Cuando perdiendo se gana

Por Sonia Jodra

Blanca Calvo junto a los otros dos concejales de IU, Fernando Revuelta y Elvira Moreno, era entrevistada por Bernabé Relaño para Nueva Alcarria en el despacho de alcaldesa.

Se cumplen 30 años de un hecho singular en Guadalajara. En 1991, Guadalajara tuvo alcaldesa por primera y única vez. Blanca Calvo tomó el bastón de mando no por ganar las elecciones, sino por perderlas. En un extraño puzzle de piezas que no encajaban, IU con solo tres concejales alcanzó el gobierno de la capital contra todo pronóstico y contra todo resultado. El contexto era de cambio de tendencia, de final de época. La anécdota ponía fin a la alcaldía de Javier de Irízar, que también llegó a la alcaldía en 1979 por otra carambola de la política, por aquella candidatura que no llegó a tiempo o que alguien quiso que no llegara a tiempo.

Blanca Calvo ostentó el bastón de mando un año, un mes y un día, lo que ella misma compara con “una condena”. Tiempo suficiente para darse cuenta de que en la política no vale con querer para poder. Su alcaldía llegó en un tiempo convulso, el proyecto socialista estaba desgastado después de 12 años y el PP afilaba las garras para echarle el guante a la capital. Tanto las afiló que estuvo en el poder desde 1992 hasta 2003.

En esta semana en la que se conmemoran 90 años desde la proclamación de la II República, aquel soplo de progreso para la España de principios de siglo, en el que la educación para toda la ciudadanía y los derechos para las mujeres fueron medulares, también resulta grato recordar aquella alcaldía en la que tres concejales tuvieron que hacerse cargo de un Ayuntamiento al completo.

Que cómo se produjo este hecho tan extraño es sencillo y a la vez complejo de explicar. Los resultados dieron 12 concejales al PP, 10 al PSOE y 3 a IU. La aritmética precisaba de un pacto entre PSOE e IU. Sin embargo, los representantes de IU habían decidido después de semanas de negociaciones que no darían su apoyo al candidato socialista. Según palabras de la propia Blanca Calvo, la coalición “había decidido no votar al candidato socialista, que tenía diez escaños, porque su trayectoria no le daba ninguna confianza”.

Blanca Calvo en una imagen de sus años en la alcaldía.

Así las cosas, el 15 de junio de 1991 había de celebrarse el Pleno de Constitución del Ayuntamiento, tras las elecciones del 26 de mayo. Todo indicaba que la falta de acuerdo entre los dos partidos de la izquierda dejaría la Alcaldía en manos del Partido Popular, que había ganado las elecciones sin mayoría absoluta, pero sí suficiente para gobernar la ciudad durante los siguientes cuatro años.

Pero la aritmética no es la principal fórmula que impera en política. Al menos no siempre. Hay una parte denominada “de pasteleo” y “de mesa camilla”, que en ocasiones deja que los instintos más primarios dominen la toma de decisiones en los rincones más oscuros de los partidos políticos. Desgastar al contrario, presionar al débil para lograr su apoyo, volver a los cuarteles de invierno en busca de ocasiones más propicias o simplemente gestión de ansiedades personales y búsqueda de renovación interna con una voladura controlada son algunos de los instrumentos utilizados mientras las vecinas y los vecinos duermen “a pata suelta”, convencidos de que quienes se presentan para defender el interés común lo anteponen a cualquiera de sus decisiones. Mejor así.

Por algunos de los mencionados motivos, la realidad es que Blanca Calvo, la sempiterna directora de la Biblioteca Pública Provincial de Guadalajara, entró al salón de plenos bibliotecaria y salió alcaldesa, en medio del estupor mediático que su inesperada elección generó y que rápidamente tomó el vuelo de la relevancia nacional. “Al terminar aquel Pleno, el alcalde saliente me condujo a la alcaldía, y lo único que se me ocurrió en ese momento fue llamar a mis padres para decirles lo que había pasado. Cuando mi madre descolgó el teléfono le dije: Mamá, estás hablando con la alcaldesa de Guadalajara, y ella contestó: ¡No digas tonterías!”. Así explica la ex alcaldesa de Guadalajara sus primeros minutos al frente de la ciudad, en un gráfico recreo del desconcierto en el que se hallaba.

Blanca Calvo esperaba conseguir los tres votos de su grupo al presentar candidatura propia por la falta de acuerdo con el PSOE. Sin embargo, salió un cuarto voto, un quinto. Y así hasta el número 13, el que le daba la mayoría absoluta a la candidata de IU, la formación que ganó la alcaldía perdiendo las elecciones.

Probablemente los planes del PSOE no contemplaban que un año después, Blanca Calvo presentara su dimisión después de que uno de los concejales socialistas protagonizara el famoso caso de transfuguismo provincial, que ahora también parece estar de moda.

En ese año, los tres concejales de IU hicieron lo que pudieron, según Blanca Calvo, “con el trabajo de aquel pequeño equipo de gobierno, y de los quinientos y pico funcionarios, el Ayuntamiento siguió su curso normal”. Si alguien pensaba que el rizo no podía rizarse más, se equivoca. De esos tres concejales aún saldría otro alcalde para la ciudad en aquel extraño mandato. Fernando Revuelta tuvo que ser alcalde durante cuatro días por imperativo legal. Así que la hazaña fue aún mayor; conseguir dos alcaldes con tres concejales de 25. Vamos, que ni los héroes de Marvel.

Treinta años han pasado desde entonces. Cuatro alcaldes han ocupado el sillón que Blanca Calvo dejaba el 16 de julio de 1992 -José María Bris, Jesús Alique, Antonio Román y Alberto Rojo-. Y las palabras de Blanca Calvo constituyen el mejor final para esta bonita historia en la que falló la aritmética. “La vida nos condenó a gobernar en condiciones difíciles, pero creo que ninguno de nosotros se ha arrepentido nunca de aquel tiempo vivido con tanta intensidad. Y creo que la ciudad tampoco”.

(*) Imágenes y declaraciones extraídas de “Nueva Alcarria. 75 años de información”, publicado por Editorial Nueva Alcarria en octubre de 2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .