La 70, historia esencial de la Guerra Civil española

Bandera 70 BM Museo Abánades copia

Por José Romero y Julián Dueñas (*).

A mediados de abril (el 17) publicaban Julián Dueñas y Luis A. Ruiz, un artículo sobre la muerte en combate del Capitán Doroteo Dueñas en Puntal del Abejar (abril de 1938). A primeros de mes, un programa de TV3 se adentró en la zona de Abánades y el Alto Tajuña para trazar la ruta (casi) completa de una unidad de relevancia republicana: La 70.

La historia de La 70 brigada mixta (BM) del Ejército Popular de la República sintetiza la de toda la Guerra Civil española (GCE) en sus partes esenciales; y esto fue así porque la 70 BM se movió y combatió en el Frente Central, en todos sus episodios trascendentes, pero fue más que eso…

Aunque a tramos la guerra se alejara de Madrid, como fue su desarrollo en la cornisa cantábrica (mayo-octubre del 37) y en el valle del Ebro (mayo-noviembre del 38), La 70 jugó un papel activo también en esas dos largas campañas, contribuyendo en la primera a la batalla que pudo ser decisiva (Brunete, julio del 37), y combatiendo repetidamente en la periferia del valle del Ebro (abril, mayo y agosto de 1938) durante la segunda, como fue en el Alto Tajuña, en la puerta del Maestrazgo (cerca de Aliaga), o en el Guadalaviar (sur de Teruel).

La 70 BM fue creada el 1 de enero de 1937, formando cinco batallones, cuatro de milicias confederales del Levante (Murcia) y uno de Málaga (1º de Ascaso); del tercero saldría La 98 BM en mayo del 37.

De forma inmediata y desde Madrid, La 70 BM, al mando de Eusebio Sanz, tuvo su bautismo de fuego en los combates del Pingarrón (febrero del 37) en el Jarama, bajo las órdenes de Líster. El Pingarrón fue, quizá, el combate singular más duro de toda la guerra civil (ver mapa punto 1).

Terminada la batalla, donde pierde la mitad de sus efectivos, casi sin solución de continuidad y desarmada, se traslada a mediados de marzo a la Alcarria, para hacer de cuña en el contrataque republicano en su parte central en el bosque de Brihuega y copar, por el norte, a los italianos del Corpo di Truppe Volontarie (CTV) en esta villa. La 70 BM iba escoltada a derecha e izquierda por la XII y la XI Brigadas internacionales, respectivamente, y los carros de combate rusos de Pavlov. Contribuyó a la persecución del CTV hasta la línea de Hontanares (punto 2). Poco después, en mayo, y encuadrada en La 14 División, avanzó ocupando los pueblos al norte de Cifuentes, hasta Esplegares, junto con La 72 BM (Milicias aragonesas), La 65 de Carabineros y la caballería de Mera.

Franco, que pudo sentir que perdía la guerra alrededor de Madrid, se dirigió entonces hacia la cornisa Cantábrica, barriéndola de este a oeste, empezando por Bilbao y siguiendo por Santander.

El Ejército Republicano maniobró entonces para estrangular a los nacionales en el noroeste de Madrid y así, también, retrasar la ofensiva nacional del Norte. No tardó La 70 en moverse y apoyar el avance de Líster para evitar la pérdida de Brunete, encuadrada en la misma 14 División de Cipriano Mera. Difícil cometido, no cumplido, cuando el ejército nacional contraatacaba para reducir la bolsa entre el río Guadarrama y el Perales (punto 3). Corría el abrasador mes de julio de 1937; terminada la batalla de Brunete, Franco retomaba la ofensiva del Norte.

La 70 BM volvió al norte de Guadalajara y se planificaron operaciones que no fructificaron. En diciembre del 37 seguía encuadrada en La 14 División dentro del IV Cuerpo de Ejército (CE), ahora al mando de Mera, para resistir la gran acometida nacional prevista sobre la carretera de Francia (una reedición de la batalla de Guadalajara). No obstante, la batalla de Teruel atrajo todos los efectivos nacionales hacia el Levante. Desatada la gran ofensiva nacional de Aragón a lo largo del eje del Ebro, el IV CE inició su ofensiva en el Alto Tajuña (abril del 38), y La 70 llevó el esfuerzo principal sobre el Puntal del Abejar y la Mocasilla, donde en apenas unos días perdió más de un tercio de sus efectivos. Entonces fue relevada por La 28 BM (punto 4).

Alcanzado por los nacionales el mar Mediterráneo en Vinaroz (14 de abril), las tres divisiones de la batalla del Tajuña (5, 6 y 14) fueron llamadas al Levante. La 14, con La 70 BM y La 98 BM, sin recuperación, exhausta, recompuesta a duras penas, durante el mes de mayo (1938), combatió en la Iglesuela del Cid (Este de Teruel-Maestrazgo) con enorme desgaste, cuando todas las divisiones republicanas se batían al extremo, hasta que estas consiguieron consolidar una línea de defensa XYZ, casi inexpugnable, al norte de Valencia, deteniendo a los nacionales (punto 5).

Entonces se desató la batalla del Ebro (25 de julio del 38), y La 70, de regreso a Serranía y Alcarria, fue requerida para lanzar una ofensiva sobre el Guadalaviar (agosto), en lo más crudo de la batalla del Ebro por la conquista de Gandesa (1-15 de agosto del 38) (punto 6).

Cuando se inicia la Campaña de Cataluña (diciembre del 38), La 70, como reserva del Ejército del Centro, es requerida para actuar en Brunete, en enero de 1939 (punto 7), tratando de distraer fuerzas de Cataluña y de apoyar directamente la última gran ofensiva republicana: Peñarroya, en Extremadura.

Todavía tuvo tiempo La 70 para desplazarse al río Gallo y tentar el paso del Tajo, en condiciones penosísimas de frío y agua, para tomar Molina de Aragón, a finales de enero, sin resultados (punto 8).

La llegada de las tropas de Franco a la frontera con Francia, en febrero del 39, en Port Bou, presagiaba el final de la contienda. El coronel Casado desde Madrid, junto con Cipriano Mera y Julián Besteiro, se opusieron al gobierno de Negrín, lo que llevó a una confrontación interna entre los comunistas de Barceló y los anarquistas de Mera, y en concreto su 70 BM que entró en Madrid y derrotó a las unidades favorables al gobierno de Negrín (punto 9). El final de la guerra era cuestión de dos semanas. El Ejército Nacional avanzó casi sin resistencia desde Madrid al Levante, ocupando la totalidad del territorio peninsular. Franco declaró la victoria militar y el fin de la guerra (1 de abril).

Así se cerraba el círculo de acciones de guerra de esta afamada 70 BM, que fue protagonista y esencia de la contienda española de 1936-39, en muchas de sus vertientes: como resistencia espontánea y popular cenetista, como brigada de choque, como punta de vanguardia, como unidad resolutiva para situaciones difíciles, o como puño armado en la sublevación casadista de marzo de 1939, estando presente en los episodios más críticos de la Guerra Civil española. Siguiendo su andadura, con detenimiento, podemos entender mejor la guerra en España.

Anexo: Bajas de la 70 BM en combate (Archivo General Militar de Madrid, datos en rollo 204. Zona Republicana):

BatallaFechaBajas en combate
Pingarrón-JaramaFeb 371.200
BrihuegaMar 37850
BruneteJul 371.500
Puntal del Abejar y MocasillaAbr 381.000
Levante (Iglesuela del Cid)May 381.600
Montes UniversalesAgo 38455
TOTAL 6.405

No están contabilizadas las bajas de la segunda de Brunete, ni del río Gallo, ni en Madrid en marzo del 39, lo que las elevaría, en una estimación, a unas 7.000.

Nota:  Dado que una BM tenía de media sobre 3.500 combatientes, y esta fue recompuesta tres o cuatro veces, sumándole unos 2 mil hombres cada vez, además de los reemplazos individuales, eso sí, sin el brío inicial y perdiendo calidad, es fácil que unos 12 mil hombres sirvieran en la 70 BM (estimación), por lo que las bajas en combate (muertos, heridos, desaparecidos), superaron el 50 %. Un índice muy similar a lo de algunas unidades de elite y de choque tanto nacionales (Regulares, Legión o algunos Tercios de requetés) como republicanas (Brigadas Internacionales).

Los batallones mostraron unas 70 deserciones por batallón a lo largo de toda la contienda (hasta finales de 1938), lo que da un índice de bajas por deserciones inferior al 5%, lo cual es muy bajo e indicador de la cohesión y valía de la unidad.

(Mapa de España de Escala 1:1.500.000 de Centro Geográfico del Ejército).

thumbnail (23)(*) José Romero es coronel y autor del libro Abanades 1938. El IV Cuerpo de Ejército, ¡al ataque! (Intermedio Ed, Guadalajara, 2021), y ha escrito este artículo con sus colaboradores Julián Dueñas, Ismael Gallego y Felicidad Roquero.

2 comentarios en “La 70, historia esencial de la Guerra Civil española

  1. ¡Gracias! A José Romero, Julián Dueñas, Ismael Gallego y Felicidad Roquero, unas explicaciones extraordinarias que seguro llevan detras un gran trabajo de investigación y nos indican claramente el extraordunario esfuerzo que hicieron muchos voluntarios en defender el gobierno legitimo de la Republica.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.