El viaje del Guernica llegó a Guadalajara

Imagen de las casetas que albergan la exposición. // Foto: Juan Palomeque

Por Juan Palomeque Torres.

El pasado jueves llegó a Guadalajara la exposición itinerante que organiza la Caixa sobre el Guernica de Picasso. En unos tiempos en los que la actividad cultural está seriamente paralizada, esta iniciativa nos acerca a los vecinos de Guadalajara una interesante exposición sobre diversos aspectos de la obra de arte más importante del siglo XX. La exposición, que va a estar abierta hasta el 15 de enero del próximo año, se revela como una magnífica alternativa de ocio cultural para estas fechas navideñas.

Titulada “Picasso, el viaje del Guernica”, la exposición no pasa solo por ofrecer un acercamiento a los visitantes de las diferentes vicisitudes y periplos que el mural ha sufrido desde que fuera oficialmente presentado durante la Exposición Internacional de París de 1937. Los distintos paneles que integran las dos salas que alberga la exposición atacan desde distintos enfoques a la genial obra antibelicista. Si bien por un lado es cierto que el reclamo es dar a conocer que el Guernica ha sido una obra exhibida en multitud de exposiciones y países a lo largo del siglo XX, en este acercamiento al Guernica también se propone atender a otros posibles enfoques desde los cuales es posible estudiar la obra. Al enfoque clásico propiamente artístico que trata de explicar el sentido y las interpretaciones de la obra, se unen otros que dan cuenta de la multiplicidad de puntos de vista que ofrece la obra. Destaca por ejemplo la cantidad de documentación que se expone relacionada con la obra. Cartas de representantes políticos de la Segunda República, de escritores y críticos de arte, del Estado español actual, de gestores de museos… pasan por dar forma a la intrahistoria del cuadro que habla de la vertiente política del cuadro. Aunque los documentos que se reproducen son obviamente copias de los originales que incluso en el Reina Sofía solo se exponen intermitentemente, estas reproducciones son útiles para comprender tal dimensión. El Guernica como un cuadro que desde sus orígenes fue concebido como instrumento de propaganda muestra en tales huellas archivísticas los debates políticos de los que fue objeto. La dimensión propagandística del cuadro es otra perspectiva que merece ser discutida de manera separada a su análisis político. Esta vertiente es la que explica que la obra haya alcanzado el carácter icónico que ha logrado con el paso de los años. Más aún, la exposición se revela en este sentido como un instrumento eficaz para comprender esta perspectiva, ya que a través de la documentación que expone da muestras del uso propagandístico que diferentes causas y movimientos han hecho de la obra para reivindicar sus ideas políticas.

Esta exposición por otro lado, está orientada para todo tipo de públicos. Tanto los que saben desenvolverse dentro del mundo del arte contemporáneo como aquellos que todavía no están familiarizados con este tipo de pintura van a encontrar información suficiente para acrecentar su conocimiento del cuadro, resolver dudas o simplemente pasar un rato agradable. No obstante, la perspectiva más interesante desde la que acercarse al estudio del arte plástico siempre va a ser la de la crítica y la Historia del Arte por encima de otras consideraciones, máxime cuando se trata de entender un arte como el contemporáneo que rechaza el canon de representación de la realidad renacentista. Desde este perfil más especializado, quizá se eche en falta repasar algunas nociones del movimiento cubista, que aunque en 1937 quedaban ya muy lejanas para Picasso es innegable que están presentes en el Guernica. Quizá también fuese conveniente para realizar un adecuado acercamiento al mural, analizar toda la obra del pintor para darse cuenta de cómo su técnica era una herramienta que adquiría vida propia a través de sus producciones y conseguía ser integrada y retematizada a través de periodos y estilos distintos. En este sentido, es conocido que Picasso cada vez que evolucionaba hacia un estilo de pintura distinto o era influenciado por una escuela o movimiento nuevo reorientaba sus investigaciones previas. Así, en la obra surrealista de Picasso bien es posible tropezar con elementos cubistas o de su época de entreguerras de “retorno al orden”, y este tratamiento más propio de la crítica de arte quizá es algo que no se aprecia en la exposición “Picasso, el viaje del Guernica”.

En cualquier caso, esta exposición es un plan genial para rellenar esos tiempos ociosos que siempre existen durante las navidades. La localización de la exposición, en la Plaza de España, no tiene pérdida, y tienen horarios amplios de apertura con posibilidad de realizar visitas guiadas. En unos tiempos en los que la oferta cultural está limitada, esta exposición consigue remar en la dirección adecuada para proponer a la gente que salga a la calle para distraerse un poco y romper con la monotonía. Que los aficionados al arte en Guadalajara tengan una oportunidad de contacto con la pintura contemporánea que les haga apagar sus pantallas o que el público general tenga la posibilidad de conectar con la pintura de Picasso es una buena noticia para estas navidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .