La empinada cuesta de enero en las aulas: ventanas abiertas, profesorado de baja y alumnado desconcertado con confinamientos y contagios

Por Sonia Jodra

Si hace un año al profesorado le hubieran dicho que la vuelta de esta Navidad a las aulas iba a ser el doble de dura que la de entonces, no lo hubieran creído. La capacidad contagiosa de la variante ómicron ha sometido al sistema educativo al peor mes que se recuerda desde el inicio de la pandemia. Según los últimos datos ahora son 27 las aulas confinadas en la provincia y 77 profesores están de baja -la cifra llegó a 118 en las semanas anteriores-. Los estándares de aprendizaje y los criterios de evaluación comienzan, un curso más, y ya van tres, a hacer aguas. El agotamiento pandémico se ceba con determinados grupos como los estudiantes de secundaria, los más vulnerables a los efectos de una crisis que dura ya más de lo que se esperaba.

Lara tiene 15 años y desde que empezó la Secundaria su vida académica ha sido caos e incertidumbre. Empezó 1º de la ESO en el curso 2019-2020. El tránsito del colegio al instituto es uno de los más dramáticos en la vida de nuestras y nuestros jóvenes. En marzo la mandaron a casa a recibir clases por una pantalla y nunca volvió a su aula. Volvió en septiembre, a iniciar 2º de la ESO, con las carencias propias del convulso curso que terminó gracias al ingente esfuerzo del profesorado. Ese septiembre el alumnado volvió con mascarillas, con distancias, sin grupos de desdoble, sin actividades extraescolares, sin poder tocar la flauta y teniendo que limpiar la mesa y las manos cada hora. Demasiados cambios para una etapa tan delicada. Lara empezó el pasado septiembre 3º de la ESO, tercer año de Secundaria y tercer año de anormalidad. Su ejemplo es sólo uno de los que dibujan el perfil de quienes aún no conocen qué es lo habitual en sus clases, en la relación con sus compañeros y con el profesorado.

Según los últimos datos, en la provincia de Guadalajara hay un total de 27 aulas escolares confinadas al detectarse en ellas un número significativo de casos Covid, según datos del Gobierno de Castilla-La Mancha. Esta cifra representa el 1,1% del total. Según ha informado la Consejería de educación, el número de casos en las aulas está descendiendo en los últimos días. Las últimas cifras señalan un total de 77 profesores de baja en la provincia por Covid, el 2,1% de toda la plantilla. Solo hace diez días, la cifra era de 118 profesores de baja. Las bajas por COVID-19 de docentes en centros públicos de Castilla-La Mancha llegaron al 4,39 por ciento la semana pasada. Un total de 1.228 docentes se encontraban de baja por Covid, de un total de 28.002 que trabajan en la región. La Consejería de Educación siempre ha mantenido que en todos los casos se están cubriendo las bajas.

Tener al 4 por ciento de la plantilla de baja en términos globales no parece una cifra preocupante, pero lo cierto es que en algunos centros el porcentaje ha llegado en las pasadas semanas hasta al 10 por ciento de la plantilla. A pesar de la buena voluntad de la administración para cubrir las bajas, el sistema no permite encontrar profesores de hoy para mañana y los grupos sin profesor se han multiplicado en colegios e institutos, con situaciones dramáticas en niveles como Infantil.

Y todo esto en medio de faltas constantes del alumnado, que impide desarrollar el ritmo habitual de las clases con eficacia. Y todo esto con las ventanas abiertas, que han hecho que a los contagios de ómicron se le sumaran las bajas por gripes y resfriados. Y todo esto con el grito constante de “súbete la mascarilla”.

En fin, que el trimestre ha empezado duro y difícil y las secuelas siguen haciendo mella en estas generaciones de escolares que están creciendo con miedo, con restricción, en medio de relaciones confusas y una manera de enseñar que cada día tiene que inventar un protocolo diferente para que no perdamos a ningún chico ni ninguna chica por el camino.

Pero las secuelas siguen, niños y adolescentes están heridos anímica y mentalmente por una crisis para la que nadie los preparó. Son necesarios recursos para abordar sus efectos e intentar revertirlos antes de que sea demasiado tarde. Hay un grito de SOS unánime que sale de la escuela. Ojalá se escuche.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.