¿Quién se hace responsable?

Por Sonsoles Fernández Day

Una carta enviada por el alcalde socialista de Cabanillas del Campo, José García Salinas, a la directora gerente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, Regina Leal, en la que se queja del ‘pésimo servicio asistencial en el centro de salud de nuestra localidad’, ha generado bastante alboroto e inmediatas reacciones tanto desde la oposición como desde el colectivo sanitario de Guadalajara. Mientras tanto, las colas a la puerta del centro de salud continúan siendo eternas, la barbaridad de trabajo para médicos, enfermeras y administrativos va en aumento, la situación pasa de complicada a dramática y conseguir que te cojan el teléfono sigue siendo una misión absolutamente imposible.

García Salinas escribe en su carta que el centro de salud ‘no está funcionando a la altura de la situación de la crisis sanitaria’. Se queja de las ‘colas inmensas en las afueras del centro’ y también de que ‘la atención telefónica es pésima; a veces es sencillamente imposible. Y en otras ocasiones, cuando un usuario recibe día y hora para una teleconsulta, la cita se incumple y la llamada de vuelta no se produce. Las ausencias de profesionales o su atención deficiente son constantes.’ Harto de recibir a su vez, quejas de los vecinos de Cabanillas, el alcalde no ha tenido reparos en convertirse en su portavoz.

La carta, enviada como comunicación interna, se ha filtrado como si fueran declaraciones públicas, cosa que el alcalde lamenta, pero también dice que no le importa demasiado porque se ratifica en todo lo que dice. La portavoz del Partido Popular de Guadalajara, María Patricio, reaccionaba con un ‘absoluto rechazo’ a las palabras de José García Salinas por acusar ‘sin ningún tipo de escrúpulos’ a los profesionales sanitarios del centro de salud cabanillense de un ‘pésimo servicio asistencial’ y todo lo demás que relata en la carta.

Como suele ocurrir, contestó después García Salinas, diciendo que reconoce la labor del personal sanitario que se ha dejado la piel estos dos años luchando contra la Covid pero que tiene ‘la responsabilidad de denunciar también la actitud de aquellos otros que no están a la altura… y que con su actitud están sobrecargando y saturando la asistencia que se presta en el Hospital de Guadalajara’. Y, se ocupaba de destacar, como golpe de efecto, que el presidente local del PP, Jaime Celada, se había quejado hace unos días en Twitter de las 129 llamadas que había hecho sin éxito al consultorio.

Mientras la pelota va y viene de un lado a otro, el Presidente del Colegio de Médicos de Guadalajara, Javier Balaguer, salía en defensa de los médicos de Atención Primaria diciendo que ‘están sufriendo una sobrecarga que les obliga a realizar muchas veces el doble o el triple de la tarea que tienen habitualmente encomendada’. Balaguer se atrevía a señalar al responsable de la saturación de los centros de salud diciendo que ‘la culpa no es del médico, sino de quien gestiona los recursos’. Y destacaba que la población debe saber que la responsabilidad es de la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha a la vez que insiste en que el Colegio de Médicos tiende la mano al SESCAM para aportar soluciones.

Si la población en general estamos agotados por los dos años de la Covid, sus variantes y las consecuencias, cómo no van a estarlo y mucho peor aún, todo el personal sanitario. Llevados hasta el límite, algunos han sufrido o sufren ansiedad, insomnio y depresión. Los centros de Atención Primaria no pueden más con la que les ha caído. Cada paciente tiene derecho a estar bien atendido, pero es una tarea complicada si son excesivos y la burocracia que lleva cada caso es una tortura. No es de extrañar que estén hasta el gorro, que pierdan la paciencia es humano, más de uno estará deseando ‘colgar la bata’. La Organización Mundial de la Salud lo ha denominado el síndrome de burnout, algo así como ‘estar quemado en el trabajo’, que, si se calculaba que podía afectar al 45% de los sanitarios durante la pandemia, en esta sexta ola, seguramente se habrá agravado.

El grito de los profesionales de la Sanidad no puede ser más claro: ‘No podemos más’. Y su petición, también, que todo lo relacionado con la Covid y los trámites burocráticos se saque de los centros sanitarios para poder recuperar sus tareas ordinarias. Y a la clase política local, regional y estatal, le piden que ‘dejen de agitar el avispero’. No necesita explicación. Soluciones.

Decía Emiliano García-Page en la inauguración de un consultorio médico en Cenizate (Albacete) hace unos días que ‘la Atención Primaria tiene que ser como antes, presencial, directa y reduciendo al máximo la espera de la gente’. Bonita frase, palabras de político. Pues póngase las pilas porque suena como tantas cosas de ‘antes’ que nunca recuperaremos. Al menos García-Page tuvo el detalle de no prometerlo, como hubiera hecho el señor Sánchez.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.