Carnaval, Carnaval

Por Sonsoles Fernández Day

La vida es un carnaval y que no pare la fiesta. El Ayuntamiento de Guadalajara anuncia que este año volvemos a tener Carnaval. Será del 24 de febrero al 2 de marzo y ‘por todo lo alto’ según Sara Simón, concejala de festejos. La ciudad de Guadalajara ‘se llenará de colorido, música, bailes y fiesta’. Muy agradecidos señora Simón, es un detalle. Desde que quitaron las luces de Navidad la ciudad había vuelto a ser gris y aburrida. Menos mal que han decorado otra vez la calle Mayor. Recuperaremos la ilusión de mirar hacia arriba, olvidaremos por unos días los locales cerrados, ignoraremos la suciedad y las cacas de paloma, los andamios, las vallas y los solares abandonados. ¡Viva el Carnaval de Guadalajara!

El alcalde de Santa Cruz de Tenerife anunciaba a mediados de enero que el Carnaval 2022 se retrasaba hasta el mes de junio. ‘Situando su celebración en un escenario temporal más adecuado, sin tantas incertidumbres como las actuales’, decía José Manuel Bermúdez. El Carnaval de Cádiz ya se había retrasado a junio desde el mes de septiembre de 2021 y en diciembre pasado, al comienzo de la sexta ola de la Covid-19, el alcalde gaditano, José María González ‘Kichi’, decía ante las críticas por mover de fecha este evento tan importante para la ciudad que había sido ‘solo por un motivo: la salud de nuestros vecinos’, y añadía que ‘el tiempo, por desgracia, nos ha dado la razón’.

Todos sabemos que en Guadalajara no se juntan miles de personas en las calles de día y de noche como pasa en Tenerife. No retransmitimos galas por televisión, ni tenemos Récords Guiness de 200.000 personas en un baile. Tampoco hay populares concursos de chirigotas como en Cádiz, que, por cierto, están teniendo problemas para encontrar donde ensayar, porque solían hacerlo en centros escolares y, como dicen por ahí ‘por tema Covid’, no se puede.  Por esas sutiles diferencias debe ser que sí se celebra el Carnaval en Guadalajara. Además de que el Ayuntamiento ha puesto fin al ‘tema Covid’, parece que aquí no se esperan más olas, diciendo que el Carnaval regresa ‘después de este paréntesis de dos años con motivo de la pandemia’. Y quien cierra paréntesis, ya saben, saca las dulzainas, las botargas, los disfraces, los pasacalles y los gigantes y cabezudos a desfilar y da ‘fuerza y colorido’ a la ciudad. ¡Que viva el Carnaval de Guadalajara!

Eso de ‘fuerza y colorido’ parece sacado de un programa de televisión. Igual que los premios en metálico del concurso de disfraces de adultos, de lo más generosos. ¿Se han enterado? 1000 euros y trofeo, 800 euros y trofeo, 400 euros y trofeo, y muchos más. Un total de 7.050 euros repartidos en cuatro categorías, Grupos, Individual, Parejas o Tríos y Peñas. También lloverán euros en el concurso infantil, 2.325 euros a repartir en distintas categorías. La generosidad del Ayuntamiento de Guadalajara con la concejalía de Festejos es ilimitada. No vayan a presentarse con cualquier disfraz de pirata o de Frozen, que no se llevan la pasta. Un consejo, color, muchos y variados colores, que está la concejala en el jurado y ya sabemos de sus gustos.

Decía Sara Simón que esta es una festividad de ‘un gran arraigo’ en la ciudad. No me atrevo a llevarle la contraria, no se vaya a enfadar algún asiduo carnavalero, pero no tengo yo muchos recuerdos al respecto. Sin embargo, en algunos pueblos de la provincia de Guadalajara sí existe una tradición de siglos, que podría remontarse a la cultura prerromana. Se trata de las Botargas. Figuras vestidas con trajes vistosos y la cara cubierta con una máscara. Algunas llevan cencerros colgados del cinto o una cachiporra en la mano para golpear a los que se atrevan a acercarse y saltan o bailan por las futuras cosechas y por la fertilidad de los paisanos. La Diputación de Guadalajara ha elaborado una Ruta de las Botargas que ofrece información de los 38 municipios en los que aún se conserva esta tradición, así como las fechas en la que se celebran. Además, el Gobierno de Castilla-La Mancha quiere declarar Bien de Interés Cultural a las Botargas de Guadalajara.

Isabel Nolasco, presidenta de la Asociación ‘La Tradición Oral’, afirma que ‘la riqueza de una sociedad no debe medirse solo por su desarrollo económico, sino también por la conservación y valoración de su cultura tradicional, fiestas y costumbres’. Me quedo con esta frase. Todavía me duele la imagen de los Reyes Magos entre sirenas, medusas y piratas de batucada. Que nos devuelvan los pastorcillos y el tamborilero.

El broche final de la rueda de prensa de la concejala fue anunciar que ‘ya estamos trabajando en el Carnaval del 2023 para hacer del Carnaval de Guadalajara una referencia a nivel nacional’. Estoy deseando saber qué tiene pensado para conseguir ese reto. Igual viene por tener una categoría de Parejas o Tríos, ¡que viva Don Carnal! Y dejó caer que no durará una semana sino dos y se extenderá por toda la ciudad. Verdaderamente, tiene mucho dinero a su disposición.

Dos semanas de Carnaval, un mes de Ferias, dos meses de Navidad, dos semanas de Feria Chica y alguna fiesta más que vayan sacando de la tradición o del imaginario consistorial y ya tenemos la ciudad engalanada medio año. El otro medio nos queda la ciudad triste, vacía y sucia, eso sí, con alegres jardineras de muchos colorines, detalle decorativo de la concejala de Festejos el día que recordó que también es la responsable del Casco Histórico.

De la pandemia, nada se supo. Entrada libre en vermús, concursos de disfraces, bailes y el ‘animado‘ bingo. Aparentemente, todos espacios libres de Covid.

Una vez más, ¡que viva el Carnaval de Guadalajara!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.