Gonzalo Ónega: “Sentía que mi vida era la de entrenador, no la de jugador, que nunca me terminó de llenar prácticamente”

Por Mario del Amo

Gonzalo Ónega, en rueda de prensa. Fuente @deporguada

El entrenador del Club Deportivo Guadalajara ha concedido una entrevista a ‘El Hexagono’, donde afirma que el objetivo del equipo es el de “ganar la liga” y, además, repasa su etapa como futbolista, tanto en España como en Gran Bretaña y sus referentes en los banquillos.

25 de noviembre de 2020. Gonzalo Ónega (Bolaños de Calatrava, Ciudad Real, 1984), se hace cargo del primer equipo del Club Deportivo Guadalajara, ubicado, por aquel entonces, en Tercera RFEF.

El equipo, en su primera temporada, jugó el ‘play-off’ de ascenso, sin suerte. Pero no desistió, continuó encabezando al grupo y, al año posterior, el club logró el ascenso a Segunda RFEF.

En su estreno en esta nueva categoría, el comienzo ha sido indiscutiblemente bueno. Dos victorias, contra la UD Montijo y CD Navalcarnero, dos empates, frente al FC Cerdanyola y AD Alcorcón ‘B’ y dos derrotas. El CD Coria venció por 2-0 al CD Guadalajara en la primera jornada y, el líder de a tabla, la UD Melilla, obtuvo los tres puntos en el Pedro Escartín el pasado domingo 9 de octubre.

Ónega, en la previa del encuentro, lo calificó, en ‘El Hexágono’, como “un partido difícil”. A pesar de la derrota, el entrenador manchego tilda el comienzo de la temporada de “forma positiva a nivel de sensaciones pero negativo a nivel de puntos porque podríamos tener alguno más”.

“Excepto esos 15 primeros minutos debutantes en la categoría, como quién dice, en los que el Coria nos hizo dos goles, el resto de los partidos hemos generado más ocasiones que el rival, hemos sido mejores y es lo que me llevo. En todos los partidos hemos sentido que éramos superiores pero de una manera objetiva porque hemos generado más oportunidades y nos han generado menos”, continúa Ónega.

El escaso acierto de cara a puerta y el desorden defensivo provocó los empates consecutivos cosechados por los morados en la tercera y cuarta jornada. “Generamos muchas ocasiones de gol y solo hicimos dos goles. Nos penalizó, para mí, mucho más lo ofensivo que lo defensivo pero el fútbol tiene esto. Al final todo se equilibra”, afirma el técnico.

El objetivo, marcado desde principio de temporada

“El objetivo es ganar la liga, nosotros tenemos el objetivo de ganarla, luego se podrá conseguir o no, pero confío mucho. Es un objetivo de club en el sentido de que tenemos grandes profesionales en todas las áreas y pensar que no podemos ganar la liga creo que sería faltar el respeto a figuras como Paco Gallardo, Alfonso Berenguer, Néstor Ruiz”, añade Ónega, a los que califica como “gente muy ambiciosa, muy buenos en su puesto de trabajo, al igual que los jugadores, que son de los mejores de la categoría”.

“No tengo por qué pensar otra cosa que no sea ganar la liga. Ahora, no sé si lo conseguiremos pero tengo esa sensación de que lo podemos hacer”, señala el manchego, que prefiere realizar sesiones de entrenamiento largas, a diferencia de las dobles sesiones, repartidas en cuatro o cinco días, en función de la carga física semanal, a la que se suma el partido, porque es “más cómodo para el futbolista”.

A su vez, la diferencia entre Tercera y Segunda RFEF, para Ónega, radica en que, en la primera, cada equipo tiene a “uno o dos jugadores determinantes, que te pueden hacer daño”. Mientras, en la categoría actual, “ya son tres o cuatro por conjunto” aunque todos “sean un poco mejor”.

Futbolista en diez equipos y una efímera etapa en Inglaterra

Procedente del filial del Getafe CF, fichó por el Rayo Vallecano ‘B’, en un comienzo de carrera que duró desde 2004 hasta 2019. Después militó en equipos como Puerta Bonita, Ciempozuelos, CD Navalcarnero, CD Móstoles, Cacereño, Puertollano y Unión Adarve. Gonzalo Ónega se mantuvo entre Tercera y Segunda ‘B’.

Si observamos su currículum como futbolista, una nueva puerta se volvió a abrir, en 2013. Pero, esta vez, en el extranjero.

“Me eché la manta a la cabeza y me fui a Londres, aquí estaba un poco estancado, jugaba en Tercera, lo había hecho en Segunda ‘B’, pero no me salió nada que me gustara y decidí irme para Inglaterra, con un currículum deportivo, un vídeo y fui hablando a cada equipo, uno por uno”, añade Ónega, que se convirtió en jugador del Chelmsford británico, un equipo que equivaldría a la actual “Segunda RFEF”, tal y como comenta a ‘El hexágono’.

Una experiencia “muy positiva e increíble” en Gran Bretaña, pero un fútbol completamente diferente. “Es mucho más físico, más directo, no hay prácticamente nada de control del partido entre comillas a través del balón, todo se controla pro el físico y muy diferente”, afirma.

Una carrera futbolística de más de 15 años que califica como “buena” pero, a su vez, “mucho mejor si hubiese sido mucho más profesional en muchas cosas y si hubiese sabido lo que sé ahora como entrenador, podría haber progresado un poco más”.

“Desde pequeño ya estaba analizando cosas. Nací para ser entrenador, no para ser jugador”

“Es una carrera de la que estoy contento pero, sinceramente, no me siento orgulloso. Creo que podría haber hecho más, pero nunca se sabrá. Tengo una cosa buena, que siempre sentía que mi vida era de entrenador, no como jugador, que nunca me terminó de llenar prácticamente. Desde los 12 o 13 años no sé qué me pasó pero perdí esa ilusión del fútbol y jugué por inercia, pero lo de entrenador siempre lo he llevado en la sangre y, ahora mismo, es lo que más disfruto”, afirma el técnico manchego.

La pasión por la táctica, el entrenamiento y el análisis comenzó a corta edad, lo que provocó que siempre se haya fijado en entrenadores, incluso de otros deportes, como Gregg Popovich o Phil Jackson, de la NBA.

Es mi vida, amo mi profesión”

“No tengo ningún entrenador preferido pero, sinceramente, el más completo, a nivel futbolístico, humano y a nivel de crecimiento personal es Pep Guardiola, es al que más admiración tengo”, indica Ónega, que compatibilizó la etapa como jugador y, además, en los banquillos, en categorías inferiores, hasta su llegada al juvenil nacional del Getafe CF antes de encabezar el proyecto del Deportivo Guadalajara.

Valora los dos años al frente del equipo morado de una forma muy positiva. “El primer año jugamos play-off, en un año difícil y en el segundo llegaron figuras importantes como Paco Gallardo y los jugadores que trajo, ahí dimos el salto para poder afrontar el ascenso, lo conseguimos bastante rápido y este inicio de Segunda RFEF es ilusionante pero tenemos que demostrar que vamos a estar arriba”, sentencia Ónega.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.