Se habla español

Por Sonsoles Fernández Day

Cualquiera que viaje por el mundo, probablemente la experiencia más enriquecedora que existe en la vida después de saber leer, suele necesitar ayuda en algún momento. Estamos de acuerdo en que ahora tenemos a San Google para guiarnos, pero resulta demasiado frío a veces. Y aún quedan lugares en el mundo sin cobertura, afortunadamente.  Lo lógico es que el viajero pida ayuda a los locales y comience aludiendo a su idioma de origen o a otro que domine. Así, preguntará: Do you speak English?, Parlez-vous français?, Sprechen-Sie Deutsch? o, por supuesto, podría preguntar: ¿Habla usted español?

Según los últimos datos del Instituto Cervantes, 580 millones de personas hablan español en el mundo. De ellos, 483 millones son hispanohablantes nativos, lo que convierte al español en la segunda lengua materna del mundo por número de hablantes, solo por detrás del chino mandarín. El español es la tercera lengua más utilizada en Internet después del inglés y del chino. También es la segunda lengua más utilizada en Wikipedia, Facebook, Twitter y Linkedin.

En lo que se refiere a economía mundial, el español es la cuarta lengua más poderosa del mundo, ligeramente detrás del francés y del chino, aunque a más distancia del inglés. El español ocupa la tercera posición en la ONU y la cuarta en la Unión Europea.

Después del inglés, el español es la segunda lengua en la que más documentos de carácter científico se publican. Y, otro dato más, España es el tercer país exportador de libros del mundo, después del Reino Unido y Estados Unidos.

Con toda esta información se entiende que nuestro idioma, el español o castellano, como prefieran, es uno de los más importantes del mundo. Es un idioma del que debemos sentirnos orgullosos. O quizás tendría que escribir ‘deberíamos’, porque no parece que algunos estén de acuerdo.

Como no hay un cambio de Gobierno sin su ley orgánica de educación, mi más sincero apoyo a todos los profesores, Isabel Celáa, la ministra de Educación y Formación Profesional, quiere pasar a la historia con su propia reforma educativa, la LOMLOE. Las siglas de la también llamada, por razones obvias, Ley Celáa, corresponden a Ley Orgánica de Modificación de la Ley Orgánica de Educación. ‘La parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte’. ¿Les suena? Se parece, pero lejos de una comedia, esta señora se acerca más a Terminator.

Es algo así como que la LOMLOE llega para cargarse la LOMCE del 2013, ley Wert del gobierno Popular, y recupera y modifica la LOE del 2006.

Aunque arriesgándome a meterme de lleno en la noche en la ópera de los hermanos Marx, voy a intentar explicar la nueva enmienda. Primero aclarar que lengua vehicular, curiosa expresión, hace referencia a la que se usa en educación cuando existen varias lenguas maternas.

La actual LOMCE establece que ‘el castellano es lengua vehicular de la enseñanza en todo el Estado y las lenguas cooficiales lo son también en las respectivas Comunidades Autónomas.’ En un principio, el proyecto de reforma de Celáa decía que ‘las Administraciones educativas garantizarán el derecho de los alumnos y las alumnas a recibir enseñanzas en castellano, lengua oficial del Estado, y en las demás lenguas cooficiales’. Además, añadía que ‘el castellano y las lenguas cooficiales tienen la consideración de lenguas vehiculares’.

Pues bien, finalmente la LOMLOE elimina de ese texto inicial el castellano como ‘lengua oficial del Estado’ y como ‘lengua vehicular’.

Ya lo dijo Fernando Fernán Gómez, ‘¡A la mierda!’. Tenemos la segunda lengua más hablada del mundo, pero nada como eliminar una referencia en la ley educativa y el castellano pasa a estar en manos de las autonomías, o lo que es casi lo mismo, deja de ser nuestra lengua oficial. Aunque, de momento, eso es anticonstitucional. Ya podían haber borrado ‘los alumnos y las alumnas’ porque según la RAE, que de español sabe mucho, son desdoblamientos artificiosos e innecesarios.

Otro punto polémico de la Ley Celáa es el de los centros de educación especial, a los que pone fecha de caducidad. Dice que habrá ‘un plan para que en el plazo de diez años los centros ordinarios cuenten con los recursos necesarios para poder atender en las mejores condiciones al alumnado con discapacidad’.

Difícil, por no decir, imposible. La plataforma ‘Educación Inclusiva Sí, Especial También’ denuncia que el proyecto va ‘contra los colegios de educación especial’. La Fundación Nipace de Guadalajara insiste en que las necesidades de los niños que ellos atienden ‘no pueden ser satisfechas en un colegio ordinario, ya que precisan de una atención y de unos ritmos de aprendizaje muy distintos al resto del alumnado’. Por esta razón manifiestan su total rechazo a esta ley. Es de una lógica aplastante. Los niños ‘especiales’ necesitan una educación ‘especial’.

Los colegios concertados también salen perjudicados. La nueva ley suprime la demanda social como criterio para aumentar sus plazas. Es decir, el ministerio decide en el caso de que la demanda de plazas supere la oferta. Según los centros concertados esta medida pone en riesgo su futuro y el de los educadores, además de que va en contra de la libertad de elección de las familias.

Por otra parte, se eliminan las cuotas voluntarias de las familias alegando que ‘ya están sostenidos con fondos públicos’ mientras que los centros defienden que el concierto educativo no llega para cubrir el coste de la plaza escolar.

Más de la parte contratante y más de la primera parte. No existe desde el Ministerio un interés por conseguir una educación de calidad, la importancia de enseñar y aprender nuestro idioma y nuestra cultura.  Otra vez a vueltas con la asignatura de Religión y suspender o repetir curso se convierte en una anécdota. Es, una vez más, una ley política.

Tanto hablar de inmunidad de rebaño, que vamos a acabar criando borregos. Mientras las olas del coronavirus nos van pegando los sucesivos revolcones, este gobierno va soltando sus particulares tsunamis. Ya nos tocará levantar los destrozos, si fuera posible. Pero hablando español, siempre.

Un pensamiento en “Se habla español

  1. Ésta gentuza,porque son gentuza,no les interesa tener a personas preparadas,cuanto más torpes y analfabetos mucho mejor.Respecto a la educación especial es una aberración lo que pretenden hacer,si alguno de éstos personajes tuvieran hijos “especiales”seguramente tendríamos muchas más escuelas para ellos.La señora Celaà ha perdido la cabeza,qué bien estaría en su casa haciendo ganchillo!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .