A la clase trabajadora nos gusta pagar impuestos

Por Sonia Jodra

Son las 8 de la mañana. Comienzan a subirse las persianas en el Hospital de Guadalajara… Y en el Centro de Salud de Sigüenza, en el Centro de Especialidades de Azuqueca, en consultorios médicos de toda la provincia… Y suben las persianas en el colegio La Muñeca, en el instituto Alejo Vera de Marchamalo, en el nuevo Centro Integrado de Formación Profesional de Guadalajara y en todos los centros educativos de la provincia. Desde las 8 de la mañana de hoy y hasta las 8 de la mañana de mañana sábado, habremos gastado algo más de 10 millones de euros en el sistema sanitario de Castilla-La Mancha y 6,2 millones de euros en el sistema educativo de nuestra región. Sí. Eso he dicho (escrito). Cada día, mantener la sanidad y la educación públicas nos cuesta a todos los castellano manchegos 16,2 millones de euros. Es mucho dinero, pero lo bueno es que lo pagamos entre todas y todos. Aportando más los que más ingresos tienen y menos, los de menores ingresos. Y lo mejor, en la sanidad y en la educación pública todas y todos somos iguales.

A un enfermo con cáncer se le ayuda a curarse con tratamientos millonarios independientemente de que su situación económica personal y familiar sea boyante o pésima. Vale lo mismo la vida del que más tiene que la de aquel otro en situación de desempleo, con una hipoteca sin pagar y cargas familiares. La tarjeta sanitaria del Sescam es la misma para todos, aquí no hay tarjetas black, visa oro ni clientes vip. Y en la escuela pública nadie indaga sobre la situación económica de tu familia. Porque cuando las chicas y los chicos traspasan la puerta de entrada al centro solo son estudiantes con más o menos dificultades para aprender. Al que necesita más ayuda, se le ayuda más. El único enriquecimiento que se tiene en cuenta es el curricular para quienes muestran altas capacidades. Y siempre se intenta ofrecer una nueva oportunidad al que la pide.

Con los impuestos se pagan los 16,2 millones que cuestan la sanidad y la educación en Castilla-La Mancha. Y también se paga el sistema de residencias públicas de mayores, donde las personas merecemos vivir con dignidad nuestra última etapa. Con los impuestos pagamos a los bomberos y a los retenes que apagan los incendios en verano. Esos a los que la gente tanto valora cuando las llamas amenazan su casa. Pagamos con impuestos a los policías y a los guardias civiles, esos Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado a quienes tanto aplauden los “patriotas de pulsera”. Y a los militares que defienden las fronteras que tanto jalean algunos y participan en misiones de paz en zonas de conflicto.

Por eso no entiendo esta desmesurada obsesión por bajar los impuestos. ¿Para qué? La reducción de ingresos no puede traducirse en otra cosa que no sea el deterioro de los servicios públicos. Y un consejito, no se dejen seducir por los discursitos baratos que cuentan que nuestros impuestos los están malgastando en asesores, coches oficiales y iphones de última generación para los diputados. Estamos súper de acuerdo en la necesidad de acabar con las mamandurrias y derroches, pero resulta que los que más presumen ahora de bajar impuestos (a los ricos) son los más adeptos a las mamandurrias -11.000 euros al año en comidas-.

La “mala” clase política nos ha convencido de que éramos clase media porque nos podíamos ir de vacaciones un par de veces al año y salir los fines de semana a comer pizzas y hamburguesas con los chavales. Pero no era cierto. Somos clase trabajadora. Y a la clase trabajadora nos gusta pagar impuestos, porque sabemos que es el modelo más justo, que pague el que más tiene, el que más gana, para que el que menos tiene, pueda recibir más. En eso consiste el estado de bienestar, en tener una red de servicios públicos en la que caernos cuando las cosas no nos van bien. Y en aportar más a esa red cuando las cosas nos vayan bien, para que la red pueda ayudar a otros y a otras a no caerse. Bajar los impuestos a los ricos es mezquino. Y el que presume de hacerlo es un cretino, o cretina.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.