Alternativas contra la despoblación rural

Cartel publicitario del servicio de autobuses gratuitos puesto en marcha por los Ayuntamientos de Trillo, Cifuentes y Masegoso. // Foto: El Heraldo del Henares

Por Juan Palomeque Torres.

En las últimas semanas se han venido sucediendo algunas iniciativas por parte de pueblos de la provincia de Guadalajara que han puesto de actualidad al medio rural de nuestra provincia. Estos movimientos vuelven a poner de actualidad en nuestra provincia el tan aplazado debate sobre la despoblación del medio rural. Este es un debate que trasciende al conjunto del país y seguramente al caso español, pero en el caso de nuestra provincia, lo sangrante de la cuestión es que tenemos un patrimonio histórico que por falta de voluntad política carece de una promoción turística adecuada.

Ahí está por ejemplo la iniciativa que desde hace tres semanas llevan impulsando de forma conjunta los Ayuntamientos de Cifuentes, Trillo y Masegoso de Tajuña. En este caso, el alcalde de Cifuentes, Marco Campos, llegó a tirar de la ironía para hacer llegar a la opinión pública la desatención que vive el municipio, y puso en Wallapop a la venta la parada de autobuses de Cifuentes unas semanas antes de que se pusiese en marcha un autobús gratuito que sale de Guadalajara todos los viernes y retorna el domingo a la capital. Bromas aparte, queda claro que lo que interesa realmente es llamar la atención sobre la falta de voluntad que existe para comunicar mediante transporte público los citados pueblos. Con la intención de promover el turismo rural, esta iniciativa busca acercar un pueblo de un indudable valor histórico como es Cifuentes a la ciudadanía de Guadalajara.

Por otro lado, el pasado jueves día 3 de diciembre se emitió en La 1 de TVE una edición del programa El Paisano dedicada a Cogolludo. Este programa, nacido precisamente para llamar la atención sobre la despoblación del medio rural de nuestro país, se dedica a poner en contacto con el gran público la vida cotidiana de municipios españoles de menos de 1.000 habitantes. El formato del programa está pensado para buscar la complicidad de los vecinos del pueblo en cuestión, y en ese sentido abusa un poco del humor blanco, pero en realidad el mérito del programa es llamar la atención de los telespectadores sobre los tesoros perdidos que se alojan en el interior de nuestro despoblado medio rural. En cualquier caso, a los hosteleros y restauradores cogolludenses no creo que les importe excesivamente la acidez de los monólogos de Leo Harlem si tenemos en cuenta las millonarias cifras de audiencia del programa y su emisión en horarios nocturnos de máxima audiencia. Que El Paisano haya rodado un programa en Cogolludo ayuda a que todos aquellos que desconozcan o hayan olvidado la gran gastronomía o el magnífico patrimonio que tiene Cogolludo tengamos una oportunidad de oro para enmendar nuestros errores.

Estas son solo dos iniciativas que muestran a las claras que hay ejemplos de pericia política de pueblos de nuestra provincia que saben cómo llamar la atención de forma elegante. También la semana pasada se conoció que en Mondéjar se han instalado códigos QR que explican a los turistas y al conjunto de la ciudadanía en general el valor histórico del pueblo. Explicaciones de los monumentos e hitos históricos más importantes del Mondéjar se ponen a disposición del público de manera gratuita a través del teléfono móvil. Otro ejemplo más de explotación sensata de recursos económicos que vuelve a poner de actualidad a otro pueblo más de nuestra provincia que cuenta con un patrimonio histórico valioso.

Que estas iniciativas hayan podido dar con la lucidez necesaria para llamar la atención sobre los respectivos atractivos que atesoran no tiene porqué desmerecer el esfuerzo que se hace diariamente en los pueblos de nuestra provincia para combatir el desinterés con que se mira muchas veces al medio rural. Quizá sea esa la cara oculta y menos amable de la política, la de los concejales sin sueldo o la de los vecinos que se tienen que pelear en sus Ayuntamientos tener unos servicios públicos mínimamente dignos, y quizá esas son las realidades sobre las que debiéramos estar alerta quienes creemos firmemente en la recuperación del medio rural, pero cuando hay iniciativas que aciertan en hacernos volver la vista hacia nuestros pueblos, hay también que darse cuenta de ello y reconocer en su justa medida la lucidez de tales proyectos.

Está muy bien que hoy en día la fisonomía de nuestra provincia haya cambiado y hayamos experimentado durante los últimos 20 años un fuerte incremento de población cifrado en un aumento de unos 80.000 habitantes. Desde ese punto de vista, en esos datos se hace evidente la apuesta política por convertir al corredor del Henares en un gran almacén logístico y de ello se beneficia nuestra provincia. Hay realidades urbanas dentro de nuestra provincia que seguramente hace 20 o 30 años eran impensables para la gran mayoría de nosotros. Todo eso es indudable que es un avance para el conjunto de nuestra provincia, pero creo que esa proyección hacia el corredor del Henares podría armonizarse de manera más equilibrada con la atención y la preservación de nuestro patrimonio histórico, y, por suerte o por desgracia, el patrimonio histórico de nuestra provincia está localizado en poblaciones rurales del interior de nuestra provincia que llevan mucho tiempo desatendidas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .