Despoblación, estrategias a diez años vista

Por Gloria Magro.

thumbnail (19)

Foto: Diputación Provincial de Guadalajara

A la pequeña localidad de Orea (177 habitantes) la separan apenas once kilómetros de su vecina turolense Orihuela del Tremedal (493 habitantes). Ambas acogieron el pasado fin de semana el Día Internacional de los Bosques, en colaboración con el Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico; pero mientras éste último municipio se podría beneficiar de la consideración de Teruel como provincia despoblada, la localidad alcarreña, pese a estar en pleno Alto Tajo, en una de las zonas con densidad de población más bajas de Europa y a más de dos horas en coche de Guadalajara capital, quedaría fuera de todo tipo de ayudas por este concepto. La nueva estrategia regional sobre despoblación que acaba de ser presentada por el vicepresidente regional, José Luis Martínez Guijarro, tiene como objetivo revertir esta situación de aquí a 2031.

Jadraque (1.383 habitantes) acogió hace unos días la presentación oficial de la Estrategia frente a la Despoblación en Castilla-La Mancha, una serie de medidas a todos los niveles que durante los próximos diez años desarrollará la Ley de medidas económicas, sociales y tributarias aprobada por las Cortes regionales el pasado mes de mayo. Se trata «de una ley pionera a nivel nacional», según destacó el vicepresidente regional, que incluye por primera vez la fiscalidad para combatir la despoblación en la región, con desgravaciones de hasta el 25 por ciento de la cuota autonómica del IRPF para las personas que tengan estancia efectiva en zonas despobladas.

Martínez Guijarro desgranó pormenorizadamente las medidas económicas, sociales y tributarias de carácter multisectorial y transversal cuya finalidad es procurar servicios básicos adaptados a las necesidades de la población con el fin último de favorecer el asentamiento y fijación de población en las zonas rurales afectadas por la despoblación. A las desgravaciones fiscales se sumará también un incremento sustancioso de hasta un cuarenta por ciento en ayudas a quienes emprendan en las zonas despobladas de la comunidad autónoma. Se trataría, según el vicepresidente regional, de que la gente perciba estos territorios como “amables para vivir y para invertir”.

Durante la presentación del programa, el vicepresidente regional, hizo especial hincapié en el compromiso del Gobierno regional con la prestación de servicios en todos los municipios de la región, así como la implicación de las diputaciones provinciales en las inversiones que permiten llevar las infraestructuras a todos los rincones de cada provincia. También señaló la importancia que tiene la continuidad de este tipo de políticas que consideran los servicios sociales, educativos y sanitarios una inversión y no un gasto, e hizo una referencia directa a la legislatura 2011-2015, marcada por los recortes y los efectos perniciosos y de retroceso que tuvo en provincias como Guadalajara.

La estrategia se enmarca dentro de las directrices propuestas por la Estrategia Nacional frente al Reto Demográfico, en línea también con las propuestas de la FEMP y los objetivos europeos hasta 2027. Castilla-La Mancha lleva abordando actuaciones específicas contra la despoblación desde 2015.

Con los datos demográficos en la mano, se estima que un 85 por ciento del territorio de Guadalajara se encuentra afectado por la despoblación. De los 288 pueblos de la provincia, 174 tienen menos de 100 habitantes, y de ellos, la mayoría no llega a tener 50 personas empadronadas. Y sin embargo, el Corredor del Henares y sus pujantes municipios, como Villanueva de la Torre (6.591 hab.), Alovera (13.051 hab.) o Azuqueca de Henares (35.236 hab.) alteran la estadística de densidad de población e impiden que Guadalajara tenga la consideración de provincia despoblada que si tienen las limítrofes Cuenca, Teruel o Segovia. De su demografía dependen las ayudas europeas, los Fondos FEDER.

Esta anomalía es la que expuso el presidente de la Diputación Provincial de Guadalajara, José Luis Vega, hace unos días en el Senado, ya que en Guadalajara “vivimos dos extremos, por un lado el estar pegados a Madrid, que se desborda y tenemos un desarrollo muy importante en el Corredor del Henares, y por otro lado, el resto de la provincia, que sufre mucho la despoblación”.

Vega explicó durante su comparecencia la doble realidad de una provincia, “en la que vivimos dos extremos, por un lado el estar pegados a Madrid, que se desborda y tenemos un desarrollo muy importante en el Corredor del Henares, y por otro lado, el resto de la provincia, que sufre mucho la despoblación”. Así, hizo referencia a que “las provincias de Soria, Teruel y Cuenca van a tener una fiscalidad diferenciada” y “reivindico que esas zonas adyacentes de nuestra provincia también se tomen en consideración y que se tenga en cuenta de forma concreta a las comarcas”, poniendo como ejemplo que “en la comarca de Molina de Aragón la densidad de población es menor que la de Laponia”. La intervención del presidente provincial se enmarcaba dentro del acto de presentación del estudio “Evolución de la percepción de los avances en la España despoblada desde el 31 de marzo de 2019 al 2022”, organizado por la Cátedra de Reto Demográfico y Despoblación de Next Educación.

La cifra que sirve como referencia a la Unión Europea para definir las zonas con muy baja densidad de población está en los 12,5 habitantes/km2. Guadalajara no lo cumple en su conjunto pero sí por comarcas, como el ya citado Alto Tajo, la Sierra Norte o las Parameras de Molina de Aragón. Junto con Burgos, Huesca, La Rioja, Valladolid y Zaragoza, Guadalajara formaría parte en teoría de la España despoblada que remonta, en una posición intermedia en cuanto a indicadores demográficos, con escasa densidad de población y problemas de envejecimiento, pero con mejores registros económicos: un PIB per cápita por encima de la media, baja tasa de paro, elevado peso del sector industrial y, aun habiendo perdido población, la presencia de importantes núcleos, aunque estén concentrados en una determinada zona desligada del resto de la provincia.

Las provincias más severamente afectadas por la despoblación luchan por que se promulguen leyes específicas de carácter fiscal. Esta es una de las conclusiones del II Congreso Nacional de Despoblación celebrado en Huesca en junio pasado con el apoyo de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP). De lograrse estos objetivos, todos los municipios ubicados a lo largo del perímetro de Guadalajara en sus dos terceras partes -a excepción de los lindante con Madrid- se encontrarían en situación de desventaja económica con sus vecinos de al otro lado de la demarcación territorial.

A Alcocer (326 hab.) le separan apenas 46 kilómetros de Huete (1.746 hab.), ya en Cuenca, y pese a que el municipio alcarreño tiene cinco veces menos población, no goza de especial protección, mientras que Cuenca se considera en su conjunto una provincia despoblada y todos sus núcleos urbanos podrían acceder a esta especial consideración. «Es vital que la discriminación positiva de la que se van a beneficiar Soria, Teruel y Cuenca se extienda a las comarcas de Guadalajara que lindan con estas tres provincias -afirma el alcalde de Alcocer, Borja Castro, porque de otra forma sería el fin para nuestros pueblos, que verían como las empresas se instalarían a tan sólo unos kilómetros de nosotros  por las bonificaciones fiscales». A juicio del edil, se trata de una situación originada por las diferencias demográficas en la provincia, «El hiper desarrollo de Corredor del Henares no representa a una provincia que tiene en la mayoría de su territorio valores de densidad de población al nivel de Siberia», explica. A su juicio, la solución pasa por la estrategia regional frente a la despoblación. «Sin duda, el camino es la Ley de despoblación del Gobierno de Castilla-La Mancha, que tiene en cuenta esta disyuntiva a la hora de hacer atractivo el medio rural para atraer inversión y a la vez trata de conectarlo a las ciudades con nuevos sistemas de comunicación, como el transporte a demanda», concluye.

La nueva Ley regional será presentada próximamente por representantes del PSOE a los distintos agentes sociales por toda la provincia, e incluirá las diferentes convocatorias de aplicación de los fondos europeos Next Generation y de subvenciones de la Diputación de Guadalajara.

El nuevo marco legislativo regional es aplicable a la Campaña de la Renta que se ha iniciado esta misma semana e incluye una deducción en el tramo autonómico de hasta el 15 por ciento para adquisición, construcción o rehabilitación de una vivienda en estas zonas; la reducción del 80 por ciento en el impuesto de transmisiones patrimoniales e impuesto de actos jurídicos para adquirir o rehabilitar una vivienda o local para implantar una empresa; o la deducción de 500 euros durante los dos primeros años en la cuota íntegra autonómica por traslado de vivienda habitual por motivos laborales.

1 comentario en “Despoblación, estrategias a diez años vista

  1. Tengo la impresión, más bien certeza, de que lo inteligente es pasar página. Se ha acabado un modo de vida y los nuevos tiempos son incompatibles con esa añoranza de vida rural que no fue sino una economía de supervivencia. ¿Alguien en su sano juicio puede defender razonablemente que en Guadalajara se mantengan 280 núcleos de población, con sus ayuntamientos?

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.