Ayuda que desborda

Por Eva Grueso

Esto no es una guerra de Rusia contra Ucrania. Es una guerra de Putin contra el mundo, al menos contra esa parte del mundo que ose a llevarle la contraria. Y puede que esta vez el llamamiento a la solidaridad sea más abrumador que en otras ocasiones, porque vemos al enemigo cerca y fuerte. Pero hay que echarle valor y, cada uno dentro de nuestras posibilidades, ayudar en lo que podamos. Aunque solo sea expresar nuestro malestar por lo que está ocurriendo en el este de Europa en nuestras redes sociales. Todo apoyo es poco porque la que se les viene encima a los ucranianos no es moco de pavo. Así que ya son muchas las entidades que con algo de experiencia previa están empezando a organizarse para poder prestar ayuda a Ucrania. Pero hoy toca hablar primero de los particulares.

Sí, de esos vecinos que desde el primer día de guerra recordaron la cantidad de ropa sin usar que tiene guardada en una caja y que pensaron: ¿Dónde la llevo? ¿Cómo la hago llegar a Ucrania? Esas preguntas ya tienen respuesta. Una joven ucraniana residente en Guadalajara, Diana Lyakhomska, aprovechó su cuenta personal de Facebook para avisar a todos los guadalajareños que de iba a hacer acopio de material para llevarlo a Ucrania y ofreció un lugar (calle Hospital, 4 en Guadalajara, un poco más abajo del Alcázar Real) y un horario de 10:30 a 11:30 y de 20:30 a 22:30 horas, para que quien quisiera llevara cosas útiles. Ella y algún amigo más se iban a encargar de recoger todo aquello que las buenas gentes de Guadalajara pudieran llevar. Todo esto empezaba ayer martes. Pues bien, ayer, en un día, ya han llenado dos furgonetas. Según me cuentan personas que han conocido a Diana está abrumada con toda la solidaridad de esta ciudad. Hasta el punto de que parece que se va a quedar sin transporte, ya que contaba con dos furgonetas de una empresa de envíos para llevarlo todo a Madrid y donde se centraliza el envío y ya están llenas. Por lo que si algún lector tiene furgoneta, vendría muy bien para llevar todo lo que va a seguir llegando en los próximos días.

Hablo con conocimiento de causa. Sé a ciencia cierta que todavía van a llegar más cajas repletas de cosas útiles porque yo misma estoy preparando una con ropa de abrigo y por supuesto que la llevaré donde haga falta. Y es aquí donde aparecen personas como Cristina, una vecina de Guadalajara que se dio cuenta de que cuanto más fácil se lo pongas a la gente, más solidaria es, así que como madre del AMPA se puso en contacto con el equipo directivo del CEIP El Doncel en la capital para pedir ser punto de recogida. «Yo simplemente pensé en llevar mis cosas y dije, bueno, puedo llevar lo de los demás también. Poniendo facilidades a la gente se le quita la pereza y coopera más», me contaba anoche. «Así que pregunté al director para que nos dejasen usar el centro para recoger, pues pensé que muchos padres no podrían ir en los horarios que están ellos [los ucranianos] recogiendo». Así que ya lo saben, otro sitio donde llevar ropa de abrigo, alimentos no perecederos o medicamentos es el CEIP El Doncel.

Imagen del CEIP El Doncel informando de que son punto de recogida.

Esto es un suma y sigue. A Cristina la han contactado ya de otros colegios e institutos para averiguar cómo ser punto de recogida también, así que en pocos días tendremos más facilidades todavía para poder ayudar a paliar el sufrimiento de los ucranianos. El CEIP Isidro Almazán de Manantiales, también es punto de recogida, por ejemplo.

Vía WhatsApp, como seguro a muchos de ustedes, me llegaba ayer por la tarde un texto que anunciaba que también en el IES Brianda de Mendoza se podían entregar bolsas o cajas con los enseres a donar. Y a la hora de comprobar la veracidad del mensaje, me llevé la grata noticia de que en este caso era una profesora la que se va a encargar de todo. Y digo grata porque la profesora es rusa. Y sí, es que como he dicho al principio, esto no es Rusia contra Ucrania, es Putin contra el mundo. Son millones los rusos en contra de esta guerra, allí en su país poco pueden hacer, al fin y al cabo es una dictadura y el que levanta la voz acaba entre rejas, pero los que viven libres sí pueden mostrar su oposición y colaborar como cualquiera. Así que, por favor, nada de rusofobia, gracias.

Son muchos los que se quejan de que no ven movimientos similares por parte de ONG o administraciones en Guadalajara. A su favor tengo que decir que sí los hay, que sí se están moviendo y que sí anunciarán cómo, dónde y el qué donar. Pero ya saben que las cosas de palacio van despacio y que las administraciones no tiene un poder de reacción tan rápido como lo podemos tener los vecinos en ciertos casos. El primero en mover ficha fue el Ayuntamiento de Marchamalo la semana pasada. El propio alcalde, Rafael Esteban, hacía una llamamiento para elaborar un listado de todas aquellas viviendas de alquiler que pudieran estar libres y que sus dueños tuvieran a bien ofrecer para acoger a los refugiados que lleguen a nuestro país. La idea el aportar un hogar más o menos estable para familias hasta que acabe la guerra y puedan volver a sus casas.

Desde el Ayuntamiento de Guadalajara, además de ofrecer una condena unánime por parte de todos los concejales en el pleno del pasado viernes, están en contacto con colectivos ucranianos y la propia embajada para poder ofrecer un canal eficaz a todos los que quieran donar. Cuando todo esté listo lo darán a conocer. Lo cierto es que da igual donar hoy que dentro de un mes. Por desgracia esta guerra tiene pinta de no acabar pronto, así que los envíos de cosas de primera necesidad seguirán haciendo falta más adelante. Estaremos atentos, pues, cuando las administraciones pidan nuestra colaboración. Mientras, en lugar de meter cosas en bolsas a lo loco, ustedes mismos pueden ir clasificándolas: por tipos de medicamentos, por tallas de ropa… Para que después sea más fácil la logística y el reparto. Es la única forma de ser verdaderamente útiles.

Este es el lugar donde se está haciendo la recogida de ropa y alimentos para Ucrania. Google Maps.

Por su parte, desde organizaciones religiosas como Cáritas Diocesana Sigüenza Guadalajara y Accem también están trabajando. En su caso, desde las parroquias se está dando la posibilidad de hacer donativos económicos y algunas también recogen ropa y alimentos. Por que sí, los envíos hay que pagarlos, que la gasolina está muy cara y son muchos kilómetros. No se me echen las manos a la cabeza porque la Iglesia pida dinero cuando hay una crisis humanitaria. Por su parte, Braulio Carlés, responsable de Accem Guadalajara está haciendo lo que mejor se le da: organizar la acogida de refugiados. No saben cuándo llegarán, pero cuando sea quieren estar preparados para recibirles con los brazos abiertos. He leído muchos comentarios de gente que abre sus casas para acoger a los refugiados, pero Carlés destaca que lo que buscan son viviendas enteras, «centros o apartamentos donde [las familias ucranianas] puedan hacer vida individual». Tomen nota, si tienen una vivienda vacía, es el momento de abrirla.

Detalle del comunicado de Cáritas Diocesana con información para hacer donaciones económicas.

Ya ven, son muchas las posibilidades que tenemos ahora y las que llegarán en un futuro cercano para poder ayudar en esta crisis, a estas familias, a estos seres humanos que huyen de un ser despreciable. Todos los que hacen la guerra lo son, desde luego, pero Putin es demasiado poderoso, demasiado peligroso y si bien otras guerras nos pillan más lejos, esta no. Por eso hay que conseguir que la solidaridad internacional llegue a las calles de Moscú y sus vecinos puedan gritar imparables ¡No a la guerra! Retirarle la confianza y el apoyo a Putin es lo único que le va a parar. Vayamos de la mano y, sobre todo, aprendamos de esta. El siglo pasado empezó con una guerra mundial. No dejemos que esta se convierta en la tercera.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.