Cielos estrellados contra la despoblación

Por Pedro García Lario (*).

thumbnail (14)

Quien más, quien menos, los que hemos tenido el privilegio de crecer conectados de alguna manera a los pueblos de esta tierra, guardamos en nuestro recuerdo la sensación única e inolvidable, a veces apabullante, de observar sus cielos infinitamente estrellados, cielos como nunca hemos visto en otros lugares.

Estos cielos oscuros forman parte de nuestro patrimonio natural, y por extensión del de toda la España despoblada por razones obvias y, como tal, es nuestra responsabilidad defenderlos y preservarlos para disfrute nuestro y de las generaciones venideras, al mismo nivel que defendemos otros tesoros escondidos del extraordinariamente rico patrimonio natural, paisajístico, cultural y humano de nuestro territorio.

En los últimos años el astroturismo se ha constituido en una novedosa y valiosa herramienta para el desarrollo económico sostenible de las zonas menos pobladas y más remotas de nuestro planeta y, por tanto, menos afectadas por contaminación lumínica. Ejemplos exitosos los encontramos en nuestro país en lugares como las cumbres de la isla de La Palma en las Islas Canarias, el Parque de Monfragüe en Cáceres o, más cerca, en la comarca de Gúdar-Javalambre en Teruel, o en el vecino Parque Astronómico de Cuenca, de reciente constitución. En todos ellos el número de pernoctaciones promovidas por este ‘turismo de las estrellas’ ha multiplicado por dos, y a veces más, el número de visitantes. Es un turismo, además, de calidad, formado cultural y científicamente, respetuoso y con interés en el medio ambiente.

Con intención de poner en valor este recurso, un puñado de profesionales de la astronomía y de la ciencia ligados a la Guadalajara despoblada entre los que me encuentro, en coalición con la directiva de la recientemente constituida AstroGuada (Agrupación Astronómica de Guadalajara), y con la extraordinaria y desinteresada ayuda de sus socios, nos hemos propuesto conseguir la declaración de Reserva Starlight para las comarcas de la Sierra Norte de Guadalajara y la de Molina de Aragón-Alto Tajo, obteniendo una respuesta muy positiva por parte de las instituciones locales, provinciales y autonómicas con las que hemos establecido contacto, pues todas ellas se han comprometido a apoyarnos en nuestros objetivos desde el primer momento, liderando el proceso desde el punto de vista administrativo  e incluyendo la financiación de buena parte de los gastos asociados.

La obtención de la Certificación Starlight, que concede la Fundación Starlight, una entidad sin ánimo de lucro creada por el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) en el I Congreso Internacional para la Defensa del Cielo Nocturno de 2007 para promover la difusión de la astronomía, donde se promulgó la ‘Declaración de La Palma sobre la Defensa del Cielo Nocturno y el Derecho a la Luz de las Estrellas’, es una forma de reconocimiento de una cierta calidad de cielo y del compromiso de las autoridades locales en la conservación del mismo, manteniendo la contaminación lumínica bajo control e intentando reducirla, si es posible. La última información de la que disponemos es que son ya 161 los municipios de las dos comarcas adheridos al proyecto, lo que da una medida del entusiasmo con el que este ha sido recibido.

Hoy en día, además, sabemos que la protección del medio ambiente nocturno es también fundamental para la protección de la biodiversidad, y es que no se trata de iluminar menos, sino de iluminar mejor, un área en el que también hemos conseguido el compromiso de Iberdrola, que replanteará la forma de iluminar sus subestaciones eléctricas en la zona, dando ejemplo así de su receptividad y colaboración ante iniciativas como ésta, dirigidas al desarrollo sostenible de nuestra comarca.

Y es que en este empeño, en el que la Certificación Starlight es sólo un primer paso,  necesitamos la colaboración de todos, desde las instituciones públicas regionales y locales, empresas privadas con implantación en nuestro territorio, Grupos de Desarrollo Local, asociaciones culturales, asociaciones de empresarios del sector turístico de la zona y, lo más importante, los emprendedores individuales, los que ya regentan alojamientos rurales y los que no lo son aún, pero tienen con esta iniciativa una oportunidad que no deben dejar pasar, preferentemente aquellos con arraigo familiar o ligados a esta tierra por otros vínculos.

Con esta intención los siempre entusiastas miembros de AstroGuada, pretendemos desarrollar en los próximos meses, en el formato que la actual pandemia que venimos padeciendo nos lo permita, un plan de sensibilización a nivel provincial que contempla observaciones públicas con telescopios del cielo estrellado en los pueblos que lo soliciten, charlas divulgativas dando a conocer el estado del proyecto y las posibilidades de desarrollo sostenible que ofrece, incluyendo la promoción de mejoras en la iluminación pública de nuestros pueblos, adaptándola para disminuir la contaminación lumínica, entre otras acciones.

En este contexto es importante destacar también la organización de cursos de formación de monitores astronómicos en colaboración con la Fundación Starlight. El primero de estos cursos, promovido por el Grupo de Desarrollo Local ADEL Sierra Norte en colaboración con la Universidad de Alcalá de Henares, tendrá lugar en Sigüenza del 28 de junio al 3 de julio próximos, con la formación impartida por la Fundación Starlight,  profesores del Observatorio Astronómico Nacional, miembros de AstroGuada y otras instituciones1, al que podrían seguir otros en el futuro próximo en Molina de Aragón y en otros lugares con la capacidad de acoger cursos de formación de esta naturaleza más adelante, que ya nos han sido ofrecidos y que estamos considerando.

En paralelo queremos también desarrollar otras actividades, como la instalación de una red de fotómetros en diversos puntos de la zona para una monitorización permanente de  la calidad del cielo, para lo que contamos con el soporte de la Red Española de Estudios sobre la Contaminación Lumínica, en conexión con la Universidad Complutense de Madrid y la fundación Stars4All, así como promover activamente la instalación de nuevas infraestructuras, que incluirían una red de miradores estelares distribuidos estratégicamente por el territorio de la futura Reserva Starlight, así como una serie de observatorios equipados con telescopios de fácil manejo asociados a instalaciones públicas o privadas, existentes o de nueva fábrica, incluyendo alojamientos rurales que pudieran postularse como Alojamientos Starlight ofreciendo el acceso de sus clientes a este equipamiento y, ¿por qué no soñar?,  un gran centro de interpretación de este nuevo Parque Astronómico que podría utilizarse también para la difusión del patrimonio natural de la zona, buscando sinergias con otros centros de interpretación de la Red Natura 2000 o del Geoparque de Molina de Aragón-Alto Tajo, un centro capacitado para acoger visitas escolares, reuniones de aficionados y profesionales, cursos de formación de profesores y otras instalaciones como un planetario portátil o baterías de telescopios robotizados que podrían ser utilizados remotamente por astro-aficionados y escolares de todo el mundo.

En el horizonte no muy lejano tenemos además una efeméride astronómica extraordinariamente relevante que no debemos olvidar, y es que en la tarde del 12 de agosto de 2026 tendrá lugar un eclipse total de Sol que será visible desde una estrecha franja del territorio español desde Asturias a Castellón, un área que coincide casi absolutamente con la España despoblada y cuyo centro discurre por el norte de la provincia de Guadalajara, lo que constituirá una oportunidad única para dar a conocer nuestro territorio, pues este tipo de eventos atraen a decenas de miles de astroturistas de todo el mundo. Toda la franja de visibilidad del eclipse va a estar colapsada por visitantes llegados desde todos los rincones del planeta y es posible que los hoteles estén reservados desde años antes de la fecha. De nuestra preparación ante tamaña concentración de visitantes dependerá que una fracción de ellos nos vuelvan a visitar regularmente. No caben excusas, debemos estar a la altura de las circunstancias.

Información sobre el curso de monitor astronómico Starlight (plazo de inscripción termina el 14 de mayo):

thumbnail (13)(*) Pedro García Lario (Madrid, 1964) es licenciado en Ciencias Físicas por la Universidad Complutense de Madrid y doctor en Astrofísica por la Universidad de La Laguna. Desde 1993 trabaja en el Centro Europeo de  Astronomía Espacial (ESAC) en Villafranca  del Castillo, Madrid,  como Astrónomo de la Agencia Espacial Europea (ESA), siempre en el campo de la Astronomía Espacial ocupando diversas funciones en  diferentes misiones astronómicas: el  International Ultraviolet  Explorer IUE (1993-1996), el Infrared Space  Observatory ISO (1997-2003), la misión japonesa AKARI  (2003-2006), y el observatorio espacial Herschel (2006-2019), llegando a ser el director de esta misión en su etapa post-operacional. Actualmente es Astrónomo de Soporte a la Comunidad Científica de la misión Gaia. Socio de AstroGuada desde diciembre de 2019 y miembro de la Junta Directiva desde octubre de 2020.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .