El Kenpo, características y principios de esta arte marcial: » Un sistema basado en la defensa personal»

Por Emilio Mínquez Caballero

Fuente: Policía Nacional.

Policía Nacional de profesión, destinado en la Unidad Central de Protección- Brigada Central de Escoltas, ostento los títulos de campeón del mundo, de Europa y de España de Kenpo, en la categoría de defensa personal. Soy Emilio Mínguez Caballero y esta es mi historia deportiva.

He sido miembro de la selección española de Kenpo durante los últimos seis años. Los cinco primeros como deportista y, el último, como seleccionador nacional. Pero estos años solo representan la punta del iceberg de mis treinta años de práctica deportiva de esta arte marcial.

A pesar de que damos mucha importancia a los resultados deportivos (lo que más suele llamar la atención de la gente), para mí no es lo más relevante, simplemente ha sido una parte más de todo el proceso que he vivido y seguiré viviendo.

Debo decir que, a pesar de que me cuesta reconocer esto, el aprendizaje del sistema es incompatible con la práctica competitiva debido a que los ingresos que se perciben por resultados son insuficientes para el mantenimiento personal. Por ello, debemos destinar parte de nuestro tiempo a nuestras respectivas labores profesionales.

Debido a que llegar a la excelencia deportiva exige mucho tiempo, dedicación y sacrificio, en 2016 tuve que priorizar y dedicarme exclusivamente a la competición. Por ello, en 2021, decidí retirarme y dar prioridad a otros proyectos de mi vida.

Fuente: Federación Española de Karate.

Dejaba atrás un amplio palmarés deportivo y multitud de amigos de los diferentes países participantes en las bonitas experiencias internacionales a las que acudía, sin desmerecer a los grandísimos amigos que tengo en diferentes partes del territorio nacional. Con mayúsculas y, sin género de dudas, los más importantes y esenciales en mi vida a día de hoy son mi gran amiga Sandra Ajates (Burgos) y Javier Gadea (Madrid), también compañeros en la categoría de defensa personal con los que he participado durante todos estos años.

Palmarés deportivo

En 2017 me convertí, por primera vez, en campeón del mundo. Ocurrió en Portugal (Albufeira) y, tras este primer título, llegaron el Mundial de Budapest en 2018 y el Mundial de Guadalajara en 2019. En estas dos últimas participaciones conseguí proclamarme bicampeón del mundo ganando las dos categorías de defensa personal, tanto la masculina como la mixta.

En 2017 gané el primer título europeo de manera oficial para la delegación española en Bucarest (Rumanía), en la categoría de defensa personal masculina. Revalidé el título en 2019, en Villafranca de Xira (Portugal) y fui, además, el primer español que participó en dos campeonatos de Europa, con diversas medallas de oro como premio.

Un hito que se mantiene todavía debido a que las participaciones de la delegación española de Kenpo en los Campeonatos de Europa se realizan cada dos años.

Emilio Mínguez sonríe tras ganar el campeonato del mundo en Guadalajara. Fuente: GuadaTV.

¿Qué es el Kenpo?

Es un arte marcial basado en la defensa personal real, lo que quiere decir que, ante posibles agresiones, esta modalidad ofrece diferentes posibilidades de defensa. Cualquier agresión que se pueda imaginar tiene una defensa efectiva independientemente del tamaño, peso, envergadura o sexo, tanto del agresor como del agredido.

En este apartado debo realizar una distinción entre el Kenpo como arte marcial (cuyas características son las descritas en el párrafo anterior) y el Kenpo competitivo. En el segundo hay diferentes categorías y el deportista se especializará en unas u otras en función de sus cualidades.

En mi caso particular, la disciplina que he trabajado y he potenciado en competición desde el 2016 ha sido la defensa personal. Junto con las katas, el kobudo compone el bloque tradicional y las disciplinas de combate, como son el semikenpo, fullkenpo y submission.

¿Qué valores promueve el Kenpo con respecto a otras disciplinas deportivas?

Con el único objetivo de potenciar la práctica de este tipo de actividades, la pregunta que me ha rondado la cabeza durante estos últimos meses después del retiro competitivo es: ¿Qué aportan las artes marciales que no aportan otras actividades deportivas?

Y he llegado a la conclusión de que las comparaciones son odiosas y podría echarme a mucha gente encima con cualquier manifestación que hiciera al respecto, pero lo que sí que puedo hacer es decir, alto y claro, que representa y fomenta la formación en valores, valores muy positivos que aprendes para toda tu vida, como el respeto, el compañerismo, la superación constante, la amistad, el control, el compromiso y la puntualidad.

Emilio Mínguez se proclama campeón de Europa. Fuente Policía Nacional.

Preguntas frecuentes

A lo largo de mis años de práctica, siempre he recibido varias preguntas que me han llamado mucho la atención. La primera de ellas es: «¿Cuánto tiempo llevas practicando ese arte marcial?«. Contesto, con orgullo, que desde los seis años. La friolera de casi 30 años de práctica. Y la justificación de llevar tanto tiempo es porque era una de las actividades que se impartía como extraescolar al finalizar la jornada lectiva del colegio público El Balconcillo.

Recuerdo, como si fuera ahora mismo, que tenía muchísimas ganas de empezar porque iban muchos de mis amigos de clase y hablaban maravillas de lo bien que lo pasaban. Recuerdo esas primeras clases con mi primer maestro, Ángel Pico, en el pequeño ‘gym’ del colegio haciendo técnicas de defensa personal en dos filas con niños de todos los cursos, incluidos los de mi clase, como he comentado anteriormente y con juegos que nos servían de calentamiento. Son recuerdos que no olvidaré en mi vida porque provocaron que mi infancia fuera muy feliz.

Otra de las preguntas es: ¿Somos mucha gente practicando Kenpo en España? La respuesta es sí, con la peculiaridad que no todo el mundo lo hace bajo el amparo de la federación española de karate (kenpo es una disciplina asociada de la federación española de karate al no disponer de un organismo propio).

Independientemente de eso, es un arte marcial complejo y muchas veces mal interpretado, por lo que si su práctica no se hace interesante y atractiva, los alumnos deciden abandonarla finalmente. Y es algo que se debe tener en cuenta para contar, cada vez más, con un mayor número de fichas federativas y así poder tener nuestra propia federación, como en el caso de Rumanía.

Pero, sin duda, la más repetida es la afirmación: «¡Cualquiera se mete contigo!». Y discrepo bastante por la sencilla razón que el conocimiento de las artes marciales no implica que tengas un carácter conflictivo o poco dialogante en el que no puedas resolver cualquier situación de otra manera que no sea la pelea.

Independientemente de eso, durante mi vida, como todo el mundo, he vivido situaciones que quizá hubiera preferido no vivirlas, pero las he resuelto sin necesidad de recurrir a la violencia. Tal y como he manifestado en las líneas anteriores, el Kenpo es un sistema basado en la defensa personal, y esta palabra implica que nuestra respuesta a cualquier agresión, gesto amenazante o violento, se debe realizar en segundo lugar. Si no hay agresión, no hay defensa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.