Fotovoltaicas, los huertos de la polémica

Por Gloria Magro.

15f2-569x427

Foto: lanzadigital.com

Solaria, la multinacional española líder en el mercado de las plantas fotovoltaicas ha salido de compras por los municipios alrededor de Trillo y hasta esta última semana parecía que que le estaba yendo muy bien. Además de una central nuclear, la comarca contará con una de las plantas fotovoltaicas más grandes de Europa si sale adelante el proyecto que tiene en marcha la principal empresa del sector. Centenares de hectáreas de tierra fértil junto al río Tajo sembradas de millones y millones de pequeñas células solares a modo de cristales brillando bajo el sol. Un paisaje futurista donde hasta ahora había campos de cultivo, monte bajo y una gran biodiversidad. La Asociación de Agricultores de Guadalajara, APAG, está recogiendo firmas para evitar que la provincia se llene de forma descontrolada de grandes instalaciones como ésta y los grupos ecologistas han presentado tres denuncias ante el Ministerio de Transición Ecológica. De momento no se han iniciado las obras.

Todo se lleva con gran secreto en los pueblos del área de influencia de la central nuclear y de hecho la única información disponible parte de la web de Solaria y de las publicaciones especializadas que recogen minuciosamente el ambicioso plan y los movimientos millonarios de captación de fondos que ha llevado a cabo para financiarlo y que le han permitido subir en bolsa como la espuma tras recibir el respaldo de los inversores. Según Cinco Días, se trataría de la mayor planta solar fotovoltaica de Europa, con una capacidad de 626 MWp y estaría operativa a finales de año. El interés de Solaria en esta ubicación se basa en la posibilidad de evacuar la producción eléctrica obtenida a través de la central nuclear, algo que abarata enormemente los costes y hace que toda la comarca sea susceptible de albergar plantaciones solares.

Con la rumorología en aumento, el concejal de Medioambiente de Trillo, Francisco Moreno, ha salido al paso con unas declaraciones en las que aseguraba esta semana a SER Guadalajara que no se va a instalar ni una sola placa fotovoltaica en todo el término municipal. Sin embargo, la prensa económica y los medios del sector de las energías renovables denominan al macroplan de Solaria, el Proyecto Trillo.

Mientras, los propietarios de las tierras juegan al despiste. Hay muchísimo dinero en juego y nadie parece querer admitir que durante los próximos cincuenta años muchos pueblos del área de influencia de la central nuclear albergarán placas solares en vez de cereal, aromáticas o monte autóctono. Ni cuanto recibirán por ello, a entre mil y dos mil euros la hectárea, según sean de hábiles a la hora de negociar. Visto el interés de la multinacional española en este proyecto, es de prever que si los propietarios juegan bien sus cartas la zona se beneficie de una lluvia de millones a modo de renta fija durante las próximas décadas. A día de hoy, el único impedimento son las denuncias de Ecologistas en Acción Guadalajara ante el Ministerio de Transición Ecológica, sobre la base de que Solaria ha fragmentado el proyecto intencionadamente. Por regulación regional, las instalaciones individuales solo pueden albergar 50MWp.

En medios especializados se puede leer que el pasado mes de febrero se contemplaban en la zona plantas para la producción de 300MWp que ahora se han ampliado y “se le suman 11 proyectos más que han salido a información pública en el último mes y medio. Se trata de los proyectos Telesto Solar, Telesto Solar 2, Telesto Solar 3, Telesto Solar 4, Telesto Solar 5, Tethys Solar, Thermisto Solar y Rhea Solar. Todos estos proyectos, cada uno justo por debajo del límite de 50 MWp, suman 400 MWp solo el municipio de Budia. Junto a estos se han presentado otros 3 (Dione, Minas y Titán Solar) que suman otros 150 MW en el vecino municipio de Paralveche“, según informa PV Magazine España, que recoge semanalmente las noticias del sector de las fotovoltaicas. Este mismo medio digital también cuenta que “de cara a la tramitación administrativa se anuncian como proyectos separados”, lo que da la razón a Ecologistas en Acción, quienes han solicitado la paralización de los proyectos y también que debido a sus dimensiones reales, su tramitación sea asumida por el Estado y no por la comunidad autónoma.

En la zona de Trillo de momento no se han iniciado las obras pero, con las empresas de energías renovables al acecho, en el resto de la provincia muchos propietarios se debaten entre continuar con la actividad agrícola o alquilar sus tierras a las empresas fotovoltaicas. Así, esta nueva industria compite en desigualdad de condiciones con lo que hasta ahora han sido las actividades tradicionales en los pueblos: la agricultura, la ganadería y la caza. Miles y miles de hectáreas de las mejores tierras de la campiña, del valle del río Henares, de la ribera del Tajo y de la alcarria podrían verse convertidas en huertos solares masivos durante los próximos cincuenta años si los propietarios se dejan seducir por los cantos de sirena de estas grandes empresas y sus rentables propuestas. Zonas de alto valor ecológico se verían así comprometidas.

Ante esta situación y las fricciones entre propietarios y arrendatarios que se están viviendo en muchas localidades, la APAG ha puesto en marcha una campaña de recogida de firmas para solicitar a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha la regulación de lo que denomina mega parques solares y en defensa de la actividad agraria y ganadera. Con esta iniciativa, la asociación, mayoritaria en la provincia, pretende “canalizar el malestar de agricultores, ganaderos y residentes del medio rural ante la avalancha de proyectos de plantas fotovoltaicas”.

Para el presidente de la APAG, Juan José Laso, Guadalajara es un caso especial en esta fiebre de las compañías eléctricas “debido a la cercanía a los grandes centros de consumo, como Madrid, y a los puntos de evacuación” y cree que “es urgente, por tanto, una regulación para evitar la pérdida de tierra agrícola productiva”. Así, Laso lamenta la falta de una normativa que distribuya el 0,2% de superficie total que permite la legislación vigente y cree que sería necesario imponer un número máximo de hectáreas por término municipal. Como ejemplo cita varios municipios de Guadalajara donde la implantación de los también llamados huertos solares ha desplazado por completo las actividades agrícolas tradicionales, con el consiguiente perjuicio para los agricultores jóvenes que ven impotentes como van perdiendo superficie cultivable. Desde su asociación creen que llevada a este nivel, la industria fotovoltaica entra en conflicto con el medio rural y su presidente desmiente que sea una nueva fuente de riqueza en los pueblos, como se suele decir, “porque no crean trabajo, las instalaciones las realizan empresas de fuera y las plantas apenas llevan mantenimiento”.

Desde otros puntos de la región se han puesto en contacto con la APAG para prestar su apoyo a la campaña de recogida de firmas que supera ya el millar. Una de ellas es la plataforma vecinal Salvemos los campos, de Méntrida (Toledo), que lucha por una moratoria que detenga la construcción de una megaplanta fotovoltaica en esta localidad, para lo que cuenta con su propia petición en Change.org.

Con el debate a pie de calle en Castilla-La Mancha, desde la Consejería de Desarrollo Sostenible señalan que van a ejercer de interlocutores a través de la Federación de Municipios y Provincias con los distintos ayuntamientos, ya que a juicio de la administración regional son ellos quienes tienen las competencia en ordenación del territorio. Y puntualizan que “los proyectos de energías renovables que llegan a Castilla-La Mancha son evaluados desde el rigor más absoluto y el respeto al medio ambiente y a la biodiversidad. Todos ellos pasan un riguroso control que es muy exigente en materia de impacto ambiental, de manera que puedan ser compatibles con usos como la agricultura, la ganadería, o la apicultura por citar a algunos”. A tal efecto, la Consejería ha desarrollado herramientas como un visor cartográfico de zonas ambientalmente sensibles y se trabaja en otros instrumentos de ordenación y planificación con el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico.

Mientras se dirime a quien corresponde ordenar el sector y que medidas se han de tomar para que Guadalajara, al igual que otras provincias, no acabe convertida en una gran extensión de paneles solares a la manera de Huelva y sus invernaderos, la pelota está en el tejado de los propietarios, que ven en la chequera de la industria eléctrica un beneficio fácil y seguro a largo plazo, muy por encima de lo que produce la tierra a renta. Los agricultores, por otro lado, son plenamente conscientes de que esta nueva industria ha llegado para quedarse y que si no se regulariza supondrá una seria amenaza a su supervivencia en un momento en el que se necesita cultivar cada vez mayores extensiones para obtener rentabilidad. Y en medio, los alcaldes de los pueblos, en busca de prosperidad e ingresos para sus municipios en la España vaciada.

Con el reto demográfico muy presente, la apuesta desde el gobierno central y las autoridades europeas por las llamadas energías verdes y limpias, así como la necesidad de mitigar los efectos del cambio climático, el recurso al sol como fuente de energía es una obviedad en España. En cifras, nuestro país es el mercado líder de la energía solar fotovoltaica en Europa. El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) tiene como objetivo que el 74% de la energía que se consume en España sea renovable para 2030. De momento la única regulación que existe es impositiva, además de una serie de requisitos como el que impone la administración regional, que fragmenta las instalaciones fotovoltaicas de 50 en 50 MWp.

Mientras esto mismo se discute en Guadalajara, al otro lado de la región, en Ciudad Real, se acaba de anunciar la construcción de otra megaplanta de mayor potencia -1000 MWp- que ha dejado muy por detrás a la de Trillo. En los municipios junto a la central nuclear aún no se ha instalado una sola placa y sin embargo ya se ha perdido el título oficial de mayor proyecto fotovoltaico de Europa. Veremos que ocurre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .