Ayudas públicas, diques de contención locales (I)

Frutería Alba, Marchamalo. Iniciar un pequeño negocio en estos momentos es una apuesta arriesgada.

Por Gloria Magro.

La empresa ha enviado a sus trabajadores un detallado informe con todos los recortes aplicados para lograr el mayor ahorro posible y la mayor contención de gasto. Se trata, claro está, de asegurar su supervivencia y en cierto modo de evitar en lo posible pérdidas de capital humano, esto es, de evitar despidos, lo que en principio parece digno de encomio y admiración. Recibida la misiva, el personal respira aliviado después de meses de incertidumbre. En el mercado y en la guerra todo vale, viene a decir el comunicado, y en el contexto actual somos nosotros o ellos, en este caso sus proveedores y hasta ahora y de alguna manera, socios comerciales.

Vista la extensión del informe, el tajo que esta compañía ha aplicado a todos los procesos que repercuten en su actividad ha sido significativo. No hay que ser muy avispado para intuir que a las empresas que vivían bajo su paraguas les han aplicado un garrote vil sin juicio previo. Es la constatación de que en el mercado prevalece la ley del más fuerte: la empresa privada no toma prisioneros, la supervivencia está por encima de cualquier otra consideración. Esas medidas drásticas y en el contexto actual, generalizadas, no se quedan ahí, aisladas en un sector, sino que caen en cascada sobre el resto de la economía. Abajo, en la base de la pirámide, los últimos en sufrir las consecuencias de estas decisiones empresariales que parecen tan lejanas son los pequeños comercios, negocios y pymes que conforman a pie de calle el tejido social de pueblos y ciudades.

Al otro lado del espectro y con otras miras y voluntades, las instituciones públicas se esfuerzan por revertir la situación actual a través de ayudas directas e inmediatas de rápida resolución. En primera línea de solidaridad, ayuntamientos y diputaciones, los más conscientes de los efectos de esta crisis pandémica sobre las pequeñas economías de cercanía. A la espera de que lleguen las ayudas europeas, las administraciones locales llevan meses ejerciendo de dique de contención económica y social.

Hasta el momento, 214 empresas de ocio, hostelería y espectáculos han solicitado la línea de ayudas ofertada por el Ayuntamiento de Guadalajara, y una vez resuelto el expediente, antes de final de año, podrían recibir entre mil quinientos y cinco mil euros. Según el alcalde, Alberto Rojo,son ayudas con las que estamos muy satisfechos y son muy importantes para sectores duramente castigados por las restricciones, como la hostelería o el ocio nocturno. A ellas destinamos 500.000 euros”. Esta actuación municipal se enmarca dentro del Pacto por la Recuperación Económica y Social firmado por el consistorio, los sindicatos mayoritarios CCOO y UGT y CEOE-Cepyme, al que el Ayuntamiento ha destinado 6,7 millones de euros. Ahí va incluida una partida de 3,1 millones dirigida a programas y ayudas directas para autónomos y microempresas, además de 1,1 millones de euros para planes de empleo y recualificación profesional, así como 1,5 millones para medidas sociales. El pacto se completa con el millón de euros que el Ayuntamiento ya está destinando a la lucha contra el virus, las campañas de concienciación a la ciudadanía, la adquisición de EPIs y la correcta prestación de servicios públicos esenciales.

Todo ese dinero repercute directamente en la economía local en el momento en el que más se necesita. Según la presidenta de CEOE-Cepyme Guadalajara, María Soledad García, a día de hoy “las empresas necesitan ayudas para su supervivencia“, ya que “la crisis del coronavirus nos ha sobrevenido sin esperarlo y hay que reconocer que nadie estaba preparado para la situación tanto económica como social y sanitaria en la que nos encontramos en estos momentos“, afirma y en un momento en el que parecía que el sector empresarial de Guadalajara se recuperaba de la crisis de 2008, según esta patronal. Por sectores, la presidenta de los empresarios no se atreve a hacer distinción: “todos se han visto afectados, pero quizá por mencionar algunos, quizás los más visibles: turismo, hostelería, comercio, ocio transporte de viajeros, estaciones de servicio… pero como he dicho, ha sido una afectación general. Estos son los sectores directos pero tenemos que tener en cuenta que hay multitud de pymes y autónomos que dan servicio a estos sectores que también se han visto y se están viendo afectados por estas restricciones”, explica en el último boletín mensual de la organización.

