Nadie lo sabía

Por David Sierra

Nadie lo sabía. La manera en la que se gestó la construcción de la estación del AVE en el término municipal de Yebes, y la creación de la ciudad de Valdeluz en su entorno ocupaba este lunes las portadas de los principales medios periodísticos nacionales, a raíz de una información publicada por el digital Infolibre desvelando que el pelotazo de casi 200 millones de euros que supuso esta actuación tenía tentáculos en Luxemburgo donde se habría desviado buena parte de ese montante para evadir el fisco.

La noticia, extraída de la investigación periodística OpenLux, impulsada por el periódico francés Le Monde y por la organización internacional Organized Crime and Corruption Reporting Project (OCCRP), cuenta el entramado societario creado por la familia política de Esperanza Aguirre para dirigir hacia Luxemburgo buena parte del dinero recibido tras la recalificación de los terrenos rústicos en urbanos donde, posteriormente, se ubicaría la estación del AVE por decisión del entonces gobierno de José María Aznar, que vio una buena oportunidad en establecer una parada en la línea de alta velocidad Madrid-Barcelona en este descampado situado a más de 10 kilómetros de la capital alcarreña.

Estación de Yebes – Valdeluz (Guadalajara). Foto: Europa Press.

Ya en 2003, el semanario Interviu informaba de las turbias relaciones de beneficiarios a golpe y porrazo por esta actuación en la que no se salvaba ni el arquitecto municipal del pequeño municipio guadalajareño, hermano del ahora parlamentario europeo por el Partido Popular, Luis de Grandes, que en aquella época ocupaba el escaño en el Parlamento español. A partir de aquí, la rumorología ha ido poniendo en el disparadero a numerosas figuras políticas del panorama madrileño, castellanomanchego y nacional con latigazos a diestra y siniestra entre escándalos de corrupción que, de un modo u otro, acababan teniendo algún vínculo con la nueva ciudad dormitorio surgida al albor de las vías de la alta velocidad.

A pesar del escándalo, destapado en buena medida por las desavenencias surgidas en periodos de recesión económica y la consecuente pérdida de la confianza necesaria que requieren este tipo de negociados, nadie lo sabía en Guadalajara. Que el secretario de un municipio de apenas 150 habitantes fuera el mejor pagado de España; o que las amistades, siempre peligrosas, entre políticos y empresarios de la promoción inmobiliaria en todas sus formas fuesen más estrechas incluso que con los propios ciudadanos no hacían presagiar nada anormal. Tampoco que las conversaciones de barra o de mesa y mantel entre letrados, inversores, consejeros, banqueros, asistentes, gestores y periodistas en las que todo se olía, no se desprendiese ningún hedor a la salida.

La suerte de que el periodismo haya adoptado el modelo de consorciarse para investigar aquellos asuntos de mayor magnitud, uniendo fuerzas y conocimientos en favor de la verdad, ha permitido que, poco a poco, este tipo de asuntos salgan a la palestra lejos de los tentáculos que ejercen su poder sobre los medios locales, cuyos recursos más que limitados impiden en muchos casos introducirse en berenjenales que puedan afectar sus cuentas de resultados, optando por echar la mirada a otro lado o apostando por tomar un trocito del pastel formando parte de los entramados delictivos, por acción, a base de encartes, robapáginas, faldones o suplementos especiales; u omisión, ante el rotundo hecho de que nadie lo sabía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .