Imágenes para contar unas Ferias

Por Sonia Jodra

No fue el desfile de la Agenda 2030, pero fue suficiente para llenar las calles de alegría. el dragón hizo volar la imaginación de los niños y las niñas que esperaban con devoción el paso de las carrozas. Tras dos años en las que a golpe de mascarilla y con más miedo que anhelos, nos hicieron entender que no hay que dar nada por supuesto. Que este año hay Ferias y al año que viene… quién sabe. Esta vez sí llegaron las carrozas. Por eso las fiestas de este verano en todos los pueblos de Guadalajara -como en el resto- se viven como si fueran las últimas o como si, al menos, pudieran ser las últimas en mucho tiempo.

52349101969_c209a1a242_c

Siempre hemos pecado de poco presumidos. Sólo hay que observar lo poco que nos vanagloriamos del Palacio del Infantado. Tenemos el emblemático edificio escondido, arrinconado, y solo el Maratón de Cuentos le permite lucir y promocionarse en todo su esplendor. Por eso este año, la imagen de centenares de personas disfrutando de verbenas y conciertos ante la fachada de nuestro monumento más insigne es inspiradora. Incluso esas dos latas de cerveza en primer plano generan una comunicación interesante entre los siglos pasados y los que vienen. El devenir de los nuevos tiempos. A ritmo de rock.

feria

Había que ser valiente para darle la vuelta al modelo de Ferias como a un calcetín. Y se ha hecho. Y será un acierto o un error depende de quién lo valore. Pero la valentía de la decisión y de la acción tiene un valor intrínseco. Por eso la imagen de la noria volviendo a girar tras la verja de Adoratrices tiene trazas de nostalgia, de transformación y de la luz que ciega toda la imagen. Hay espacios que llevaban muchos años sin luz. Y la luz de la Feria vuelve este año a brillar.

52353636714_106dca31b5_c

Y volvieron las multitudes. A pesar de que hubo meses en los que temíamos que nunca volveríamos a ser capaces de estar rodeados de personas, respirándonos cerca de la cara, tocándonos, rozándonos y compartiendo el mismo aire para respirar. La Calle Mayor abarrotada de gente tras el chupinazo de las peñas es la muestra cierta de que la normalidad festiva ha regresado, de que hemos sido capaces de superar las dificultades. Había muchas ganas de chupinazo y de desfile. Ni la lluvia podría haberlo estropeado.

52359540714_b979f46117_c

La Concordia y San Roque son parques tristes. Guardan la esencia de esos parques decimonónicos en los que la gente habla en voz baja y el invierno dura más que en el resto de espacios. Por eso emociona verlos llenos de gente que baila, canta y se ríe muy fuerte en estos días. San Roque y La Concordia están más llenos de felicidad. O al menos eso parece.

52359480149_cc668c360e_c

Y llegó la moda de los conciertos gratuitos. Esos que llenan recintos y que la gente aplaude porque nos igualan a todos delante de la taquilla. Así todos podemos cantar y bailar al mismo ritmo. Porque la cultura y la celebración siempre han atesorado algo de justicia social.

Las Ferias de Guadalajara no solo se cuentan con fotos, pero en estos días habrá tantas fotos como móviles van en los bolsillos de las miles de personas que salen a la calle a vivir las historias que solo pueden ocurrir en Ferias. ¡Felices fiestas a tod@s!

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.