Sobre rap y política

Por Jony Arcada*

El rap es político. Para mí, siempre lo ha sido, aunque ni me diese cuenta cuando empecé a hacerlo. Desde ese momento en que escribes algo, compartiéndolo, con la intención de dar qué pensar, intentando ofrecer una alternativa a la música frívola y vacía que copa, hasta la náusea, todos los medios radiofónicos y de la industria musical, que sólo fomentan el idiotismo colectivo. Desde el momento en que comprendes que tu lenguaje, tus vivencias (y las de lxs que son como tú), tus realidades, tus intereses, tus sueños, tus inquietudes, tus miedos y tus miserias, no están reflejados en el escaparate más generalista. Desde que decides que no quieres formar parte de esos circos, estás haciendo política. La política no es sólo lo que vemos en la tele, no es votar (o no) cada cuatro años. El pasotismo y el desencanto, son más que comprensibles, pero no evitan que las decisiones que se toman en las altas esferas afecten a tu día a día. La mierda siempre cae para abajo.

La noticia del encarcelamiento de Pablo Hasel, un rapero, activista de izquierdas, comunista declarado, llega en un momento y un contexto en los que se palpa, en nuestras propias carnes, que la justicia no es igual para todxs. Vivimos tan polarizados, que cualquier idea o discurso que pueda sonar al “otro bando”, es desechada de antemano, sin dar cabida al sentido común. Evitemos el “y tú más”, por favor. Que seas de derechas no te impide ver que el Rey es un corrupto, no debería impedirte ver, clamorosamente, que es desproporcionado e injusto, privar de su libertad física, metiéndolo en la puta cárcel, a un artista que denuncia hechos y actos, sobradamente probados y evidentes. Que no compartas su enfoque no tendría que evitar que comprendas que es un atropello y un paso atrás muy grave como sociedad.

No tienes que hablar en tus letras del gobierno, o del Rey, para que tu rap, o tu arte, o tu vida en general, sea un acto político. Si tus letras tratan temas como la pobreza de tu barrio, el racismo, la brutalidad policial, tu precariedad laboral, el maltrato a una mujer, estás hablando de política. Nuestro día a día está lleno de momentos y oportunidades para hacer política, que no es más que lo que transforma e influye en nuestra forma de vivir, en comunidad.

Hablemos también de violencia. Es un tema muy delicado y complejo que intentaré tratar de forma responsable.

Nadie defendería una agresión gratuita, por descontado. Pero todxs tenemos una opinión distinta sobre la defensa propia, ¿verdad? Hay muchas formas de violencia, sutiles y demoledoras. Si sientes que no tienes futuro, ni dinero, ni forma digna de conseguirlo. Si vives constantemente con el agua al cuello, a pesar de trabajar, estás sintiendo el efecto de la violencia del sistema. Aprietan hasta que no puedas más y explotes, para luego justificar la represión que te aplicarán. El no tomarse la justicia por tu mano, está muy bien, de forma utópica, pero ¿cómo confiar en una justicia que nos restriega por la cara que los poderosos siempre se van de rositas? Yo no tengo la solución y gestiono mis propios dilemas morales y mis contradicciones, como buenamente puedo, pero como rapero y escritor, me siento con la obligación ética de pronunciarme al respecto. Considero necesarixs a artistas y personas incómodxs y valientes, que miran a la cara al monstruo y no bajan la cabeza.

Su condena pretende ser ejemplarizante y sembrar más miedo, pero en mi caso, han conseguido lo contrario. Tengo más ganas que nunca de seguir escribiendo y ser lo más honesto posible, con vosotros y conmigo. Creo que debemos ser solidarios y apoyar a cualquiera que esté siendo víctima de una injusticia.

Pablo está en una celda. El Rey vive entre lujos, con tu dinero. Los nazis se manifiestan a cara descubierta. La policía abusa. Son datos.

Y mañana será otro día.

*Jony Arcada es rapero y escritor, nacido en Sevilla (1984) y afincado en Guadalajara desde niño, es co-fundador de grupos y trabajos como FLM, Escaleno, La Taberna Fantástica. Integrante de los colectivos Hood Loyals y La Logia Local, actualmente se encuentra inmerso en su proyecto Jony Arcada Troopers, junto a artistas como Pablo Hernández y FatPad, que pronto verá la luz.

Un pensamiento en “Sobre rap y política

  1. Pablo Rivadulla es violento en sus manifestaciones “artísticas”, pero por eso no se va a la cárcel si no media agresión y todos hemos visto su agresión en la Univ. de Lleida.
    Pablo Rivadulla ha injuriado/difamado a la casa real, lo cual está penado con multa y por eso no se va a la cárcel.
    Yo mismo creo que la monarquía es tóxica como lo es la falta de espíritu crítico en la sociedad española, adobada con raciones de chamanismo religioso y en consecuencia mi convencimiento es que la Constitución Española es un bodrio enraizado en los fundamentales del fascismo franquista.
    Es innegable la adhesión personal del Demérito y su pareja al franquismo, sus lágrimas por su fallecimiento y las manifestaciones de ensalzamiento de su figura que acaso también fueran de refuerzo de los crímenes del franquismo y no se conoce que por eso se le hay procesado y mucho menos condenado. Juan Carlos de Borbón fue un rey franquista impuesto por el franquismo.
    Pablo Rivadulla se ha empeñado en un propósito que no tiene recorrido: la condición de víctima política, pero ni lo es ni lo puede ser si la sociedad mantiene una exigencia mínima de buen juicio.
    Así, no, decididamente no, porque eso solo lleva a enredar y a la pérdida de perspectiva de lo que es el ejercicio y la defensa de los derechos humanos.
    Violentos de todos los colores y filiaciones ¡Go Home!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .