Hablemos… de un relevo

Por David Sierra

Los mayores seguirán confinados mientras dure la sexta ola. La pandemia sigue copando actualidad y titulares hasta el punto de haberse convertido en monotema para algunos medios, que en ese afán por la primicia han convertido en experto en virología hasta a un exministro. Sin pudor alguno. A los ancianos de las residencias, se refiere el tema. Da igual las veces que hayan recibido el chute de anticuerpos. Tampoco podrán ver a Djokovic por la tele, si les interesase. Ese, por no querer recibir su ración. Tenía pelotas, pero por una vez nadie las ha recogido.

La consecuencia de los vermús navideños, esa que nadie podía prever, sigue su curso. Hay que convivir con el virus, decían los defensores de aclimatar la subida de contagios al día a día ante el temor de no poder juntarse a mamarse en tan señalada fecha. Y convivieron. Vaya que sí lo hicieron. Ahora lamentan con temor no poder visitar al abuelo.

La responsabilidad, en cambio, la han vuelto a demostrar los más pequeños. Por un lado, los pueblos, que en esas fechas se intranquilizan y abandonan por un momento el vacío. Esta vez, amansar el ansia de festejo con dosis de cordura, emplazándose a mejores tiempos. De otro, los niños, de regreso al aulario, sin rechistar y con cerebro. Con la sensatez necesarias que en otros casos falta para no confundir fiestas y ferias; vermús y botellón; o amiguetes y amigotes. Y a pesar del cuidado, las bajas como en las guerras, se cuentan a diario y hasta cuatro, no vaya a ser que haya que retirarse a la retaguardia.

Los patinetes toman las calles de la ciudad. Ya no es extraño que luchen junto a la bicicleta por un espacio pavimentado. Ese que, de manera tan vil, ha acaparado el vehículo privado hasta el punto de que los agentes se alejan hasta el extrarradio para ejercer su autoridad, no vaya a ser que en el centro urbano toquen el timbre de quien les pone el plato. Es por eso, sin duda, que coger el pan o al niño al volante y saltarse las normas sale en Guadalajara tan barato. En cambio, una doble fila en Manantiales tiene receta y foto en Twitter, ejemplificando mediante como hacer el trabajo. Y para fomentar una ciudad sin humos, tranquilos, el doble sentido vuelve, aunque sin sentido. Que ya si eso el carril bici acogerá en su seno la política del peatón.

Hablemos del medio. Del ambiente. Del agua. Del trasvase. De la luz. De la nuclear. De los interinos que después de veinte años en el mismo puesto siguen expuestos a ser desalojados ante el flagrante incumplimiento de las resoluciones judiciales europeas, que afean una situación sonrojante, mientras son cada vez más los cargos en los que continúa funcionando el elegido a dedo. Vulneración de derechos laborales amparada por el sindicalismo más rastrero e incumplimiento de sentencias judiciales sobre un colectivo que asiste a esos olvidados para que sigan sobreviviendo.

Y entre tanta vorágine, la indiferencia del indiferente, que cuando no gobierna, ni siente ni padece. Sin sobres, la dificultad aumenta. Sin cajas que no ves, pierde sentido cualquier esfuerzo por esforzarse en aportar ideas y propuestas. Y todo queda mejor cobijado a la derecha de la más retrógrada derecha, esperando que amaine el temporal para sacar los chalecos que anhelan las boinas y las panas. Esperando que al ‘señorito’ le vuelva la afición por la escopeta y el tendido y abandone las airadas de retorno a esa añoranza con tufillo  acaudillado.

Queda mucho por escribir en este soporte de seis aristas. Y cuando uno de los vértices se debilita, la lógica sugiere que un sustituto aparezca para no romper la cadena de libertad de expresión que ha supuesto y supone este blog. Es el momento de dar paso a nueva savia y agradecer a compañeros de celda y lectores sus silencios y aportaciones. Quizá en un futuro surja un reencuentro. Mientras tanto, suerte. Os echaré de menos.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.