Y en eso estamos

Por David Sierra

Si hay algo que a uno le queda meridianamente claro después de viajar fuera de España es la certeza de que nuestro país es uno de los más seguros del mundo. También lo es Guadalajara y su provincia. Lo acreditan las cifras que cada año el Ministerio del Interior aporta sobre el recuento de la criminalidad que realizan las fuerzas y cuerpos de seguridad y que organiza en distintos departamentos, desde los robos a la violencia sexual, diferenciando incluso los casos en los que ha habido penetración.

Hay quienes, por un algún motivo que todavía un servidor desconoce, intentan penetrar en la conciencia colectiva de los ciudadanos la imagen de que Guadalajara y Azuqueca de Henares son ciudades inseguras. Lo evidencia la publicación de dos tweets en la cuenta de EsRadio Guadalajara (@guadalajarafm) en los que, haciéndose eco de los datos de Interior, apuntan lo siguiente:

Obviamente, las cifras que se están utilizando en estos mensajes son ciertas. Y, sin embargo, existe un elemento distorsionador que las convierte al mismo tiempo en irrelevantes. El hecho de que la comparativa se haya realizado con el mismo periodo del pasado año cuando toda la población estaba sumida en plena pandemia y confinada completamente en sus viviendas y que en ningún momento se haya hecho referencia a esta cuestión a la hora de analizar los datos pone en tela de juicio la capacidad para el análisis de este medio de comunicación al que le urge la contratación de un profesional en la materia.

Según explica el informe elaborado por la Secretaría de Estado de Seguridad, el diferencial en las cifras del año 2021 con respecto a 2020 “está ligado a las condiciones especiales ocasionadas por la pandemia generada por la COVID-19, que propició en 2020 un acusado descenso de la criminalidad”. Y al mismo tiempo, Interior destaca que 2021 “ha supuesto un retorno a escenarios y cifras similares a los de años anteriores a 2020”.

Por tanto, atendiendo a estas circunstancias, lo más sensato de este medio y otros que han utilizado las cifras de manera torticera, hubiera sido llevar a cabo una comparativa con los datos publicados para el año 2019 y anteriores, de manera que se pudiese establecer una línea relacional más cercana a la normalidad alterada por la pandemia. En este sentido, si analizamos los datos de este modo podemos comprobar que en 2021 se ha producido un descenso importante en el total de infracciones penales tanto en Guadalajara como en Azuqueca. Sin la variable del confinamiento por medio, en Guadalajara se contabilizaron 1.574 infracciones penales en 2019 mientras que en 2021 éstas han sido 224 menos. Esa reducción de la actividad delictiva ha sido realmente importante en lo que respecta a robos y hurtos que descienden en todas sus tipologías.

En la localidad azudense, las cifras son igualmente buenas, pasando de 861 infracciones penales en 2019 a 694 en 2021 durante el mismo periodo de tiempo.

La inseguridad no crece. Pero aumentan y son cada vez más frecuentes los casos de noticias falsas, de informaciones descontextualizadas y de escasez de rigor informativo como manera de buscar el desprestigio cuando los intereses son clandestinos y ni tan siquiera responden a una línea editorial. Y en eso estamos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.