Abrazos de Luna

Por Sonia Jodra

Luna Reyes, voluntaria de Cruz Roja, atendiendo a uno de los migrantes llegados a la playa de Ceuta esta semana.

Si algo hemos echado especialmente de menos en el último año sin duda han sido los abrazos. Juan Genovés inmortalizó el abrazo en la escultura convertida ya en icono de la Transición. Klimt elevó el abrazo a la categoría de obra de arte y Picasso no se resistió a pintar un abrazo entre su prolífica obra. Pero ha sido el abrazo de Luna el que nos ha conmovido hasta la extenuación. En medio del ruido informativo y político, el abrazo de la voluntaria de Cruz Roja en la playa de Ceuta consiguió destrozar los discursos del odio, expulsar el miedo de nuestros corazones y hacer que volvamos a creer en Galeano, en que la gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas puede cambiar el mundo. El mejor remedio contra aquellos que quieren utilizar a los más desfavorecidos para favorecerse son los “abrazos de Luna”.

Que Marruecos está gobernado por un sátrapa al que no le importa lanzar a 9.000 personas desesperadas a la playa de Ceuta para amenazar al Estado español es una realidad que nadie cuestiona. Pero no es menos cierto que a pesar del riesgo que entraña este peligroso vecino no nos podemos someter al chantaje del Reino de Marruecos por miedo. Si las declaraciones de Pablo Iglesias fueron oportunas o no poco importa. Pablo Iglesias ha sido el legítimo vicepresidente del Gobierno de España y como tal merece el respeto que tantos le han negado. Y con respecto a la acogida del líder del Frente Polisario, no me cabe la menor duda de que confluían las razones humanitarias que obligan a un país democrático como el nuestro a acogerle y prestarle atención sanitaria.

La forma en la que la voluntaria de Cruz Roja acaricia al migrante que llora sin cesar es tan bonita que resulta asqueroso el modo en el que ha sido acosada en redes sociales por sectores de la ultraderecha hasta obligarla a cerrar sus cuentas. El modo en el que le da agua para beber, le acompaña caminando y le abraza vale más que todas las negociaciones diplomáticas que sin duda se han producido en estos días con el objetivo de retornar a la aparente buena vecindad con Marruecos.

Porque esto va de personas, de personas sin futuro que se dejan manejar por la desesperación y que desean llegar a Europa en busca de la oportunidad que sus países les niegan. Las desigualdades sociales, el subdesarrollo de determinados países, su falta de recursos y sus débiles democracias es un asunto que nos concierne a todas y a todos. Porque las fronteras solo las podemos pintar en los mapas, porque de nada sirve mirar hacia otro lado cuando mueren en el mar bebés a los que sus madres intentaron darles una vida mejor que la que les había tocado.

Que Castilla-La Mancha acoja 14 menores para conseguir, junto al resto de comunidades, liberar 200 plazas de acogida en Ceuta para los que han llegado esta semana no soluciona el grave problema migratorio y de pobreza que subyace tras los últimos acontecimientos. Pero supone una obligación moral que hemos de asumir instituciones y ciudadanía. Luna es una estudiante de Móstoles que hace las prácticas en Ceuta y que colabora como voluntaria con Cruz Roja. Su actitud ejemplar nos ha de hacer reflexionar sobre cuestiones importantes que tal vez la pandemia nos hizo olvidar. A este lado del Estrecho tenemos opciones. Podemos intentar recuperar nuestra vida anterior. Las vacunas nos han llenado de esperanza. ¿Y en Marruecos?, ¿y en África?, ¿y en las colas del hambre de nuestras grandes ciudades?

Me importa muy poco si el Gobierno de España se ha equivocado en la gestión de esta crisis, lo que de verdad me conmueve es pensar que mientras los partidos políticos se enzarzaban en acusaciones e insultos, hubo gente que como Luna Reyes se echó a la playa de Ceuta a salvar vidas. A ella, a los guardias civiles y policías y a todas las voluntarias y voluntarios que ayudaron a quienes tanto tiempo llevaban sin recibir ayuda quiero darles las gracias. Gracias por silenciar el maldito ruido de la mentira y la manipulación con vuestros actos. Que las vidas que habéis salvado estos días nos salven de la miseria social que algunos se empeñan en imponer. Contra la falta de humanidad, “abrazos de Luna”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .