Aitor Gómez Cifuentes: “Estamos en el fútbol porque lo amamos”

Por Mario del Amo

Fuente: Aitor Gómez Cifuentes

El actual entrenador del C.D. Marchamalo, campeón del Mundo sub-15 y campeón de Europa sub-16, jugó en la cantera del Atlético de Madrid durante más de una década.

Aitor Gómez Cifuentes (Madrid, 06-05-82), de padre futbolero, comenzó su andadura futbolística en el Tirso de Molina, club madrileño que realizaba sus entrenamientos en el Parque del Retiro, a la edad de seis años. Un año más tarde, tras llamar la atención de uno de los numerosos ojeadores del Atlético de Madrid, entró en la cantera rojiblanca, persiguiendo un sueño.

“Fue una época maravillosa, es lo mejor que me ha pasado deportivamente, es un club grande para madurar y crecer, tanto como futbolista como persona”, indica Gómez. Sus buenas actuaciones en las categorías inferiores del cuadro colchonero le valieron para ir convocado con la Selección Española, con la que se proclamaría campeón del mundo sub-15 y campeón de Europa sub-16.

Fuente: Aitor Gómez Cifuentes

“Ser campeón del mundo y campeón de Europa es algo brutal, es algo con lo que todo jugador sueña. Grandísimos recuerdos con grandísimos jugadores”, comenta Aitor, llegando a compartir vestuario con Fernando Torres, Antonio López, Pepe Reina o Mikel Arteta, su compañero de habitación durante las concentraciones con la selección nacional. En concreto, sobre éste último: “Era un tío muy alegre y con muchas ganas de hacer cosas en el mundo del fútbol, desde aquel entonces ya analizábamos partidos”, indica Gómez.

Fuente: Aitor Gómez Cifuentes

Por aquel entonces, la Federación enviaba cartas a los clubes, indicando el día, la hora y el nombre del jugador elegido para la preselección. Poco después, en el Campeonato de Europa, el primer sueño de un jovencísimo Aitor Gómez, debutar con la Selección Española, se cumpliría.

Al enterarse de la noticia, el entonces entrenador del Atlético de Madrid, Radomir Antic, decidió premiar a Aitor, además de Elías y Mario, dos de sus compañeros del Atlético de Madrid, convocándoles a un entrenamiento con el primer equipo.

Fuente: Aitor Gómez

En el fútbol hay más momentos malos que buenos, estamos en el fútbol por que lo amamos”

“Íbamos todos los domingos al calderón y verte con el primer equipo entrenando es una pasada, un sentimiento que no se puede describir”, comenta Gómez.

En la cantera rojiblanca, los jugadores con proyección recibían una ayuda económica y, aunque no era una muy abundante, tal y como indica el madrileño, “ayudaba mucho”. Tras jugar con el cuadro colchonero en Tercera División y debutar en Segunda B, por motivos ajenos a su persona, debido a su entonces representante, Aitor Gómez pondría punto y final a su andadura en la cantera del Atlético de Madrid, tras más de diez años.

Diter Zafra, Aurrerá de Vitoria, Sangonera, Castillo de Las palmas, Móstoles y Cien Pozuelos fueron algunos de los equipos en los que Gómez jugó. “Yo iba a ir a Valladolid a jugar con el primer equipo, con cuatro años de contrato, pero finalmente terminé en el Diter Zafra, recién ascendido a segunda B, al mes medio me marché, fue un palo muy duro”, comenta Aitor, “ves que se trunca tu carrera deportiva y te deja tocado a nivel anímico, pasas de estar convocado con la Selección Española a estar en casa sin equipo”.

A pesar de ser un jugador rápido, goleador y con buenas capacidades tácticas, debido a impagos y malas sensaciones, Gómez se retiraría del fútbol a los 30 años.

Es muy duro pensar que te podrías haber dedicado al fútbol y ves que en el deporte no todo es tan bonito como parece. El fútbol ya no me motivaba y ya no era mi ilusión, me generaba más problemas que beneficios”

Coloquialmente, en ámbitos futbolísticos, se dice que es muy difícil sustituir el fútbol por cualquier otra actividad, en su caso, “las primeras semanas las pasé bien pero a partir de la tercera o cuarta semana me estaba volviendo loco, me ponía partidos en casa, la radio…”, recalca Aitor.

Gracias a su mujer, también futbolera, Gómez obtendría la licencia de entrenador, a pesar de que tras su retirada como jugador no tenía claro si quería ejercer en los banquillos. “Mi mujer me dijo que un lunes tenía que ir a Vallecas por que me había apuntado al curso de entrenador, ese empujón de mi mujer fue lo que me hizo que empezara a entrenar”, comenta el madrileño.

Desde entonces, Parque Verde, Santos de la Humosa, Camarma, Hogar Alcarreño y C.D. Marchamalo han sido los equipos en los que Aitor Gómez ha ejercido el cargo de entrenador. “Si tienes un buen equipo y el grupo está unido, es mucho más fácil conseguir los objetivos. El grupo está por encima de todo”, indica Gómez.

Aitor Gómez Cifuentes: "Estamos en el fútbol porque los amamos". 
Por: @MariodelAmo_
@Aitorgomezcifu @CD_Marchamalo
Fuente: Joseizh Fotógrafo

Quise demostrarme a mí mismo que valía para esto y empecé a entrenar en la categoría más baja, tercera regional, e ir aprendiendo”

En segunda posición del Grupo XVIII de Tercera División, empatados a puntos con el primer clasificado, el CD Toledo, y tras haber competido a buen nivel contra un primera división como la S.D.Huesca, para Aitor Gómez la clave del éxito está en el trabajo diario.

En Tercera División las diferencias presupuestarias entre equipos son más que notorias, en concreto, el equipo gallardo dispone de uno de los presupuestos más bajos de la competición, por lo que todos los jugadores tienen sus respectivos trabajos y, a parte, el fútbol.

En el día a día, Aitor Gómez trabaja como comercial de frutos secos y, entre su trabajo por la mañana y los entrenamientos por las tardes, dispone de poco tiempo para estar con su familia. “Por la mañana llevo a los niños al cole y entre mi trabajo y los entrenamientos, no llego a casa hasta las 11 de la noche”, comenta el madrileño.

Durante esta temporada, al haber ascendido a Tercera División, las labores de análisis a equipos contrarios se realizan a través de los partidos retransmitidos por televisión, pero la temporada anterior, en Preferente, tal y como comenta el técnico gallardo: “El año pasado viajábamos a los campos de nuestros rivales manchegos para saber cómo jugaban”.

Durante los dos meses de esta prorrogada pretemporada, el cuerpo técnico de Aitor Gómez dividió a sus jugadores en tres grupos, dependiendo del lugar de residencia de los mismos. En concreto, la plantilla se dividió en tres zonas, Madrid, Alcalá y Guadalajara. Actualmente, el C.D. Marchamalo entrena cuatro días por semana y tras cumplir uno de los objetivos, clasificarse para la Copa del Rey, “el siguiente es jugar el play off de ascenso”, indica Gómez.

Fuente: Joseizh fotógrafo

Los jugadores gallardos se pesan semana a semana, y para controlar el peso de cada uno de ellos, están sometidos a dieta.

Del partido contra el Huesca aún tenemos la espina clavada. Me hubiera gustado disfrutarlo más, pero íbamos a ganar, no era un partido para disfrutar”

Pasando de un 1-4-5-1 a un 1-4-4-2 o a 1-3-5-2, los equipos de Aitor Gómez no tienen un esquema táctico fijo, pero los extremos rápidos, llegadores, un delantero referencia y un segundo punta llegador, centrales altos y fuertes, son indispensables en sus plantillas.

“El ser tan ganador me hace vivir con la agonía de seguir ganando y mejorando. Me cuesta disfrutar”, concluía Aitor, “la afición gallarda es importantísima para nosotros, pedirles que nos sigan apoyando.

“Estamos en el fútbol porque lo amamos”, Aitor Gómez Cifuentes.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.