Educar de ´corazón`

Por Gustavo García

La rápida y certera intervención de algunos compañeros pudo ser clave para salvarle la vida a Christian Eriksen el pasado sábado en el Dinamarca-Finlandia.
Foto: AFP

Pasaron 12 largos minutos, de un 12 de junio de 2021. Un juego de números que no lo fue tanto para aficionados y también para los no seguidores del fútbol. Se desarrollaba la segunda jornada de la Eurocopa, que estos días tiene lugar a lo largo de varias ciudades del viejo continente, cuando el desfallecimiento repentino del jugador danés, Christian Eriksen, paralizó a todos.

Si ya había habido en los últimos años varios sucesos luctuosos, relacionados con dolencias cardiacas, este hecho nos recuerda que no debemos bajar la guardia, tanto en el deporte profesional, como en cualquier ámbito de nuestras vidas cotidianas. Solamente en el fútbol, cabe mencionar los casos del sevillano Antonio Puerta (fallecido a los tres días de desmayarse en el campo en un Sevilla-Getafe), del españolista Dani Jarque (que murió en el hotel de concentración de su equipo de una insuficiencia cardiaca), del camerunés Marc-Vivien Foé o del húngaro Miklós Feher (ambos, en el mismo terreno de juego).

 Sin embargo, lo acontecido hace unos días en el Parken Stadion de Copenhague, en el partido entre Dinamarca y Finlandia, nos enseñó que este problema de la muerte súbita se puede prevenir y, sobre todo, se puede enseñar a actuar de inmediato si alguien cercano a nosotros lo sufre en un determinado momento. Los expertos en Medicina Cardiovascular aseguran que las revisiones adecuadas antes de realizar la competición son imprescindibles para evitar la mayor parte de estos casos. Algo, complicado de entender porque lo normal es que los deportistas –todos los casos que hemos mencionado eran futbolistas– pasen los controles adecuados para el desarrollo de su actividad, y más los profesionales. De hecho, los medios audiovisuales nos suelen mostrar a los nuevos fichajes con los cables colocados en su cuerpo en las revisiones de los facultativos.  

Enseñar desde niños
A raíz de este suceso nos enteramos también de que en los colegios daneses se esmeran en enseñar todos los pormenores para saber actuar en estas situaciones. Eso sí que es preparar a las nuevas generaciones para el futuro y no lo que hacemos en buena parte de las cosas en España. Que si una lengua es  más importante que otra, que si una región es un país, que si hay que poner la lavadora a las 2.00 de la madrugada… La lección –de vida, de coraje, de jerarquía y de liderazgo– nos la daba el propio capitán de la selección danesa Kjaer, en ese partido, de lo que luego sólo se quedó en un susto. En buena medida por su eficaz y rapidísima intervención. Primero, acudiendo presto, al ver a su compañero con la mirada perdida, para evitar que se tragara la lengua y luego dando un ejemplo de psicología, atendiendo a la esposa de Eriksen, y dirigiendo a los suyos hacia el mejor camino, todos arropando al compañero caído, protegiéndole además de las cámaras indiscretas, que ya captaron esa estremecedora mirada del media punta del Inter de Milán nada más irse a la hierba del estadio danés.

Lo cierto es que impresiona –por lo extraño– observar cómo todos los jugadores del equipo de Dinamarca remaban en la misma dirección como si fuesen un solo hombre. Luego, el aprendizaje que se realiza en la escuela para edades tempranas, con nociones básicas de reanimación, son esenciales para ganar tiempo hasta que llegan los servicios médicos a atender a la víctima en este tipo de dolencias. Saber colocar de lado a la persona afectada, evitar su atragantamiento o improvisar un masaje cardiaco y saber cómo y dónde hacerlo son actuaciones de un valor incalculable. Similar a la ejemplar actuación del capitán de la selección danesa hace unos días. Da envidia ver esos comportamientos en un campo de fútbol, pero es que también está claro que eso se puede trasladar a la vida diaria.

Una asignatura ésta que en nuestro país ya se está tardando demasiado en llevar a la escuela. Cuando los sucesos de futbolistas fallecidos –incluso, a los que se les pudo detectar a tiempo sin que sufrieran mayores consecuencias para su salud, como son los casos de Rubén de la Red o el más reciente de Íker Casillas– en la Liga española aparecieron con cierta frecuencia se inició una campaña para instalar desfibriladores por todas las canchas polideportivas, campos de fútbol, etc. Sin embargo, como no ha habido casos conocidos por el gran público en los últimos tiempos –salvo el susto del portero campeón del mundo, del Real Madrid y del Oporto–, se ha olvidado la importancia de este aprendizaje y de saber emplear esos medios –humanos y técnicos– de inmediato para actuar en el momento preciso, cuando más se necesita.

Y, la segunda parte de toda esta reflexión es esa precisamente. Hay que conocer al dedillo cómo se maneja, por ejemplo, un desfibrilador. De nada sirve que lo tengamos colgado en una pared o metido en una sala con las medicinas, si luego cuesta saber utilizarlo con soltura o simplemente no saberlo, teniendo en cuenta que, quien más y quien menos, puede perder la calma en una situación límite como éstas.

Mientras no tengamos claras ambas premisas, no seremos una sociedad comprometida con los demás. Prevención, aprendizaje, voluntad y solidaridad. Estos deberían son los objetivos a conseguir a corto plazo para, entre todos, ser capaces de ayudar al prójimo cuando, de repente, pueda precisar de nuestra súbita y vital ayuda. El tiempo para estas situaciones es oro y no se puede desperdiciar por no estar preparado o no saber qué hacer cuando surgen.

Dejémonos de tantas monsergas estériles e invirtamos en lo verdaderamente importante: la salud y la enseñanza. El resto viene rodado. En fútbol, ya veremos, pero en esto Dinamarca nos gana por goleada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .