En el nombre de la libertad

Por Sonsoles Fernández Day

Farah, una joven adolescente de 13 años, tal vez por propia iniciativa, tal vez empujada por sus padres, exigía a principios de curso asistir a clase en el Liceo Caracense de Guadalajara con el velo islámico, el hiyab. Una norma interna del centro le impedía hacerlo, porque no está permitido entrar en el aula con la cabeza cubierta. Después de unos meses, no faltos de polémicas y tensiones, la joven está ahora matriculada en el IES Antonio Buero Vallejo, donde sí podrá llevar el velo islámico en clase. Esta era la opción que la Delegación de Educación les ofrecía desde el principio, cambiar de instituto. Pero el padre no está satisfecho. Quería que su hija siguiera en el Caracense y que fueran ellos quienes cambiasen las normas. Ha manifestado que seguirá adelante con el proceso judicial.

El padre de la joven dice que esta es una norma ‘absurda’ que ‘pisotea los derechos fundamentales’. Sin embargo, un caso idéntico sucedió en 2010 en un instituto de Pozuelo de Alarcón y la sentencia recogía que la decisión del Consejo Escolar del centro de no modificar sus normas de convivencia para que la niña pudiera usar el velo islámicoen el aula era ‘conforme a derecho’.  Según el fallo del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 32 de Madrid, ‘no cabe hablar de vulneración del principio de dignidad de la persona por el mero hecho de prohibirle ir a clase con la cabeza cubierta’. Ahí tiene este padre la respuesta de la Justicia, absolutamente a favor del centro escolar. Además, por si cabe alguna duda, la sentencia recuerda que la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos ‘ha venido reconociendo de forma pacífica y reiterada que la prohibición del velo islámico en el ámbito educativo no implica una vulneración del derecho a la libertad religiosa’. Tanto un tribunal español como uno europeo han afirmado que no se ‘pisotea’, no contraviene ningún derecho fundamental ni libertad pública el prohibir la asistencia a clase con la cabeza cubierta.

Aquellos que defienden el uso del velo islámico en los centros educativos argumentan que es una manifestación del derecho de libertad religiosa y prohibirlo en las aulas es poner barreras a la educación y profesionalización de las niñas y adolescentes que, sin formación, dependerán de otros que si la tengan. Estas palabras me producen escalofríos. Es sorprendente que en el 2022 el acceso a la educación se someta a llevar o no un trapo en la cabeza. La explicación es que el hiyab no es solo un trozo de tela, es un símbolo.

Mimunt Hamido, nacida en Melilla en 1961, musulmana y feminista, autora del libro No nos taparán, reivindica la libertad de las mujeres para destapar pelo y piel, sea cual sea su credo. Hamido explica que el velo tiene una carga política, ‘un significado totalmente ideológico, mucho más que religioso’. Escribe Mimunt Hamido que el velo marca a las mujeres musulmanas, colaborando a la segregación y al racismo, por lo que las hace dependientes y las somete al hombre. Hamido es partidaria de prohibir el velo a las menores de edad, porque es la única manera de que puedan elegir. ‘El hijab no te da elección. Eso de que el hijab se elige es un mito’.

Nawal el Saadawi, escritora, psiquiatra y activista feminista y política egipcia, que falleció en marzo de 2021 a los 89 años, definida como la pensadora feminista más importante del mundo árabe, dedicó parte de sus libros y su carrera a denunciar la ablación o mutilación genital femenina y el velo islámico. Saadawi creía que no se puede ser feminista y a la vez tolerar el uso del velo. ‘Ahí no hay libertad de elección, admitirlo es aceptar la esclavitud’, decía.

Mona Eltahawy, nacida en Port Said, Egipto, en 1967, periodista, escritora y una influyente feminista árabe, autora del libro El himen y el hiyab, donde reflexiona sobre las múltiples formas de opresión de las que son objeto las mujeres, define el velo como ‘la bandera blanca de la rendición’.

Sin embargo, la Plataforma Feminista de Guadalajara defendía y apoyaba a Farah y a su familia. Hicieron un llamamiento al Liceo Caracense para que readmitiera inmediatamente a la niña permitiéndole usar el velo en clase, considerando que su acción era ‘un típico ejemplo de racismo contra una mujer de religión islámica’. Tal vez ustedes, como yo, se hayan extrañado de esta actitud, tan distinta de las otras feministas. Mimunt Hamido, en referencia a las mujeres y a las políticas que defienden el velo, ha dicho: ‘No son feministas, ni progresistas, son populistas’.

Defender la libertad de conciencia a través de un símbolo que más bien es negación de libertad no tiene ningún sentido. Y acabo con unas palabras de Mimunt Hamido: ‘¿Quién en su sano juicio piensa que es feminista ponerte un símbolo patriarcal en la cabeza por el que cada día mueren mujeres en el mundo?’.

1 comentario en “En el nombre de la libertad

  1. El llamado acogimiento promovido por una supuesta izquierda buenista es un gravísimo error q lastra electoralmente a toda la izquierda europea.

    Y lo de la plataforma feminista apoyando a esta alumna para q use el velo me deja sin palabras.

    Aparecerán gobiernos antiemicrantes por toda Europa y tal vez, también,en España.

    Lo de Grecia y la unión Europea viéndose obligada a quebrantar derechos humanos para contener la inmigración es todo un ejemplo de lo q se avecina .

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.