El C.D. Guadalajara, con un objetivo claro pero sin rumbo fijo

Por Mario del Amo

Estadio Pedro Escartín / Foto: La Preferente

Tras cinco partidos al frente del equipo, el Deportivo Guadalajara destituía a Navarro Montoya.

El término caos proviene del griego χάος (khaos), vocablo empleado por Hesíodo por primera vez. En su origen, el término designaba a un abismo oscuro, pero en las cosmogonías y en la filosofía griega significaba “masa de materia sin forma”.

La teoría del caos explica que el resultado de algo depende de las distintas variables y que es imposible de predecir. Para otros filósofos, como Nietzsche, “la realidad es caótica, contradictoria, imprevisible, cambiante”.

Esa masa de materia sin forma representa la realidad del Deportivo Guadalajara, caótica, imprevisible y cambiante, sin rumbo fijo.

FOTO: José Andrés Merino/CD Guadalajara

La llegada de Navarro Montoya a los banquillos, procedente de Boca Juniors, como director de las divisiones juveniles e infantiles del club argentino, daba un aliento de esperanza a la afición morada, en el intento de resurgir el club a lo que un día fue.

Cinco partidos ligueros en total, dos victorias, dos empates y una derrota después, el club alcarreño prescindía del técnico argentino. El principal motivo del cese, según Ser Deportivos Guadalajara, es la gestión de la cantera realizada por el “Mono”.

“El club le agradece la profesionalidad y los servicios prestados durante estos meses”, escribía el Club Deportivo Guadalajara en el comunicado oficial.

Gonzalo Ónega Sobrino, de 36 años, fue presentado el 25 de noviembre como nuevo técnico del club alcarreño, tras su paso por el juvenil B del Getafe C.F. “Valoro más el esfuerzo que el talento, intento siempre predicar con ese ejemplo”, indicaba Ónega en Ser Deportivos Guadalajara.

Todos los alcarreños soñamos con volver a ver a ese súper Depor en segunda división, tal y como sucedió en 2011, con Carlos Terrazas en el banquillo, en la época dorada del club.

Actualmente la realidad es otra. Una constante nube negra alumbra el natural del Pedro Escartín, y, reflejo de ello, la situación del club.

Los problemas extradeportivos marcan constantemente el crecimiento de una plantilla que, año tras año, se renueva prácticamente y que a pesar de todas las dificultades, termina cumpliendo.

Como todo en la vida, es necesario un mínimo de estabilidad, y en ámbitos deportivos, a pesar de este fútbol resultadista, es aún más necesaria. El objetivo del club es claro, lograr el ascenso a Segunda División B, en un Deportivo Guadalajara que, con un objetivo ya determinado, vaga sin rumbo fijo.

Tornar el caos en orden, dando forma a esa materia, es la necesidad del club para cambiar su realidad por completo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.