Más allá de la capital, las cuatro convocatorias de subvenciones puestas en marcha a lo largo de este último año por la Diputación de Guadalajara para apoyar a los pequeños negocios rurales en el mantenimiento de su actividad, han recibido un total de 945 solicitudes que todavía están en fase de resolución. La institución provincial ha destinado un total de 3,2 millones de euros a mantener y fortalecer la estructura económica en las zonas rurales e incluyen financiación para inversiones en maquinaria e infraestructuras, gastos corrientes, fomento de la contratación, el autoempleo y la iniciativa emprendedora y el pago de tributos municipales. El presidente de la Diputación, José Luis Vega, ha destacado que “el equipo de Gobierno tiene muy claro el apoyo que necesitan los pequeños negocios rurales de la provincia para mantener la actividad económica y los servicios en nuestros pueblos” y que “a las líneas de ayuda que ya teníamos previstas antes de la pandemia, hemos tenido que sumar otras nuevas para paliar los efectos negativos de la crisis sanitaria para muchos trabajadores autónomos y pequeñas empresas“. Estas convocatorias están encaminadas a dar respuesta inmediata a los efectos del Covid.

Con independencia de su tamaño, y al igual que sucede en el resto del país, los pueblos de Guadalajara acusan el efecto de la pandemia en sus economías. En la medida de sus posibilidades los ayuntamientos han puesto en marcha medidas que contribuyan a paliar sus efectos. En Yebes, ya en verano se aprobaron exenciones fiscales para los vecinos y ayudas a sus empresarios con cargo a la partida presupuestaria destinada a las fiestas, suspendidas este año. Las medidas implementadas han ascendido a cerca de 140.000 €. En Marchamalo, se han concedido hasta el momento 6.000 euros en ayudas directas a 27 autónomos y micropymes locales. Se trata de un segundo paquete de ayudas a aquellos pequeños negocios afectados por el cierre decretado durante el Estado de Alarma. Estas ayudas se enmarcan dentro del ambicioso plan de reactivación económica elaborado por su consistorio, Re-Activa Marchamalo, dentro del cual se han puesto a disposición 100.000 euros para ayudas de emergencia social, un Plan de Empleo Extraordinario a través del que se ha contratado a 10 personas en riesgo de exclusión social y una Bolsa de Empleo Joven en la que se ha contratado a 52 personas de entre 16 y 25 años.

Todas las ayudas son bien recibidas aunque se trate de gotas en un océano de necesidad. Denotan voluntad y compromiso con el tejido social y empresarial en localidades que no cuentan con grandes recursos propios. “Estamos intentando resolverlas lo más rápido posible, en cuanto se presenta toda la documentación requerida, tramitando las resoluciones con carácter urgente para que esa ayuda, tan necesaria, llegue al tejido económico de nuestro pueblo para contribuir a su mantenimiento”, explicaba hace algunas semanas el alcalde de Marchamalo, Rafael Esteban, quien recuerda la política que habitualmente sigue en este caso su Ayuntamiento en cuanto a pequeñas compras y encargos de suministro es “buscar lo que necesitamos entre las empresas vinculadas con nuestro pueblo, siempre que la ley nos lo permite”. Y aún así, no siempre llega la información a donde debe.

A escasos metros del edificio consistorial, en el centro de la localidad, se inauguraba esta semana un nuevo comercio, la “Frutería Alba“. Aún sin cartel en la puerta, esta iniciativa es una chispa de esperanza y fe en la recuperación y el futuro. Su propietaria, María Luisa Cortés, es perfectamente consciente de que no es el mejor momento para emprender pero su apuesta es clara. El plan de negocio está ligado al contexto actual: un producto de primera necesidad y de calidad incuestionable que no se ve afectado por los vaivenes de la demanda, “nadie toca la fruta excepto yo“, señala. Con ese elemento diferenciador, puesto que su competencia son los establecimientos autoservicio y las grandes superficies donde el producto está al alcance directo del comprador, esta autónoma se levanta cada día de madrugada para traer el género de Mercamadrid. De momento ha asumido en solitario la inversión necesaria y el alquiler. Al ser un negocio de nueva apertura no ha solicitado ningún tipo de ayuda ligada a la pandemia pero es consciente de que cualquier subvención o exención sería bien recibida, así que se muestra interesada en las que puedan estar en vigor en su municipio aunque en principio las desconoce. Las puede consultar en la aplicación de Marchamalo y en las redes sociales municipales. En su primer día de apertura las clientas no dejan de entrar, valoran la calidad del producto y lo que es más importante: compran. María Luisa es cauta, la frutería la ha abierto pensando en sus hijas, y el mañana es una incógnita que espera la encuentre con la puerta de su negocio abierta. Y por mucho tiempo.

Al igual que esta pequeña empresaria, la mayoría de comerciantes y autónomos luchan por salir adelante en toda la provincia. Detrás de ellos, el Gobierno regional y las administraciones locales se vuelcan en intentar paliar dentro de sus posibilidades un contexto complicado que compromete su viabilidad presente y futura. Más sobre ayudas de cercanía de instituciones locales y provinciales, así como del Gobierno regional y de negocios que las han solicitado, el próximo sábado en El Hexágono de Guadalajara.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .