, 20 millones de dosis para empezar y luego ya vemos!’ Además, en inglés. Muy loco todo. Y más loco todavía salir a una rueda de prensa y ponerse a ‘vaticinar’, como si de Rappel se tratara, con las fechas de llegada y distribución entre la población. Parece que no han aprendido en lo que llevamos de año que con esto del coronavirus no se debe vaticinar nada, excepto que se pueden equivocar.

No aprenden no, especialmente el señor Fernando Simón, que lleva vaticinando desde enero y no ha dado una, y lo ha vuelto a hacer esta semana. El experto epidemiólogo decía que no es que ‘vayamos muy favorablemente’ pero los datos hacen pensar que ‘estamos en una fase de estabilización y de remisión, que sería muy bueno’. Esto lo dijo el día en que en España se contabilizaban 411 fallecidos por coronavirus, el número más elevado de la segunda ola. No es que en Francia les vaya mucho mejor, pero hemos dado que hablar, señor Simón. Le Figaro titulaba, ‘A pesar de un número récord de muertes en 24 horas, España dice estar en fase de ‘estabilización’.

Nada me gustaría más que creer que ‘la cosa’ se está estabilizando, pero no tiene pinta. El propio Ministerio de Sanidad ha elaborado un informe que, basándose en los datos de ocupación hospitalaria, la tasa de positividad y la incidencia acumulada (recuerden, ese dato pandémico que significa casos diagnosticados por cada 100.000 habitantes), pone a 15 regiones en riesgo extremo. Solamente Galicia y Canarias permanecen en riesgo medio y Murcia y Baleares en riesgo alto. El resto del mapa, estamos pintados de rojo oscuro, aunque la situación no es la misma en las 15 Comunidades Autónomas. Madrid ha conseguido descender al último puesto de la lista, con 331 casos por 100.000 habitantes y en la peor posición, arriba del todo, está Ceuta con 1.075. Castilla-La Mancha está en el puesto 13 con 519. Pueden consultar el ranking semanal en internet, porque ya no sale en la tele. Ahora solo los botecitos de vacuna.

Esta semana también estaba Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha, en tono adivinatorio. ‘Empieza a haber decisiones contradictorias que entiendo que marean a la ciudadanía. A veces es complicado orientarse. Me da que el Gobierno va a plantear medidas más homogeneizadoras’. El vaticinio del presidente de nuestra región es que a corto plazo las medidas se dictarán a nivel estatal. Él mismo desea que las directrices para la Navidad sean ‘unificadas’. Soy fan de Emiliano. Al pan, pan y al vino, vino. Está la ciudadanía completamente mareada, sí señor.

Veremos qué pasa con la vacuna de Pfizer. Si sale, si llega, cuándo llega y a quienes. Los vaticinios más negros tienen el punto de mira en solucionar su distribución. Pertenece a un tipo de vacunas llamado ‘ultrafrías’, porque deben transportarse a temperaturas por debajo de los -70ºC. No va a ser fácil de almacenar ni manejar. He leído que ni siquiera algunos sofisticados hospitales norteamericanos están preparados. ¿Dónde nos sitúa eso a nosotros y nuestros medios?

Otra cuestión va a ser si la población acepta vacunarse. En las últimas encuestas hay un 43% que se niega a hacerlo. No está previsto que sea obligatorio y dicen que empezarían por los sanitarios y los grupos de riesgo. También dicen que hasta que al menos el 70% de la población esté vacunada, no se nota la efectividad. Queda mucho recorrido aún como para estar repicando las campanas. Aunque un poquito de esperanza no nos viene mal, pero con realismo.

Una buena campanada ha sido la bajada del IVA de las mascarillas del 21% al 4%. Especialmente porque en realidad hace ya seis meses que lo podían haber aprobado. Que no se pongan ahora medallas, esto hacía falta desde el principio. Como exigir un PCR a las personas que vienen de países de riesgo. Ya era hora.  

Que me voy del tema y me extiendo demasiado. Cuando nombré a Rappel me puse a pensar qué será de él. Tiene 75 años y está en el grupo de riesgo, pero sigue en activo, al menos tiene página. Mi horóscopo dice: ‘Tienes mucho sueño y por las noches no descansas como debieras’. Efectos colaterales de la pandemia, queridos amigos, eso no es adivinar, es el 2020.

Salud y buen humor para todos.


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .