Jesús Sánchez Camacho: “El fútbol no deja de ser relaciones entre personas con un balón de por medio”

Por Mario del Amo

Camacho durante su estancia en China, como formador de entrenadores.

¿Qué diferencias existen entre el fútbol de cantera en Madrid y en Guadalajara? ¿Cómo es el nivel del fútbol base alcarreño? ¿Se adaptan rápidamente los jugadores guadalajareños al ritmo de Madrid? A todas estas cuestiones responde Jesús Sánchez Camacho, coach, entrenador y formador de entrenadores, en una cátedra de fútbol.

Cuando uno deja de jugar al fútbol en Guadalajara, después de once años en categoría provincial, tal y como fue mi caso, y comienza a ver partidos de Juvenil División de Honor en Madrid, se da cuenta de la diferencia de nivel y de ritmos existente entre una comunidad y otra.

Aunque, con respecto a esto, algunos futbolistas que han pasado por El Hexágono opinan de forma diferente. Pedro Carrasco, que militó en División de Honor madrileña tanto en el Rayo Vallecano como en el Alcorcón, afirma que “Madrid lleva cinco ritmos más”. Pero, por el contrario, Cheki, jugador del CD Guadalajara, no notó apenas diferencia durante su etapa en el Unión Adarve, también en la máxima categoría de fútbol de Madrid.

Jesús Sánchez Camacho durante su estancia en China.

Jesús Sánchez Camacho (Guadalajara, 1984) ha entrenado a diversos equipos de la provincia, tanto en fútbol sala como en fútbol 11. Desde Dinamo Guadalajara, Brihuega o Alamín hasta el cadete del Atlético de Madrid, donde formó parte del cuerpo técnico de Boja Resurrección, hermano de Koke, el jugador del Atlético de Madrid.

“Una de las cosas buenas de Madrid es el nivel competitivo de todos los equipos, incluso cuando te toca jugar con un equipo de zona baja de la tabla, los primeros 20 minutos o media hora son muy igualados porque el nivel competitivo es tan alto que hay que estar muy atento a las contras, a las transiciones… Ahí sí que lo noto mucho”, indica Camacho, que en China llegó a formar a 9.000 entrenadores.

“En Madrid”, añade, “al haber tantos niños, los equipos tiene mayores y mejores jugadores para reforzarse, pero aquí, en Guadalajara, es muy raro que vengan muchos niños de fuera a vivir”, señala. Y cuando uno de los jóvenes madrileños ‘emigra’ futbolísiticamente a la alcarria, “lo queremos todos”, señala.

A mayor calidad, mayor ritmo y mayor nivel competitivo”

Esta cita del entrenador alcarreño es similar a la que me mencionó Carlos Terrazas, sobre el ritmo de juego, en diciembre de 2019. “Cuanto más ritmo de juego mayor capacidad de combinar presión con velocidad”, comentó el mítico entrenador vasco. Y al combinar presión con velocidad, “mayor nivel competitivo”, como diría el alcarreño.

Camacho, diplomado en Educación Física, cuenta con un máster en educación por la Universidad de Alcalá y el título de nivel 3 de entrenador de fútbol (UEFA PRO), califica el nivel futbolístico de cantera en Guadalajara como “un poco flojo” debido al bajo nivel de la competición existente en las ligas provinciales, donde se encuentra su cadete ‘A’.

Camacho en una charla con el cadete ‘A’ del CD Guadalajara / Fuente: @Visualarths.

“Creo que habría muy buenos mimbres para hacer un equipo muy competitivo en todas las categorías”, señala, “pero al haber tantos clubes, al final todos los equipos contamos con una o dos plantillas buenas, y eso iguala mucho las fuerzas y no permite que haya un equipo que destaque por encima de los demás”. Asimismo, afirma que las canteras de los equipos alcarreños están “bien trabajadas” y cuentan con entrenadores “bastante formativos”.

Tras su paso por el Atlético de Madrid, en la actualidad entrena al cadete ‘A’ del CD Guadalajara. La comunicación, en relación a los conceptos y las palabras expresadas, ha variado. “Cuando llegué (al Depor) sí es verdad que hablaba a mis cadetes igual que al Atlético de Madrid, pero enseguida me di cuenta que no podía porque muy pocos niños tienen los conceptos básicos asimilados”.

Por ello, añade que “hay que empezar a explicarles todo”, ya que, según expresa, “interpretan con bastante dificultad”. Ante su afirmación me surgió una pregunta que me lleva un tiempo rondando la cabeza. Entonces, pregunté: ¿Es más inteligente, futbolísticamente hablando, un jugador con grandes capacidades técnicas? “Sí, suele ser así, pero un jugador de gran nivel técnico no tiene por qué ser bueno entendiendo tácticamente el juego”, respondió.

Para continuar respondiendo a la pregunta, mencionó ejemplos de jugadores profesionales. “Tenemos ejemplos en Primera División que quizá no sean los mejores técnicamente, pero interpretan muy bien a la hora de sacar el balón jugado”, indica Camacho.

El fútbol en sí no está bien remunerado, exige muchísimo, hay que dedicarle mucho tiempo, muchas horas, mucha vida. Para llegar al estado en el que puedes vivir del fútbol pues o te vas a países como China, como lo hice yo, o en España”

Aunque sean escasos los alcarreños en el fútbol profesional, cada año son varios los jugadores y jugadoras que viajan diariamente a Madrid para entrenar, en busca de mayores oportunidades. Pero, según Camacho, la adaptación al ritmo de juego de Madrid es un obstáculo que les cuesta superar. “Lo que mas les costaba era coger el ritmo del equipo, la competitividad y el no rendirse tan fácilmente”, señala.

Fuente: @Visualarths.

Concretamente, sin mencionar nombres, Camacho mantuvo conversaciones con algún entrenador de equipos femeninos de la cantera rojiblanca, donde militan algunas jugadoras alcarreñas. “Me decían que lo que notaban al principio era que les costaba superar obstáculos más que al resto de niñas”, comenta. “Me dijeron que los dos primeros meses veían que tenían problemas de adaptación porque el ritmo de competición era bastante bajo y no aguantaban el ritmo de los partidos”, pero una vez superada esa ‘barrera’ de adaptación, el entrenador afirma que “ya son importantes, y siguen allí.”

Con respecto a la situación de entrenadores de fútbol base, Camacho lo califica como una “contradicción un poco absurda en el fútbol” ya que, para él (y para multitud de entendidos en materia futbolística), “los mejores entrenadores deberían estar en la base para poder formar a los jugadores”. Pero en categorías inferiores es donde menos dinero perciben los técnicos, por ello, entiende que cuando se consiga una oferta de un equipo senior o “más profesional” los entrenadores abandonen la cantera.

“La temporada de fútbol de un jugador no dura 18 partidos sino 12 o 13 años, que es lo que dura su formación”

Cada día más los móviles y las consolas, con juegos como el FIFA, sustituyen el fútbol real, el callejero, el del parque de toda la vida, por el virtual, lo que reduce de gran manera el tiempo que los más jóvenes le dedican a la práctica deportiva. Para Camacho esto es una realidad, y hay que “aprender a convivir con ello en intentar que no sea en exceso”.

“Por lo general”, sentencia, con respecto al jugador, “hay una relación entre buenas notas y buenas actitudes”, debido a la rutina de trabajo. “Unas buenas notas son el resultado de un trabajo previo, de una disciplina”, concluye.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.