Happylandia

Por Sonsoles Fernández Day

El año ha empezado como todos sabemos y están las cosas de aquella manera. Pensarán ustedes que vaya una frase más tonta, y no les falta razón. Pero si comenzase dando los últimos datos de contagiados, y los ingresados en planta y en UCI por Covid en Guadalajara, parecería un informativo más. Si estos días han tenido uno o más positivos en coronavirus en casa, si se han desesperado tratando de conseguir una cita en su centro de salud, si se han dejado una pasta en test de antígenos o si han perdido días de trabajo por estar en cuarentena, opinarán como yo. Que están las cosas de aquella manera.

La congestión no es sólo uno de los síntomas de la impertinente variante ómicron. También está la congestión que sufre estos días el sistema sanitario y es brutal. Realmente preocupante. Desde el Colegio de Médicos de Guadalajara lo advertían hace una semana en un comunicado oficial, que estaban al borde del colapso ante la gran afluencia de gente en los centros de salud y en las urgencias del Hospital Universitario. Los médicos piden a la población que entienda que ‘la Atención Primaria está sufriendo una presión tremenda y que el esfuerzo que están haciendo los profesionales es enorme’. A los responsables sanitarios les piden que ‘les doten de los medios humanos y materiales para reforzar el nivel asistencial’. Y a las autoridades, ‘que pongan en marcha medidas para disminuir la trasmisión tan elevada del virus’. Desde luego es un grito de auxilio en toda regla. Se publicó el pasado 26 de diciembre y no he leído que se haya hecho nada al respecto.

¿Se imaginan lo que ocurriría si los médicos y el resto del personal sanitario empezaran a darse de baja en masa? Desde luego no debería sorprendernos, porque están exhaustos. Esta semana el centro de salud de Torrejón del Rey tuvo que cerrar por falta de médicos. Ómicron no pregunta a qué te dedicas profesionalmente antes de contagiarte. Más de 5.000 vecinos se han visto afectados y quienes lo hayan necesitado, habrán tenido que acudir a las Urgencias de El Casar o de Cabanillas del Campo, que también están hasta arriba. También al borde del colapso y también faltos de médicos.

Unas 1.500 personas están yendo diariamente al Centro de Salud Guadalajara Sur a ponerse la vacuna de recuerdo de coronavirus. O lo que es lo mismo, en el ambulatorio de la calle Ferial, como lo conocemos todos y ni idea de por qué lo llaman Sur, se están formando unas colas de más de una hora para quienes van a ponerse la tercera dosis. Alguno se ha tenido que volver al trabajo sin haberse vacunado. Dicen desde el SESCAM que no acuda nadie sin cita. Que quien pierda su cita tendrá que esperar a que abra de nuevo el polideportivo San José para evitar aglomeraciones. El polideportivo San José, que sirvió de centro base durante los intensos meses de vacunación masiva, está ahora ocupado con las actividades lúdicas navideñas para los más jóvenes. Hay que esperar a que desinflen los hinchables.

A estas alturas y dos años después es increíble que no haya un lugar y un equipo de personas dedicado exclusivamente a asuntos Covid.

En algunas comunidades autónomas las farmacias están haciendo test de antígenos y notificando los positivos a la administración para echar una mano. Sin embargo, los del sindicato de enfermería SATSE no se fían y dicen que los test de autodiagnóstico hechos en farmacias ‘generan riesgo e inseguridad’. Desde el COFCAM, el Consejo de Colegios Oficiales de Farmacéuticos de la región se han ofrecido a la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha para hacerlo también, ‘porque creemos que es una buena medida para descongestionar el sistema sanitario y bajar la presión asistencial’. Teniendo en cuenta que se han vendido más de 5 millones de test esta Navidad, que se lo ha hecho cada cual en su casita, y que no puede decirse que hayan sido muy seguros, si los farmacéuticos se ofrecen, y bastante han tenido ellos también estos dos años atrás, igual no es mala idea aceptar esa ayuda.

Y mientras el caos sanitario se extiende, ¿qué está haciendo el Gobierno? ¿Qué cambia en Castilla-La Mancha? ¿Qué mejora ofrece el Ayuntamiento de Guadalajara?

Pedro Sánchez impuso la mascarilla en exteriores y debió irse de vacaciones. Bueno, ahora está defendiendo los chuletones de vaca.

Emiliano García-Page, en su tradicional mensaje de Año Nuevo, decía que ‘Hay nombres para todos los virus y sus variantes, pero con el que nos tenemos que quedar es precisamente con el de la solución, porque todos somos solución al virus, todos somos Araceli’. Y después decía que ‘aun quedando mucho por hacer, en España lo estamos haciendo mejor que la inmensa mayoría’. Le faltó desabrocharse la camisa y que se viera debajo una camiseta con la cara de Araceli y el lema de guerra. Pobre mujer, no la van a dejar tranquila.

Y en Guadalajara, nada ha cambiado. Llevamos más de un mes cegados por las luces de Navidad. Tan bonita que está Guadalajara. De noche, claro. Igual deberían dejarlas puestas. Y así todos tan contentos.

Casi fue una suerte que lloviera en la cabalgata. El agua le dio algo de sentido a las medusas y a las sirenas. Los del Ayuntamiento dirán que ha sido un éxito. Los niños se ilusionan con todo, eso es cierto. Y si los Reyes Magos llegan en barco, pues también les vale. Pero la batucada pirata, como todo lo demás, no tiene nada de navideño ni de religioso. Y, no se olviden, el día de Reyes, sigue siendo una fiesta religiosa.

Me he ido del tema. O tal vez no. Mi conclusión es que han dejado que pasen las fiestas y después, ya se verá. Y con la responsabilidad ciudadana, su test, su mascarilla y su hora de cola, va usted apañado. Ya vendrá la cuesta de enero. A la vuelta de la esquina está.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.