Proyecciones que celebran un vigésimo aniversario

Por Ana Belén Gutiérrez Puente.

“Prefiero el cine a la realidad” afirma un espectador que quedó entusiasmado y enamorado con la sinopsis de un filme. Y es que existe un trabajo complejo en el rodaje de una película, corto o documental, hasta llegar a su resultado último, que viene siendo la “catarsis”, después de una fase de producción. Para los antiguos griegos, esta catarsis la definían como la “purificación de las pasiones del ánimo mediante las emociones que provoca la contemplación de una situación trágica”.

Y es que existen personas cinéfilas que expresan su amor profundo por el cine y anteponen la visión de este a lo que realmente existe. A pesar de que es el cine el encargado de recrear la historia del pasado que no nos han contado o las posibilidades del futuro que quedan por llegar, es en lanzamiento de un nuevo largometraje donde una obra nace para enseñar algo y aportarnos su belleza.  Y así nos lo explicó Sidney Lumet en su maravilloso libro de culto Así se hacen las películas (1999, Ediciones Rialp), donde sencillamente explica el proceso de la creación de una cinta, para los que quieran saber que ocurre por detrás de las cámaras.

Considero importante tener en cuenta que la industria cinematográfica es uno de los grandes pilares de la sociedad actual, ya que muchos de nuestros valores morales fueron inculcados a través de ella e incluso, fue la que nos impulsó su “way of life”, la base y el modus vivendi de la sociedad capitalista. Lo positivo es que nos permite experimentar nuevas historias, hacerlas nuestras, vivirlas como si de “un sueño” se tratasen, porque después de los minutos de rodaje, después de la pantalla existe el mundo cotidiano, en el cual podemos poner en práctica lo que las películas enseñan.

Y un año más y en su vigésimo aniversario, llega FesciGu con más fuerza que nunca después de la época pandémica que nos tocó vivir. El festival retoma las secciones para educación en valores destinadas a los más jóvenes y regresan al auditorio Buero Vallejo las secciones Infacine y Juvencine, además de las distintas temáticas que recogen las secciones de “requetecortos”, “sosteniendo lo insostenible”, “culito de rana”, “oh my God!” y “Sexo, drogas y Corrupción”. Para poder conocer los horarios completos se puede visitar la página oficial https://www.fescigu.com/, donde existe la programación general y detallada. Las entradas son asequibles y pueden ser compradas en la plataforma online, mientras que los bonos se adquieren en la taquilla del festival; para tres o cinco días, si eres joven o si quieres ir acompañado abono parejas para dos personas. Además la celebración de este aniversario cuenta con la publicación de un libro conmemorativo que repasa las 20 ediciones del FesciGu.

Es más que un festival, es un festival de cine comprometido. Donde desde hace años se viene trabajando temas tan esenciales como el desarrollo sostenible, el calentamiento global, la violencia machista y diversos aspectos sociales que hacen que el cine sea un arma artística y crítica de denuncia.  Más que un festival es una cita imperdible con la gran pantalla en la capital alcarreña, donde tenemos la oportunidad de volver a encontrarnos con el equipo que año tras año se ha consolidado como una familia.

El pasado día 4 de octubre (martes), fue la bienvenida a esta nueva Edición del Festival con la presentación del documental   «FESCIGU: 20 años de historia». Este próximo sábado disfrutareis de la presentación del cortometraje documental “Guadalajara SOStenible” de Montse de la Cal y Luis Moreno, donde la provincia nos muestra su cara más responsable con el medio ambiente y donde aparecen personas comprometidas con la mejoría ecosocial del mundo y con la dinámica de un consumo sostenible como compromiso con el planeta, como es el caso de la artista y diseñadora de ropa Cristina Delgado Moranchel, vecina de la capital alcarreña (https://www.instagram.com/crisdelchel/).

Orson Welles ya afirmaba que “es imposible hacer una buena película sin una cámara que sea como un ojo en el corazón de un poeta”, porque sólo al ver la realidad con la mirada del corazón se puede defender la justicia social, sólo así se puede retratar la vida desde el punto de vista del arte dramático y poético. Y esto es lo que será proyectado del 4 del 8 de octubre en el Buero Vallejo. Tanto si eres cinéfilo como si tan sólo quieres un buen plan para este fin de semana, la recomendación es más que acertada para esta cita con la cinematografía.  

Dicha ciencia existe desde hace más de cien años y este séptimo arte nace a partir del 28 de diciembre de 1985 cuando los hermanos Lumiére, que curiosamente significa luz, proyectaron su primera película, así desde entonces el cine no ha dejado de evolucionar. Le terminología de “séptimo” fue reconocida por un poeta italiano llamado Riccioto Canudo, quien lo definió basado en la numeración de la humanidad clásica, ya que hasta 1911 solamente existían seis.  Canudo se refirió al cine como un “arte plástico en movimiento”, haciendo que el orden de la lista de las artes quedara así: primero arquitectura, escultura, pintura, música, danza, sexto la poesía y por último; el cine.

El cine es educador, también sirve como expresión y como canal de información, valores y sentimientos. “La fotografía es verdad. Y el cine es una verdad 24 veces por segundo” afirmaba Jean Luc Goddard, director de cine suizo.

Muchas cosas se han escrito sobre el cine y las maravillas que ha creado el séptimo arte pero es cierto que este está evolucionando a medida que lo hace la sociedad. Es posible reconocer que cada vez son menos los espectadores que acuden físicamente a la gran pantalla teniendo la posibilidad de Netflix en el ordenador y en sus teléfonos móviles.

La delgada línea que lo separa de otras manifestaciones hace que como manifestaba Fernando Fernán Gómez, no se sabe bien “si se trata de un arte o más bien un vehículo de expresión”.

Sin embargo, como diría Stanley Kubrick si puede ser escrito o pensado, puede ser filmado”. 

Se trata de no dejar de celebrar esta fiesta de la gran pantalla y hacer que se sigan sumando años de reencuentros en Guadalajara con esta cita ya singular. Porque todo es y puede ser posible en el cine, si se escribe o piensa. Y llegar a esta edición del festival parece una película.

Hagamos posible que nuestro FesciGu nunca deje de enamorarnos.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.