Planes de empleo: ni paguitas, ni limosnas, instrumentos de cohesión social

Por Sonia Jodra

En los últimos años ha crecido el estigma sobre los planes de empleo que las administraciones públicas ponen en marcha periódicamente con el objeto de reducir las cifras de parados en los diferentes territorios. Los planes de empleo son una herramienta de cohesión social que los gobiernos deben impulsar por los enormes beneficios que generan en la construcción del estado de bienestar y el avance hacia la igualdad de oportunidades. Una persona beneficiaria de un plan de empleo ni recibe paguita, ni limosna, sólo colabora a que nuestra sociedad sea cada día más equitativa en el reparto de la riqueza.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, anunciaba la pasada semana que, en colaboración con las cinco diputaciones provinciales y la Federación de Municipios y Provincias de Castilla-La Mancha, se va a poner en marcha un nuevo Plan de Empleo, dotado con 94 millones de euros, que llegará a partir del otoño a unas 12.000 personas sin trabajo en la Comunidad Autónoma.

¿Es mucho dinero?, ¿es poco? Digamos que es una cantidad suficiente para llevar a cabo estas políticas socioeconómicas que conseguirán que 12.000 personas de nuestra Comunidad Autónoma que ahora no tienen empleo dispongan de un salario que les permita desarrollar su proyecto vital. Los planes de empleo están siempre destinados a las personas con mayores dificultades de inserción social; parados de largad duración, mayores de 52 años, personas sin formación, mujeres, jóvenes sin estudios, personas con algún tipo de diversidad funcional… Por tanto, queda más que justificada la necesidad de destinar más recursos a quienes más lo necesitan, en un claro avance hacia la sociedad cohesionada -con menor nivel de diferencia social y económica- a la que algunas y algunos aspiramos.

El Plan de Empleo del Gobierno regional no es la única herramienta con la que las administraciones intentan intervenir en el mercado de trabajo. Los ayuntamientos de Castilla-La Mancha podrán participar también en el Plan Especial de Empleo en Zonas Rurales Deprimidas desarrollado por el Gobierno de España. Dispondrán de un total de 11.637.165,42 euros para contratar a trabajadores en paro del régimen especial agrario que realizarán obras o servicios de interés general o social. El Plan experimenta un incremento del 5 por ciento (554.151,34 euros) respecto a la cuantía total destinada el año pasado en la región, que fue de 11.083.014,08 euros.

Porque los planes de empleo también se muestran eficaces para luchar contra otro tipo de desigualdades como la despoblación y la falta de oportunidades de empleo que existen en zonas rurales de nuestro país y de nuestra provincia. No podemos luchar contra ese vaciamiento que se está produciendo en amplias zonas de nuestro territorio por falta de futuro si no ofrecemos alternativas para que sus habitantes tengan garantías de desarrollo personal y social.

El número de municipios de menos de 100 habitantes ha aumentado en más de un 47 por ciento en los últimos 20 años, de modo que en el año 2021 había 1.379 pueblos con esa población, por los 934 municipios que tenían menos de 100 habitantes en el año 2001, según los datos de la evolución histórica publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Guadalajara (176), Burgos (164) y Soria (119) son las provincias que más municipios de menos de 100 habitantes tienen. Guadalajara se sitúa como la provincia con más municipios de menos de 100 habitantes del país.

Guadalajara sigue arrojando cifras positivas en el mercado de trabajo. El número de personas desempleadas en Guadalajara se situó al finalizar el pasado mes de abril en 14.902, 348 personas menos que el mes anterior, lo que supone una bajada del 2,28 por ciento. De esos 14.902 parados que hay en Guadalajara, 5.658 son hombres y 9.244 mujeres. De los 1.092 parados menores de 25 años, 593 son hombres y 499, mujeres. Por sectores, en la provincia el paro descendió en 24 personas en Agricultura, en 54 en Construcción y en 331 en Servicios. El desempleo creció en el sector industrial, con 12 parados más y en 49 personas en el colectivo sin empleo anterior.

Tener el mayor número de municipios con menos de 100 habitantes y a la vez crecer en empleo es una muestra más de esas dos realidades que conviven en nuestra provincia. El Corredor del Henares que sigue generando empleo y oportunidades a la sombra de Madrid y la Guadalajara rural que sigue perdiendo población y luchando por la supervivencia. Para cualquiera de las dos realidades, sí a los planes de empleo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.