Iluminados y encendidos

Por Sonsoles Fernández Day

El Ayuntamiento de Guadalajara se ha gastado 225.000 euros en las luces de Navidad del 2020. La inversión nos ha colocado, según un ranking publicado en un programa de La Sexta, en el noveno puesto de las ciudades que más gastan en España en luces de Navidad. Ni más ni menos que por delante de Vigo. Ahí queda el dato. Sin embargo, debemos ser de los últimos, podría decirse del planeta, en disfrutarlo. Parece que el Ayuntamiento ha decidido que se monte la decoración de manera paulatina, y a día de hoy, aún no conocemos todas las calles que serán iluminadas. Mientras que en algunas zonas de Guadalajara ya es Navidad, el resto de la ciudad espera impaciente y hasta mosqueada, a ver si le toca la alegría de la bombilla o la oscuridad del olvido.

Me contó una amiga que había escrito el domingo pasado al Ayuntamiento porque le pareció ‘lamentable’ pasear por la calle Virgen del Amparo y no ver ni una sola luz de Navidad que, decía ella, ‘nos alegran en momentos tan dolorosos’. Al día siguiente Sara Simón, concejala de Festejos, le contestaba que iba a haber iluminación en todas las calles del centro y también en todos los barrios pero que habían querido ‘evitar aglomeraciones e ir generando nuevas motivaciones para salir a disfrutar de la ciudad’.

Este mismo argumento se dio a los medios. En 2020 no habría acto de encendido del alumbrado navideño para evitar las concentraciones que dicho evento generaba. Por ello, ‘distintas calles y rotondas de la ciudad se irán incorporando día a día’.  Tal vez alguien debería recordarle a la señora Simón que la calle Mayor de Guadalajara no es la Gran Vía de Madrid ni vamos a encender el árbol del Rockefeller Center. ¡Qué más quisiéramos! Se puede prescindir del acto oficial, pero todos sabemos que, por desgracia, no tenemos tantos comercios en las calles céntricas de Guadalajara como para que se colapse. Ni con un millón de bombillas LED.

Es lógico que este gasto tan elevado, especialmente por el momento de crisis económica que atravesamos, esté generando críticas. Nadie está en contra de que se ilumine la ciudad, pero también se podía haber empleado una gran parte de ese dinero en ayudas a los más desfavorecidos por la pandemia. El Ayuntamiento lo justifica alegando que ‘la población necesita alegría‘, y las luces además son un incentivo para que la gente acuda a los comercios y a la hostelería local, sectores muy perjudicados en estos momentos. Eso suena fenomenal, pero nos acercamos al ‘casco antiguo’ (lo pongo entre comillas porque así lo definen), calle Miguel Fluiters y aledaños, y ahí no han puesto iluminación, solo unos muñequitos que, según me cuentan, estos días de viento han salido la mitad volando.

Un cartel anuncia esa calle como Paseo Comercial Miguel Fluiters, #elcentrosemueve #NavidadMiguelFluiters, sin embargo, no tienen derecho a ninguna del millón de bombillas LED que se repartirán por la ciudad. Recuerdo una época en que ponían alfombras rojas y pequeños abetos delante de las tiendas. Nada de eso. Solo muñequitos voladores y, según decía un señor cuando yo estaba allí haciendo la foto, ‘Pasas por aquí por la noche y dices: joder, ¡qué oscuro está esto!’. Así se mueve el centro, a oscuras. Sobra decir que los comerciantes de la zona están indignados. Los pocos que quedan, que cada vez más van echando el cierre.

Aún faltan las 60.000 luces que se van a instalar en la Plaza Mayor ‘para convertir su techo en un cielo estrellado’. De momento, delante del Ayuntamiento hay un Pinocho gigante que está generando mucha polémica en las redes sociales. Hay que reconocer que muy navideño, no es. Como dicen en un programa americano de ventas de casas, o lo odias o lo amas. Resulta que el muñeco va con los Food Trucks que se han instalado en la plaza. Imagino que están perfectamente higienizados Covid-free. Lo que va a pasar es que la gente se quitará la mascarilla para comer en la calle. También imagino que quien lo contrató lo habrá pensado. Por cierto, me pregunto qué opinarán al respecto los hosteleros de la zona.

Hasta el 18 de diciembre no se podrán visitar ‘Los Jardines mágicos del Palacio del Infantado’. Yo he echado un vistazo cuando pasaba con el coche y he visto unos cuantos muñecos de Disney y unos señores instalando unas luces. Parece que va a ser algo muy infantil. Tristemente, delante del Palacio, lo más bonito que tenemos, no hay ni un detalle navideño. Tampoco llegaron las luces. En los jardines se va a instalar una carpa donde habrá teatros, recitales y musicales. Las entradas gratuitas se podían recoger en taquilla desde el día 14 de diciembre. No se molesten en hacer la cola, ya se han agotado. Otra polémica que he visto en las redes. ¿Cómo es que se han agotado las entradas antes de que se pudieran recoger en taquilla? Es la magia del jardín, seguramente. Y el aforo limitado.

Ojalá que las calles y barrios de Guadalajara que esperan ansiosos su brillo navideño lo consigan antes de que se agoten las bombillas. Que los guadalajareños lo disfruten con cabeza y las UCIS se vacíen. No quiero ser aguafiestas, pero este fin de semana ha habido 10 fallecidos por Covid-19 en la provincia, la mayor cifra de la segunda ola.

Navidad es sinónimo de consumo y de fiesta. Probablemente lo que más nos apetece a todos, pero también lo que menos nos conviene. Que no nos cieguen las luces.

Un pensamiento en “Iluminados y encendidos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .