Castillejos y la casa de Santiesteban, herencias envenenadas (II)

Por Gloria Magro.

Los términos dispuestos en vida por aquellos que legaron sus bienes a la ciudad de Guadalajara no siempre se cumplen como debieran. En muchos casos acaban siendo una china en el zapato de las corporaciones municipales, regalos envenenados que el paso del tiempo convierte en auténticos quebraderos de cabeza por la dificultad de ejecutar la voluntad de los benefactores. Así, mientras que la herencia del comandante de Infantería Eduardo Guitián Revuelta (1842-1884) ha llegado hasta nuestros días y la venta de sus propiedades, más de cien años después de su muerte, ha revertido en la ciudad en forma de obras sociales -tal y como éste militar decimonónico dejó estipulado-, otras últimas voluntades están resultado más difíciles de administrar. La del pintor Carlos Santiesteban (1927-2015) es una de ellas.

Muchas familias de Guadalajara atesoran cuadros de pinceladas surrealistas y reconocibles: estilizadas mujeres, paisajes oníricos y una paleta de color propia que remite sin duda alguna al pintor alcarreño más celebrado del s.XX. Carlos Santiesteban dejó su impronta artística y personal en la ciudad y a su muerte también dejó a Guadalajara su casa natal, de la que tan orgulloso estaba, su legado más preciado. A cambio, recibió del Ayuntamiento una renta vitalicia con la que afrontar con dignidad sus últimos años. Más de un lustro después de su fallecimiento, su nombre y su recuerdo siguen presentes ligados tanto a su obra pictórica, como al incumplimiento de su última voluntad: la apertura de su casa-museo.

Después de que la oposición municipal lo reclamara durante años, por fin se ha presentado un proyecto de viabilidad para su casa aunque tal vez no el que él hubiera deseado. El Ayuntamiento y el Seminario de Literatura Infantil y Juvenil tienen previsto convertir el hoy desvencijado inmueble de la calle Teniente Figueroa en la nueva Casa de los Cuentos. Los allegados a Carlos Santiesteban ya han manifestado su disgusto con esta decisión que creen que es contraria a los deseos del artista, mientras que desde el Seminario muestran su satisfacción y agradecen al equipo municipal una iniciativa que llevaban “mucho tiempo esperando”, en palabras de su responsable, Concha Carlavilla. Para el alcalde, Alberto Rojo este futuro espacio dedicado a la narración será “un proyecto vertebrador de la ciudad de Guadalajara“. Las obras cuentan con un presupuesto inicial superior al millón de euros proveniente de fondos propios y europeos. Desde el Ayuntamiento esperan que, una vez desarrollada, esta iniciativa logre aunar los deseos del que fuera su propietario con el aprovechamiento de un edificio que parecía abocado a perderse.

Es a todas luces evidente que años de abandono han hecho mella en una propiedad que ya en vida del artista consumía en mantenimiento la mayor parte de la renta que recibía del Ayuntamiento. Tras su muerte, los técnicos municipales consideraron reiteradamente que en la práctica era inviable la propuesta de hacer de la casa un espacio museístico. Esa al menos era la respuesta que se daba en los plenos municipales cada vez que se planteaba el destino del legado, convirtiendo en mero papel mojado el acuerdo firmado entre el entonces alcalde, José María Bris y Carlos Santiesteban. Por el motivo que fuere, el anterior equipo municipal tampoco consideró necesario mantener dignamente la propiedad, y en los últimos años la vivienda ha terminado por convertirse en morada de transeuntes y palomas, para indignación tanto de los vecinos como de los admiradores del pintor.

Los amigos de Santiesteban, fieles guardianes de su memoria, dudan de que el contenido del inmueble -con el que se debería dotar un posible museo-, sea a día de hoy sustancioso, habida cuenta de que ya en los últimos tiempos habían ido desapareciendo obras y enseres. Pese a todo, se mantienen firmes en reivindicar un museo en su memoria, según lo acordado en vida del pintor, y consideran que el proyecto ahora presentado es completamente inapropiado. “La voluntad de Carlos -afirma la abogado, vecina y amiga personal, Victoria Santander Del Amo era claramente que se hiciera una casa-museo y desde luego los cuentos no tienen nada que ver con el pintor, su obra y su filantropía”.

En este mismo sentido se manifiesta la ex concejal socialista Josefina Martínez, con quien Santiesteban colaboró de forma desinteresada en distintas iniciativas culturales organizadas por el Ayuntamiento. En su opinión, era su deseo expreso que la casa albergara su obra y sus múltiples y valiosas pertenencias; o en su defecto, que se le diera algún uso cultural relacionado con aquellas iniciativas en las que se implicó en vida, como las ligadas a la pintura, las cofradías, la representación del Tenorio o las actividades ligadas al Carnaval. Para Josefina Martínez es un error inaceptable y una “aberración” que precisamente este inmueble sea la futura sede de una actividad tan ajena a él, ya que “no respeta la voluntad de un Hijo Predilecto de Guadalajara”. A su juicio, existe “una obligación moral del Ayuntamiento con Carlos Santiesteban y cree que la opinión pública de la ciudad respaldaría un futuro museo. La ex concejal incide en que el proyecto que se ha presentado es “un atropello a los deseos y a la memoria” del pintor y propone que la Casa de los Cuentos se instale en alguno de los múltiples inmuebles históricos hoy en desuso con que cuenta la ciudad y que tienen una vinculación más cercana a la narración oral, como el Palacio del Infantado o el Ateneo.

Desde el equipo de Gobierno municipal, por el contrario, afirman que es voluntad del actual Ayuntamiento mantener el legado de Santiesteban y hacerlo en forma de espacio cultural, pero que por desgracia el futuro del inmueble de la calle Teniente Figueroa está ligado al estado de abandono extremo en el que se lo encontraron al llegar a la alcaldía, y que esa circunstancia “es la que va a determinar el futuro de la casa”, según la concejal Lucía de Luz. Quien además, es taxativa al afirmar que “en su día esta casa nos costó más de trescientos mil euros salidos de la arcas municipales pero el Partido Popular por pura desidia lo tenía condenado al derribo”. No obstante, la concejal quiere que se tenga en cuenta que en estos momentos todo el proyecto se encuentra en fase incipiente, que “está todo por decidir” y que sin duda desde el Consistorio agradecen mucho las posibles aportaciones de los allegados al pintor, afirmando que las aprecian y que se las tendrá en cuenta.

De Luz cree que con la intervención propuesta “no se va a mancillar la memoria de Carlos Santiesteban, lo que queremos es conservarla”. El Ayuntamiento de Guadalajara reconoce la valía del artista y la singularidad arquitectónica del inmueble y por ello está trabajando para que albergue un nuevo espacio cultura. Para ello han adquirido uno de los dos solares contiguos realizando una cuantiosa inversión, de modo que todo el conjunto tenga en un futuro múltiples posibilidades ligadas al mundo artístico y cultural. “Puedo asegurar -explica la concejal socialista-, que más abandonada la casa que ha estado a lo largo de las tres legislaturas del Partido Popular no va a estar ahora”.

El actual gobierno municipal está centrado, explican, en la recuperación de cada espacio perdido de la ciudad, especialmente aquellos con connotaciones culturales y que hasta ahora no han tenido una utilidad clara, como el auditorio, que se encuentra también en estado de abandono, la casa del guarda del parque de Adoratrices, los jardines del palacio de La Cotilla y también la casa del pintor Carlos Santiesteban. “Nos estamos dejando la piel en recuperar estos espacios que requieren de grandes inversiones a largo plazo para hacerlas viables”. La apuesta es clara y meditada: “Creemos que Guadalajara necesita invertir en aquellas actividades de renombre que ya son conocidas fuera de la provincia, como el Fescigu y el Maratón de los Cuentos, afirma Lucía de Luz.

Hoy por hoy, de Carlos Santiesteban queda poco rastro documental. En el Archivo Municipal apenas hay un par de carpetas con su nombre; ni rastro de los informes técnicos que durante años mantuvieron el legado en compás de espera. Tampoco está documentado el inventario con sus pertenencias, con la obra que iba a dejar para el futuro museo. De sus mantones, abanicos y enseres personales nada de sabe. Ni de la obra que dejó a su muerte, seguramente no tan abundante como cabría esperar ya que pintaba por encargo. La última exposición monográfica, en el Palacio del Infantado, se nutrió de obra prestada, según cuentan sus amigos más cercanos.

Del artista lo que quedan son los renglones con su nombre en la Enciclopedia del Arte Contemporáneo, en los registros de la Orden de Malta, a la que pertenecía, en la de Yuste; reconocimientos y condecoraciones aquí y en su querida Sevilla. Y, sobre todo, el recuerdo de quienes contaron con su amistad, así como la imagen imborrable de su reconocible figura subiendo por la calle Mayor de Guadalajara vestido de blanco, con su perrito. Y su pintura, presente en el exterior del salón de plenos del palacete de la Diputación de Guadalajara y en los muros del del Casino Principal, así como en muchas casas de la ciudad. La suya está a la espera de destino después de un largo olvido y una promesa incumplida.

La propuesta municipal para el legado del pintor Carlos Santiesteban puede resultar sorprendente, habida cuenta de que hay más edificios vacíos en la ciudad ligados al ámbito cultural, como bien señalaba la ex concejal Josefina Martínez y la nula relación del artista con la actividad propuesta. Habrá que esperar a ver que proyecto se concreta y de que modo incluye a su propietario, su obra y su memoria. De momento, el que se ha presentado, ligado al Seminario de Literatura, no agotará sin duda el espacio disponible y si pondrá remedio inmediato a la ruina a la que estaba abocada la casa del pintor. Es de desear que en un futuro, junto a los cuentos y a la narrativa oral que tanto ha dado a Guadalajara, en un patio de la calle Teniente Figueroa vuelvan a florecer los limoneros y se cumpla de algún modo la voluntad póstuma de uno de los artistas más celebrados que ha dado la ciudad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .