Cristina Hernando: “No me arrepiento de haber intentado jugar en el Deportivo Guadalajara”

Por Mario del Amo

Fuente: Mariano Viejo.

La alcarreña, que debutó con el primer equipo del Atlético de Madrid a los 17 años, club en el que permaneció ocho temporadas, se ha visto obligada a colgar las botas tras seis operaciones de rodilla.

20 de noviembre de 2021. Fuensalida. 18:30 horas. Una entrada a media altura de su pierna izquierda le provoca la cuarta rotura de ligamentos a Cristina Hernando (Guadalajara, 2000), además de un agujero en la tibia, otro en el fémur y, también, el cartílago le atravesó el hueso. La sexta operación de rodilla escribe el punto y final de su breve, dulce y a la vez amarga carrera deportiva.

Un periplo deportivo, como diría Carlos Terrazas, que comenzó en su querido Club Deportivo Guadalajara. Fue la única chica de su equipo durante dos años, cuyos miembros han estado militando, casi todas las temporadas, en categoría regional o nacional, ya en juveniles. Algunos de ellos militan en Tercera RFEF y, otros, en Preferente.

Un equipo que dejó huella en el fútbol de cantera de la ciudad de Guadalajara, donde Cristina Hernando fue protagonista, hasta que a los 12 años recibió una llamada del Atlético de Madrid. “Yo, cuando me dijeron de irme al Atleti, dije que no quería, que quería seguir jugando con mis chicos”, comenta la alcarreña. Finalmente, tras una semana de entrenamientos, fichó por la entidad rojiblanca.

Cristina Hernando, con el dorsal ’19’ del Atlético de Madrid.

Fue quemando etapas poco a poco, hasta que a la temprana edad de 17 años realizó la pretemporada con el primer equipo femenino del Atlético de Madrid. Aún siendo menor de edad, compartió vestuario con Lola Gallardo, Priscila, Silvia Meseguer, Ángela Sosa o Amanda Sampedro, entre otras, jugadoras muy relevantes del panorama futbolístico femenil nacional e internacional.

El mayor logro que se puede tener es ir convocada con tu selección, jugar un Mundial, por ejemplo, en un estadio con tanta gente, eso tiene que ser brutal”

“Al principio no me lo creía, la verdad. Yo estaba flipando. A mí me daba miedo saltar al campo porque yo decía: ‘Las he estado viendo desde que tengo doce años y aquí estoy’”, señala. Después de varios torneos en la dinámica del primer equipo, fue convocada a un amistoso disputado en Los Ángeles de San Rafael. La primera rotura de ligamentos, que tuvo lugar en la localidad segoviana, comenzó a empañar el brillante futuro futbolístico de Cristina Hernando.

Hernando, con Meseguer, Gallardo, Sampedro y Sosa.

Una lesión que, por cierto, frenó su convocatoria con el combinado nacional español. “Cuando me lesioné me llamó la seleccionadora de Madrid y me dijo que era una pena porque me iban a llamar para la selección española”, indica Hernando. A pesar de todo, recuerda con especial agrado los momentos que vivió con la elástica rojiblanca. “Al final estuve muy cerca de estar ahí arriba, vi cómo era todo, cómo nos cuidaban, a los sitios a los que nos llevaban y marcar el gol que le metí al Valencia… eso fue un sueño cumplido”.

Tras ocho años y dos lesiones de rodilla después, abandonó el Atlético de Madrid para fichar por el Torrejón. Y todo acaba donde algún día comenzó, en el Club Deportivo Guadalajara. En la entidad morada ha vivido una temporada de aprendizaje. “Este año he aprendido mucho, pero no como futbolista sino como compañera, porque he jugado cuatro partidos pero he estado a muerte con todas y he intentado ayudarlas en todo momento, no sé, ha sido diferente. Era como estar en casa y tenía que ayudar fuese como fuese”, comenta Hernando.

Cuando salgo a jugar intentó olvidarme por completo de que tengo la rodilla lesionada porque si no voy a intentar protegerla, voy a hacer un mal gesto y me voy a hacer más daño”

Vistiendo la elástica del CD Guadalajara, con 10/11 años.

Cristina Hernando regresaba a casa, al club en el que dio sus primeros pasos. Pero, desgraciadamente, el fútbol, su fútbol, dio un giro de 360º el 20 de noviembre, en la novena jornada del Grupo III de Liga Regional Femenina. “Yo me iba por banda, saltó la central a quitarme el balón”, añade, “y el impacto fue a la altura de la rodilla, en la rodilla que ya tenía mal”.

Inmediatamente, la zaguera alcarreña sintió que la rodilla le “había explotado por dentro”. Y así fue, esa fuerte entrada le provocó una rotura del cruzado, un agujero en la tibia, otro en el fémur. Además, el cartílago le atravesó el hueso. “Yo lo único que decía era: ‘Me he roto, me he roto’. Rompí a llorar. No podía andar, me cogieron en brazos, me llevaron al banquillo y se acercó mi madre. Fue súper duro porque mi hermana empezó a llorar, mis compañeras también, mi entrenador estaba hecho polvo…”, señala, entre suspiros.

Seis operaciones desde lo ocurrido en Los Ángeles de San Rafael y dos de ellas, las dos últimas, para intentar reconstruir su rodilla izquierda (una para tapar los agujeros de los huesos y otra para los ligamentos), Cristina Hernando da un paso al lado, porque el fútbol nunca se abandona si se lleva por dentro. El peor de los retiros, el provocado por las lesiones. “Al final no lo dejo porque quiero sino porque no me queda más remedio”, recalca.

A todas las niñas les diría que nunca dejen de intentarlo, que aunque la gente les diga que no pueden o que no van a llegar a nada, que no paren de intentarlo porque si luchas y trabajas siempre vas a tener recompensas”

Los médicos, a partir de ahora, le han prohibido practicar cualquier deporte de impacto, por lo que no podrá correr, saltar, jugar al tenis, pádel o fútbol. Solamente podrá nadar y montar en bici, aunque lo primero no le “guste nada” y caracterice lo segundo como “muy monótono”.

Cristina Hernando como capitana del cuadro morado / Fuente: @photogronard.

“Ahora mismo me encuentro bien, porque como no estoy bien de la rodilla, yo misma me doy cuenta de que ahora mismo no puedo correr, no puedo hacer muchas cosas. En el momento que la rodilla se recupere del todo y yo ya pueda correr y vea que no me dejan hacerlo pues eso ya va a ser más complicado”, manifiesta Hernando.

Cuelga las botas, pero continuará ligada al fútbol como segunda entrenadora del CD Guadalajara femenino y al mando de dos equipos, uno de ellos de iniciación. “Tengo mucho que enseñar. Se lo dije a mis compañeras y a Alberto que yo no me arrepiento de haber intentado jugar en el Dépor, para mí volver al club en el que empezó todo fue una sensación que no puedo explicar”, comenta.

La pregunta es: ¿Hasta dónde podría haber llegado Cristina Hernando si no hubiera sido por las lesiones? Nadie lo sabe, pero su tejado se salía de los límites de la Alcarria y llegó a abarcar parte de Madrid y España, donde disputó varios encuentros con el primer equipo del Atlético de Madrid, con 17 años.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.