Más impuestos, más peajes

Por Gustavo García

Todo contra la clase media. ¿Dónde está el dinero? Ahí, ahí; siempre a por ellos, a por los que tienen. Parece que los gobiernos lo tienen claro. En esa franja económica está el chollo para sacar adelante los presupuestos que necesitan. Qué casualidad, la fiesta siempre la acaban pagando los mismos. Y, en este caso, con varios sectores profesionales de la automoción implicados que se verán afectados. Hablamos de lo que ya se antoja más complicado de volver atrás en cuanto a cobrar a los usuarios por utilizar las autovías.

Ya decíamos hace unas fechas que la intención era implantar peajes en esas carreteras dentro de todo el país. Ya suponíamos que, con el déficit reinante, con falta de liquidez impresionante, nuestros gobernantes actuales no iban a dejarnos todas las vías terrestres, o la mayoría, para circular gratis. Esa milonga de no cobrar en algunas autopistas cuando se venía haciendo desde tiempo atrás y eso es un trabajo fácil, medida que se tomó con bombo y platillo hace unos meses, va a quedar en eso, en una milonga. Y, ahora se quieren justificar los peajes en vías menores –incluso se habla ya de las regionales, para añadir más leña al fuego– comparando con los impuestos que se pagan en otros países de nuestro entorno para luego sufragar el mantenimiento de las carreteras. Sí, de acuerdo. Para eso sirven. Pero, como siempre, hablemos también de los salarios medios de todas las naciones con las que nos midamos. Nosotros andamos en los últimos puestos, claro.

Curiosamente, la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) apunta en un estudio que España es el país europeo que menos impuestos paga al año relacionados con el uso del coche. Según sus cálculos, la media por conductor es de 1.068 euros. Lo que pasa es que, de acuerdo a las cifras del INE de 2019, si miramos el salario medio, de 24.395 euros, en España el gasto en impuestos relacionados con los vehículos fue el 3,94 % del presupuesto disponible. Por eso, las administraciones recaudaron cerca de 31.000 euros por tasas e impuestos relacionados con el automóvil. Bélgica recauda anualmente 3.187 euros por vehículo, Austria 2.678 euros y Finlandia 2.523. En la parte inferior de la tabla, con España van Grecia y Portugal, en las que el Estado recauda 1.264 y 1.528 euros por vehículo, respectivamente.

Entre los datos que se han tenido en cuenta para la elaboración de este estudio, se encuentran los impuestos que los conductores pagan en carburantes (21.513 millones de euros), el IVA recaudado de las ventas de vehículos (7.507 millones) y reparaciones o los impuestos que se pagan de circulación y matriculación (14.006). De las compraventas de vehículos usados se recaudaron 533 millones, repartidos en el impuesto de transmisiones patrimoniales, IVA e impuesto de matriculación, a lo que hay que añadir la tasa de matriculación (146 millones), la del permiso de circulación (78 millones) y la tasa por cambio de titularidad (196 millones). Hay que recordar que a primeros de 2022 llegará también la subida del impuesto de matriculación, congelado en junio.

Y, aquí está la clave porque, entonces tenemos que saber a dónde van destinados todos esos ingresos y en qué se invierten para conservación y mantenimiento de carreteras.

Aunque el Gobierno indicó que no impondrá los peajes sin llegar a un consenso con el sector, los profesionales dicen que la financiación de las carreteras nacionales se tiene que incluir en los Presupuestos Generales del Estado y no por el pago de su uso. En esos Presupuestos para 2022, todavía se piensa destinar la mayor partida de la historia a la conservación de las carreteras españolas: 1.371 millones de euros para la red viaria, incluyendo la explotación y construcción de nuevas vías. La polémica y la oposición están servidas. Los transportistas amenazan con movilizaciones si se les obliga a pagar por usar las vías y también una buena parte de los conductores rechazan de pleno este modelo propuesto por el Gobierno, según FACUA, y apuntan que esta medida “lejos de ser justa, terminará afectando más a los usuarios que tienen menos poder adquisitivo”.

Impuesto de superlujo

Tradicionalmente sabíamos que un coche es un artículo de lujo, aunque incluso sirva para ir a trabajar. Sin embargo, con los gravámenes diversos que se están aplicando, en economías familiares mermadas sustancialmente con las subidas de carburantes, el gas o la electricidad, junto a los sectores arrastrados por esos incrementos de precios desorbitados, un vehículo sale muy caro, carísimo.

Aunque se anuncia para 2024 el sistema alternativo a los actuales peajes, desde el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana se trabaja en algo para el año anterior. Sería una viñeta anual, un sistema electrónico alojado en el coche que sería detectado a través de sistemas instalados en las distintas autovías y serviría para identificar el que está utilizándolas.

Países como Austria, Bulgaria, Chequia, Eslovaquia, Eslovenia, Hungría, Moldavia, Montenegro, Rumanía o Suiza, utilizan el denominado sistema de viñetas. Se trata de un pago único anual por el cual se recibe una etiqueta o adhesivo que se coloca en el parabrisasy que da acceso a las autopistas. Esta viñeta es leída por los sistemas de control de las autopistas y se hace un cargo en función del uso y el vehículo. Para el tercer trimestre de 2023 el Gobierno implementaría este sistema similar y en 2025 pasar a uno de pago por uso, equivalente al de Portugal, pero más avanzado. Sería una especie de prueba piloto para acostumbrar a que las autopistas de España pasen a ser de pago y se cobre telemáticamente. La inversión mínima inicial estimada para implantar este sistema superaría los 1.000 millones de euros, para lograr una recaudación anual para el Estado de unos 1.500 millones.

En 2025, la DGT prepara otro sistema más. Una gran base de datos central donde se gestionaría información como el estado del tráfico, posibles accidentes e información del propio vehículo como la matrícula. Una plataforma que quiere conectar todos los vehículos de las carreteras españolas y podrá servir de bienvenida para el cobro generalizado de autopistas y autovías en función de su uso.

Que cada cual valore lo que le cuesta y lo que se le devuelve al conductor.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.